lunes, 4 julio 2022 15:11

Margallo guarda sus ‘Memorias de un heterodoxo’ para después de las elecciones

El exministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García Margallo, está dando las últimas pinceladas a sus ‘Memorias de un heterodoxo’ en las que repasará su paso por el Gobierno de Mariano Rajoy, pero la presentación del libro no será hasta después de las elecciones del 26 de mayo, a las que él se presenta como número 7 del PP en la lista a las europeas que encabeza Dolors Montserrat.

El motivo de dejar este libro para después de los comicios es que no quiere ocasionar un problema a su partido en plena campaña de las elecciones de abril y mayo, según informaron fuentes próximas al exministro a MONCLOA.COM.

Margallo aborda en su libro los numerosos choques internos que tuvo con la vicepresidenta del Gobierno con Rajoy, Soraya Sáenz de Santamaría, y que provocó que el Ejecutivo se partiese por la mitad, con el llamado grupo del G-8 del que formaba parte el titular de Exteriores enfrentado a los ministros que secundaban a la ‘número dos’ del Gobierno.

[td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”4316″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

El exministro ha concluido su etapa de diputado y ahora espera regresar al Parlamento Europeo para una nueva legislatura con la que poner fin a su trayectoria política. Su puesto como número 7 en la lista de Montserrat, en detrimento de Juan Ignacio Zoido que cayó al 12 y no tiene asegurado su escaño en la Eurocámara, le permitirá volver con casi total seguridad al escaño europeo en el que estuvo entre 1994 y 2011.

Creo que soy más útil en Europa”, se pronunció en marzo Margallo, quien a punto de cumplir los 75 años no tiene intención de retirarse de la política. “Ahora se avecina en Europa un periodo apasionante, va a ser un Parlamento más fragmentado, con una presencia mucho mayor de partidos euroescépticos, y se van a tratar temas como el Brexit, la refundación de la Unión Europea y de la Unión Económica y Monetaria, y temas que nos afectan tanto como Cataluña y Gibraltar”, aseveró.

Margallo consideró que la política en Europa es “más tranquila” y “menos crispada”, y que no se ve encabezando ninguna candidatura ya que es consciente de la necesidad de un “relevo generacional”. “Yo vivo en el momento, ahora le toca a Casado tomar las riendas”, declaró preguntado sobre si echaba de menos a Mariano Rajoy. “Estoy en otro momento de mi vida, como el partido y como España”.

Tras la victoria de Casado en las primarias del PP el pasado verano, el nuevo presidente le ofreció ocupar la presidencia de la Comisión Mixta de Seguridad Nacional y además, ser parte del Comité Ejecutivo del partido.

PP
Gabriel Rufián, Margallo y Joan Tardà charlan en el patio del Congreso de los Diputados.

Margallo advirtió al PP que no hay que “dejarse contaminar por los discursos de los partidos que compiten con nosotros”, en referencia a Vox. El diputado opinó que su labor como dirigentes del partido es tener un relato muy claro que sea comprensible y asumible por sus votantes.

Cuando uno se separa del centro, tiene todas las papeletas para perder las elecciones”, avisó el exministro, que considera que hay “cosas innegociables” como el respeto a las libertades fundamentales, los derechos de las mujeres, el estado de derecho, el respeto de la norma como base de la convivencia y el europeísmo.

Precisamente, la cuestión europea es la que más le aleja del pensamiento de Vox, sobre lo que alegó que la separación en materia de proyecto de integración europea es absoluta respecto al programa electoral de los de Abascal, que quiere recuperar competencias para España, que se habían delegado en la Unión Europea.

[td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”3548″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

Margallo dice haber hablado directamente con Casado sobre este asunto, y que le aconsejó que, si el PP intenta mimetizarse con cualquier otro partido, “siempre ganarán ellos”.“El elector preferirá el original a la copia, hay que ser fieles a los principios del partido”.

Sobre si Ciudadanos ha intentado reclutarle en sus filas como ya ha hecho con otros exmiembros de su partido, e incluso del PSOE, alegó que la formación de Albert Rivera sabe que es “militante e incluso simpatizante y votante del PP” por lo que no es cuestión de “entrar en situaciones adulterinas”, aunque sí es cierto que se encuentra más cercano a los pensamientos de Ciudadanos que a los de Vox. “Soy muy estrecho, no me han tirado los tejos”, bromeó.

Margallo siempre se ha sentido como un verso suelto dentro del PP, sobre todo desde que dejó Exteriores a finales de 2016, y ha explotado esa condición cada vez que no le ha gustado alguna decisión de su partido. Asiduo a las tertulias televisivas y radiofónicas, es autor de una veintena de publicaciones. Su último libro se llamó ‘Por una convivencia democrática’, en el que abordaba la cuestión catalana y aportaba ideas con las que reformar la Constitución española.