vox

Vox ha apostado por una estrategia algo peculiar para tratar de obtener representación parlamentaria en Galicia y el País Vasco, ya que es a lo único que aspira. El partido de extrema derecha se ha vendido como garante de la españolidad más castrense en las regiones que celebrarán elecciones este mes. Es el “dique de contención” del nacionalismo (periférico, claro) que evitará que el sentir vasco, el sentir gallego y, dentro de unos meses, el catalán se apoderen de sus comunidades autónomas para dejar paso a una actitud que, según se desprende de sus palabras, ha de ser menos nacionalista: la suya.

La estrategia de Vox es ofrecer un punto de vista rompedor en unas regiones con una identidad fuerte. Básicamente es seguir los pasos de Ciudadanos en el País Vasco a ver si suena la flauta y pueden obtener algún que otro escaño en la comunidad autónoma. “VOX entrará en el parlamento gallego, vasco y más tarde obtendrá representación en Cataluña. Somos el dique de contención frente al nacionalismo que divide, propaga odio, secuestra la libertad individual y también frente a las políticas del consenso progre”, ha asegurado el diputado del partido de extrema derecha Ignacio Gárriga.

La diferencia que quieren dejar plasmada desde Vox es la que separa al nacionalismo “que divide” del que une. El que junta posturas por supuesto es el suyo. Pero por el momento, esa estrategia apoyada en el sentir nacional que suma no parece haber calado ni en Galicia ni en el País Vasco, pues según las últimas encuestas, Vox no obtendría unos resultados dignos de elogio. Según el último barómetro preelectoral del CIS, del 24 de junio, el partido que preside Santiago Abascal ni siquiera obtendría en el País Vasco representación parlamentaria. Solo la suma de PP y Ciudadanos obtendría algún que otro escaño (hasta seis), según Tezanos.

Pere Navarro

Pere Navarro: “Si tiramos atrás Madrid Central haremos el ridículo”

Fue el impulsor del carnet por puntos y uno de los directores de la DGT que más ha reducido la mortalidad en la carretera. Tras unos años alejado de los focos, Pere Navarro volvió en 2018 a coger las riendas de la Dirección General de Tráfico. Y desde entonces, hay menos muertos en la carretera. P...

En el caso de las elecciones Gallegas, el resultado es similar. Vox, al igual que la formación naranja, presidida por Inés Arrimadas, se quedarían fuera del arco parlamentario y no obtendrían ningún tipo de representación. Algo que no dice mucho de la estrategia por la que han apostado los dirigentes de ambos partidos.

Ciudadanos renunció en las anteriores elecciones a volcar muchos recursos para intentar convertirse en un referente liberal en esas regiones. Sin embargo, al menos en el País Vasco, han llegado a un trato para presentarse juntos e intentar perdurar en la toma de decisiones parlamentarias. Aunque según el sondeo del CIS, esta suma solo hará perder votos al PP, ya que cuando se presentó en solitario en las anteriores elecciones obtuvo hasta tres diputados más que en la mejor de las previsiones de 2020.

Vox, sin embargo, ha entrado con ganas a hacer campaña y aspira a superar las estimaciones de los sondeos, tal y como hicieron en las elecciones generales.

La estrategia del partido de Abascal ha sido atacar abiertamente el nacionalismo. El catalán, por supuesto, aunque no tenga mucho que ver con estos comicios, pero también el vasco, por el cual han afirmado alguna que otra teoría bastante cuestionable. Y de paso han advertido en el caso del País Vasco que falta “libertad” y “limpieza”. Pero no parece que su mensaje esté calando, al menos en las encuestas. Ni tampoco tiene pinta de que vayan a robar votos a las alternativas más moderadas como son el PP o Ciudadanos.

“Elecciones vascas y gallegas: VOX no existe. Gracias a los medios de comunicación por hacernos invisibles, “su silencio es nuestro altavoz”, cada vez somos más. Advierto a todos esos mercenarios de la comunicación que les abandonarán cuando no los necesiten, y entonces, qué?”, ha comentado el diputado nacional de Vox Alberto Asarta.

En ese mismo sentido, el portavoz de Vox, Jorge Buxadé, ha acusado este lunes a sus rivales políticos, especialmente al PSOE y a Podemos, de “instigar” a las masas a ser violentos contra sus candidatos en las campaña electoral del País Vasco y de Galicia.
Comentarios