experiencias sexuales

La era en la que vivimos es la más abierta con respeto al sexo. Las diferentes experiencias sexuales han cambiado la visión del mundo y ya no es ningún pecado el mostrarse abierto con las mismas. También tienen buena acogida las fantasías, siempre que sean desde el respeto, y muchas parejas pasan de tener una vida sexual rutinaria a querer probar cosas nuevas.

Si estás animado a probar otras prácticas para darle un toque más picante a los juegos de alcoba, háblalo con tu pareja y atreveos con cosas nuevas. Las mujeres cada vez esconden menos su sexualidad. Ahora conocen su cuerpo y aprenden a sacarle provecho a través de diversas técnicas, de ahí el auge de los juguetes sexuales.

Con cada vez mayor conocimiento de los juegos eróticos, es el momento de dar el paso. Descubre 10 experiencias sexuales que deberías probar al menos una vez en la vida.

1. “Dogging”, o el arte de hacerlo en público

dogging

El dogging es una manera de desinhibirse con respecto a las relaciones sexuales. Se trata de encuentros sexuales en un restaurante, en un parque, en un bar, etc. En definitiva, en cualquier sitio considerado como público.

Este es el anglicismo que se usa cuando lo practican las parejas heterosexuales. Si hablamos de los homosexuales, está calificado como hacer cruising. Sin embargo, el significado es el mismo.

Este tipo de experiencias sexuales están indicadas para parejas que tengan mucha confianza. Además, siempre debemos usar el sentido común y no dejar que nos vea nadie.