La suspensión de las Fiestas del Pilar y el regreso de la capital aragonesa a la Fase 2 flexibilizada desde el pasado jueves, 8 de octubre, y hasta el día 14, con motivo del puente festivo, ha hecho que la tradicional Ofrenda de Flores no se organice este año para evitar contagios de coronavirus. No obstante, los zaragozanos la celebrarán en los balcones y también se podrá llevar a cabo de forma virtual en la web ‘www.ofrendadeflores.com’.

La ofrenda es uno de los actos centrales de las Fiestas del Pilar, que congrega a miles de personas, quienes configuran un manto formado por millones de flores, a los pies de una escultura de la Virgen que se coloca en el plaza del Pilar. El máximo de grupos participantes se alcanzó en 2019, con 803, año en el que asistieron alrededor de 300.000 oferentes.

La pandemia ha obligado a buscar alternativas y el Ayuntamiento ha habilitado ordenadores en cinco centros cívicos para facilitar la participación en la ofrenda virtual, iniciativa que tiene vocación de continuidad, con el objetivo de salvar la brecha digital, especialmente entre las personas mayores.

Los interesados pueden acudir a los centros cívicos de San José, La Almozara, Universidad, Río Ebro y Delicias donde personal del Voluntariado de Zaragoza les guiarán en su ofrenda. Está operativo los días 13, 14, 15 y 16 de octubre de 10.00 a 12.00 y de 17.00 a 19.00 horas y 17 y 18 de octubre de 10.00 a 12.00 horas.

También a iniciativa del Consistorio, y en colaboración con la Asociación de Floristas de Aragón, se quiere suplir el déficit de venta de flores con un concurso de engalanamiento de balcones y terrazas, que tiene tres premios de cien euros cada uno. Los participantes pueden subir hasta dos fotos a Instagram con el hashtag ‘#ofrendabalconeszgz’.

Con ambas iniciativas, se busca mantener la tradición de llevar flores a la Virgen y evitar aglomeraciones en la plaza del Pilar, cuyos 13 acceso tendrán un dispositivo de seguridad formado por una patrulla policial para vigilar que no se excede el aforo.

RESPONSABILIDAD

El Ayuntamiento de Zaragoza ha realizado numerosos llamamientos a la responsabilidad tanto de zaragozanos, como de posibles visitantes a los que se ha disuadido de concentrarse en la plaza del Pilar y sus inmediaciones.

Además, el alcalde, Jorge Azcón, ha emitido un bando en el que se informa a todos los vecinos de la ciudad de que este año no hay Fiestas del Pilar por la pandemia de coronavirus para evitar que se propaguen los contagios. “No puede, ni debe” haber celebraciones, ha afirmado.

Asimismo, se llevan a cabo labores de vigilancia y control para evitar ‘botellones’ en las riberas del Ebro, parques -donde además se ha reforzado la iluminación nocturna- y en la zona de La Romareda.

La Junta Local de Seguridad ha acordado un dispositivo especial que incluye la disponibilidad de la totalidad de la plantilla de la Policía Local de Zaragoza y también de la Policía Nacional que se podría ver reformada con agentes de otras ciudades. Además, se cuenta con la colaboración de la Guardia Civil. AFOROS

Además de evitar que se produzcan aglomeraciones, dicho dispositivo vigila el cumplimiento de los aforos en los establecimientos y terrazas. El Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA) ha dejado sin efecto la medida del Gobierno de Aragón de reducir el aforo al 50 por ciento en el interior de bares y restaurantes durante la Fase 2, aunque el auto señala que estos establecimientos no podrán ofrecer servicio de barra.

No obstante, se mantiene el aforo del 50 por ciento para otros espacios cerrados, como la Basílica del Pilar, donde a la capilla de la Virgen podrán acceder 166 personas para cumplir con la orden del Gobierno de Aragón y hasta 266 fieles en la zona del Altar Mayor, donde se celebrarán varias misas, la de las 12.00 horas del día del Pilar presidida por el administrador apostólico, monseñor Vicente Jiménez.

Este aforo máximo del 50 por ciento contempla la excepción de las actividades culturales que tengan butaca preasignada porque ser más fácil el conteo de asistentes.

Por su parte, tanto la Federación de Interpeñas, como la Unión Peñista de Zaragoza, que suman 25 peñas y más de 12.000 socios, tienen cerradas sus sedes y han lanzado en sus redes sociales sus respectivos vídeos en los que se apela a la responsabilidad y se insiste en que este año “no hay fiestas del Pilar”.