YouTube
Kimberly Newman, la demandante principal, en un video de YouTube de 2019. Imagen: arstechnica.com

Un grupo de cuatro creadores de contenido negros ha demandado a la plataforma propiedad de Google por, según ellos, usar su Inteligencia Artificial para opacar vídeos basándose “total o parcialmente” en su color de piel. La demanda acusa a YouTube de “perfilar digitalmente, marcar y apuntar” a los usuarios “por restricciones de acceso, bloqueo, desmonetización, suspensiones y eliminaciones de la plataforma en función de la identidad racial o el punto de vista del creador del video”.

Todo esto ocurre en contexto del auge del movimiento ‘Black Lives Matter’ en Estados Unidos, que está reordenando y sacudiendo todas las estructuras del país, con la intención de denunciar y acabar con el racismo sistémico.

En concreto, el documento legal afirma que YouTube ha aplicado de manera equivocada su ‘Modo restringido’ para censurar vídeos con etiquetas como “Black Lives Matter”, “Racial Profiling” y “White Supremacy”, recoge TNW.

Asimismo, los demandantes aseguran que el algoritmo de la plataforma censura canales enteros y videos individuales, interfiere con las transmisiones en vivo y excluye contenido de las recomendaciones de video cuando se tocan temas radicalmente sensibles. Por ello, alegan que esto insta a los creadores a autocensurarse, dificultando la difusión de contenido sobre temas importantes para la comunidad afroamericana. No obstante, la demanda sufre una falta de evidencias concretas sólidas, según Ars.

YOUTUBE, EN EL PUNTO DE MIRA

No es la primera demanda de este tipo que le llega a YouTube. Actualmente, la empresa está lidiando con otra querella anterior que le acusa de censurar contenido LGTBI. La compañía, por su parte, ha negado que su sistema discrimine por motivos de raza o género, aunque no se ha referido concretamente a esa demanda.

En paralelo, la CEO de YouTube, Susan Wojcicki, lanzó un fondo de 100 millones de dólares hace tres semanas dedicado a “amplificar y desarrollar las voces de los creadores y artistas negros y sus historias”. Algunos creadores de contenido dicen que preferirían que se usase el dinero “para detener las prácticas racistas que dominan la plataforma de YouTube”.

“BATALLA CUESTA ARRIBA”

El estudiante de Derecho en Santa Clara Eric Goldman, entrevistado por Ars, explicó que la demanda de los youtubers negros difícilmente llegaría lejos. Por una parte, por su escasez de evidencias, y por otra, porque la Sección 230 de la Ley de Decencia en las Comunicaciones de Estados Unidos otorga a las empresas online capacidad de decisión sobre el contenido que deciden hospedar en sus servicios.

Gracias a esta legislación, YouTube podría cerrar el caso rápidamente, según Goldman. Un portavoz de YouTube, en referencia a esta demanda, dijo: “Nuestros sistemas automatizados no están diseñados para identificar la raza, el origen étnico o la orientación sexual de nuestros creadores o espectadores”.

Comentarios