sábado, 4 diciembre 2021 02:26

Collboni agradece la «generosidad» de Valls para evitar un gobierno independentista en Barcelona

El alcaldable del PSC en Barcelona, Jaume Collboni , ha agradecido «la generosidad» mostrada por el líder de BCN Canvi-Cs, Manuel Valls, al ofrecer su apoyo «sin condiciones» para evitar que la candidatura independentista de ERC, encabezada por Ernest Maragall, gobierne en el Ayuntamiento de Barcelona.

Valls ha ofrecido sus votos, sin contrapartidas, a la todavía alcaldesa y segunda en los comicios, Ada Colau, y al socialista, Jaume Collboni, con el único objetivo de evitar un gobierno independentista en la ciudad condal.

«Valls no ha planteado negociación ni contrapartidas, Colau no tendrá que negociar nada con la derecha»

«Cada día más gente en la ciudad cree que la mejor opción es Colau-Collboni, o Collboni-Colau. Y cada vez hay más miembros del espacio de los comunes que lo expresan de esta manera», ha asegurado el socialista en una entrevista de Betevé recogida por Europa Press, en la que ha recordado a Colau que Valls no ha pedido nada a cambio por sus votos.

El socialista ha insistido en que no existe la posibilidad de no aceptar los votos favorables de una candidatura para que se sea alcalde: «Valls no ha planteado negociación ni contrapartidas. No ha pedido nada a cambio. Colau no tendrá que negociar nada con la derecha«, ha dicho Collboni.

VALLS TRASPASA LAS ‘LÍNEAS ROJAS’ DE RIVERA

Valls ha mantenido una reunión esta semana con la portavoz de la Ejecutiva de Ciudadanos (Cs), Inés Arrimadas, con la cual ha asegurado que mantiene una relación de confianza y de cariño. Pero cuando se le ha preguntado si Rivera le ha marcado líneas rojas respecto a la posición a adoptar tras los comicios, ha respondido que a él no se le pone “ninguna línea roja”, y ha defendido un cordón sanitario frente a la extrema derecha, los populistas y el nacionalismo.

El alcaldable de BCN Canvi-Ciudadanos ha insistido en que en este momento todos deben actuar con “responsabilidad” para impedir que Barcelona sea “la palanca del independentismo y la capital de una República imaginaria”, que es lo que, a su juicio, pretende conseguir Maragall.

En estas circunstancias, cree que hay que escoger “la solución menos mala”, y para hacerla posible ha ofrecido los seis votos de su grupo sin exigir condiciones. “Nosotros somos un grupo de seis” y “trabajamos juntos”, ha subrayado.

EVITAR UN ALCALDE INDEPENDENTISTA

El partido más votado en las elecciones fue ERC, que consiguió diez concejales, los mismos que Barcelona en Comú, y por detrás quedaron el PSC, con ocho ediles, BCN Canvi-Cs (6), Junts (5) y el PP (2).

[td_block_11 custom_title=»» separator=»» post_ids=»29097″ limit=»1″ css=».vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}» tdc_css=»»]

Para hacer alcalde a Collboni, habría que sumar los votos de Barcelona en Comú, del PSC y al menos otros tres votos de otro grupo, y lo mismo necesitaría Colau para volver a ocupar el cargo sin contar con los partidos independentistas. Si no se alcanzara ningún acuerdo antes del día 15 de junio, Maragall se convertiría en alcalde automáticamente.