La Policía Nacional libera a 17 mujeres colombianas que eran explotadas sexualmente en Zaragoza
La Policía Nacional ha detenido a 10 personas y ha efectuado 7 registros en Zaragoza, donde se han intervenido 14.000 euros en efectivo y sustancias estupefacientes entre otros efectos.

La Policía Nacional ha liberado a 17 mujeres colombianas que estaban siendo explotadas sexualmente en Zaragoza. La operación, que se ha llevado a cabo con la colaboración de INTERPOL, ha concluido con diez personas detenidas y siete registros en la capital aragonesa.

Las víctimas, que eran amenazadas con rituales de brujería y santería, eran explotadas por una red criminal “familiar”, la cual también se dedicaba al narcotráfico. Los líderes de la organización se encargaban de publicar anuncios a través de Internet, en los cuales ofrecían la posibilidad de comprar y consumir cocaína durante los encuentros sexuales con las mujeres. A este servicio lo denominaban con el nombre de “Fiesta Blanca”.

La investigación dio comienzo después de que la Policía Nacional recibiese una información anónima a través del teléfono de atención a víctimas de trata, en la que se denunciaba la situación de explotación sexual a la que podían estar siendo sometidas varias mujeres de nacionalidad colombiana en pisos de Zaragoza.

Tras llevar a cabo diferentes gestiones, los investigadores pudieron confirmar la existencia de una organización criminal, la cual llevaba varios años activa en la capital aragonesa. Esta se encontraba integrada por un clan familiar que mantenía los lazos de unión entre Colombia y España, donde se encontraba asentada una gran parte de la organización. Algunas de las mujeres pudieron ser localizadas gracias a la colaboración de INTERPOL.

Todas las víctimas son mujeres colombianas que se encontraban en una situación muy precaria en su país de origen. De ello se aprovechaba este grupo criminal, que les aseguraba poder disfrutar de una mejor situación viajando a España y ejerciendo la prostitución.

CUATRO PISOS EN ZARAGOZA

La organización se encargaba de realizar publicaciones en varios portales de Internet. En ellos publicaban anuncios con fotografías reales de las mujeres. De esta manera, conseguían atraer a numerosos clientes, que contaban a través de teléfonos que eran atendidos por las “encargadas” de los cuatro pisos que empleaban en Zaragoza para estas prácticas.

Las víctimas estaban sometidas a un máximo control por parte de grupo criminal. Eran objeto de continuos insultos y vejaciones y, además, eran amenazas mediante rituales de brujería y santería.

Uno de sus métodos más recurrentes era el que denominaban “atrapaclientes” o “baño llamaclientes”. Este consistía en derramar por el cuerpo diferentes líquidos para así tratar de incrementar el número de clientes.

GRANDES BENEFICIOS ECONÓMICOS

Las víctimas estaban obligadas a ceder a la organización criminal un 40% de cada servicio sexual realizado. Además, con el 60% restante debían pagar los gastos de alojamiento y manutención, así como hacer frente a la deuda contraída, la cual ascendía a más de 3.000 euros.

Más allá de los beneficios que obtenían a través de la explotación sexual de las 17 mujeres colombianos, el grupo criminal asentado en Zaragoza obtenía grandes ingresos económicos a través del tráfico de drogas. Estos ingresos los recibían por dos vías. Por un lado, por el consumo por parte de las propias víctimas, promovido por los explotadores de forma intensa. Por otro, por el consumo de los clientes que acudían en la búsqueda de servicios sexuales.

De esta forma, los miembros de la organización manejaban elevadas cantidades de dinero en efectivo. Esto les permitía mantener un alto nivel de vida. Además, parte de los beneficios los reinvertían en bienes e inmuebles en España y Colombia.

REGISTRADOS SIETE DOMICILIOS EN ZARAGOZA

El operativo policial ha concluido con el registro de siete domicilios en Zaragoza. Cuatro de estas viviendas correspondían a los lugares en los que las víctimas eran explotadas. Los tres restantes eran donde residían de manera habitual los principales investigados.

Además de las 17 mujeres liberadas y los 10 detenidos, todos ellos de nacionalidad colombiana, los agentes de la Policía Nacional han intervenido 14.000 euros en efectivo. También se aprehendieron varios teléfonos móviles, tarjetas bancarias y sustancias estupefacientes, así como útiles para llevar a cabo la preparación de las dosis.

A los integrantes de la organización se les imputan delitos de tráfico ilegal de personas, tráfico de drogas, blanqueo de capitales y trata de seres humanos.

Liberadas 17 mujeres colombianas en Zaragoza
Las víctimas eran amenazadas con rituales de santería y brujería.

UN NEGOCIO DE CINCO MILLONES DE EUROS AL DÍA

La trata de personas es un negocio de gran magnitud mundial que en muchas ocasiones pasa desapercibido. Este puede ser tanto sexual como laboral, así como de criminalidad forzada e incluso de tráfico de órganos. No obstante, las dos primeras son las que mayor presencia tienen en España.

Según diferentes estudios, el negocio de la trata de personas mueve cerca de 5 millones de euros al día en España. A nivel continental, se mueven más de dos mil millones de euros y en todo el mundo más de 30.000 millones de dólares. Estos datos reflejan una realidad que para muchos pasa desapercibida.

Más de 12 millones de personas en 160 países son víctimas de la trata. De ellas un 62% se utilizaban para la explotación sexual. En su gran mayoría (80%) son mujeres, mientras que un 12% concierne a niñas.

MUJER JOVEN Y CON PROBLEMAS FAMILIARES

El perfil genérico de la persona que es víctima de la trata de personas se corresponde con una mujer joven, de entre 18 y 35 años, y con problemas familiares. Habitualmente se encuentran en situaciones complejas, en desempleo y sin cualificación.

Asimismo, la nacionalidad también es un factor a considerar. De hecho, la mayoría de las víctimas son de nacionalidad nigeriana, rumana, venezolana y colombiana.

ESPAÑA, UNO DE LOS PRINCIPALES DESTINOS

España es uno de los destinos de la trata de personas. En la gran mayoría de los casos con fines de explotación sexual.

En el último balance de la Unidad de Extranjería de la Fiscalía General del Estado, que data de 2016, pudo identificar un total de 386 mujeres víctimas de trata. De ellas, un 95% fueron captadas para ser explotadas sexualmente. Las 21 restantes eran explotadas laboralmente o eran obligadas a la actividad delictiva o matrimonios forzosos.

Uno de los principales problemas existentes para radicar la trata en España es el miedo y sumisión a la red de trata. Además, los expertos aseguran que la alta movilidad que se da tanto dentro como fuera del país con las víctimas hace que sea aún más complicada de detectar.

Por otro lado, las víctimas acostumbran a tener serias dificultades para integrarse en la sociedad española. Esto se debe a su falta de recursos, idioma diferente, nivel educativo bajo o por la baja autoestima que sufren.

Comentarios