España Suma
Juan Carlos Girauta (Cs) junto a Cayetana Álvarez de Toledo (PP). Foto: Gtres.

Muchos fans incondicionales de Vox se han sumado a un clamor popular que busca que la exportavoz del Partido Popular, Cayetana Álvarez de Toledo, se pase al bando de la “derechita” valiente. Desde todos los partidos del elenco parlamentario ven natural que la popular salte al equipo de Santiago Abascal porque su discurso político está alejado de la moderación. Es por esto que en un afán de mostrar al país que Abascal no tiene inminentes pretensiones para hacerse con el poder, Vox sopesa nombrar como candidata “independiente” en su moción de censura a Cayetana Álvarez de Toledo, recientemente defenestrada por el presidente del PP, Pablo Casado.

Es un secreto a voces, pero que Cayetana sea la candidata de Abascal para esa moción de censura ha ganado fuerza después de que Casado la haya relevado de su cargo como portavoz popular. Abascal ve en ella una figura política capaz de convencer a muchos. Pero lo mejor para Vox es que con este movimiento evitaría un desgaste directo a sus pesos pesados. Sin embargo, todo este movimiento se podría ver enmarcado en un primer paso a que Cayetana se pase a Vox, algo que de momento la popular quiere dejar en stand by.

“Cayetana Álvarez de Toledo preparándose para ser la candidata de VOX en la moción de censura de septiembre de la ultraderecha franquista”, ha asegurado José Zaragoza, diputado del PSOE en el Congreso. Como se ha afirmado anteriormente, no es un secreto que Cayetana fuera una de las opciones de Vox para su moción de censura. De hecho, con este movimiento al menos obligaría al PP a votar a favor de su propia representante parlamentaria y, además, sería un gesto con el que Abascal demostraría que respetan más a Cayetana que al propio Casado en su partido. Sin embargo, con Casado en pleno proceso de giro hacia el centro a costa de Cayetana, la popular se ha convertido en la primera opción del partido de Abascal.

pactos madrid

El brillo de Almeida ensombrece a Villacís y amenaza con fagocitar a Ciudadanos

Es de los pocos políticos que se pueden echar a la calle a conceder una entrevista y recibir aplausos por parte de la ciudadanía. El alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida, se ha convertido en una figura política de referencia durante la pandemia. Su exitosa gestión de la crisis le ha llevado...

Se han rumoreado muchos posibles candidatos para esta moción de censura tan “urgente” que Vox ha aplazado hasta después de las vacaciones. Albert Rivera, el expresidente de Ciudadanos, era uno de ellos, pero también han sopesado que fuera el exministro del Interior popular Jaime Mayor Oreja, la fundadora de UPyD, Rosa Díez, o incluso quien mayor nostalgia despierta entre la derecha liberal más conservadora: el expresidente del Gobierno popular José María Aznar.

Pero el nombre que más suena ahora es Cayetana; incluso por encima del de Santiago Abascal, quien tiene claro que si llega al Gobierno tiene que ser a través de unas elecciones y no de una moción de censura.

Todo esto hay que enmarcarlo en un contexto en el que los mensajes de apoyo procedentes de militantes, fans y miembros de Vox a Cayetana Álvarez de Toledo después de que el presidente del PP, Pablo Casado, la destituyera como portavox del partido se han convertido en norma. Quien no está esperando que Cayetana de el salto y se sume a las filas de Abascal es quien se dedica a elogiarla en las redes, como es el caso de Macarena Olona, una de las dirigentes más distinguidas del partido de extrema derecha.

Ahora la pelota está en el tejado de Cayetana, pero lo cierto es que la propuesta en firme no llegará hasta que los dirigentes de Vox no acaben sus vacaciones, ya que la urgente moción de censura anunciada en julio se ha aplazado a septiembre por motivos que aún Abascal no ha detallado con claridad. Si llega, el presidente de Vox habrá puesto en una situación comprometida a Casado y al PP en bloque, ya que le obligaría a abstenerse de votar sí a su propia representante y acelerarían su salida del Partido Popular, algo que fuentes de Vox aseguran que es lo que Abascal pretende. Forzar y pescar a una candidata con repercusión mediática que de un impulso al partido y que les permita seducir al votante más a la derecha del PP.