jueves, 24 junio 2021 00:03

Espeleólogos perdidos y rescatados los últimos años

En estos últimos años hemos sido testigos de algunos rescates a espeleólogos que podían haber acabado bastante mal. Estos espeleólogos se han aventurado tanto que han terminado perdidos y en situaciones bastante preocupantes. Tanto es así que han tenido que acudir a rescatarlos.

¿Quiénes han sido esos espeleólogos perdidos y rescatados en los últimos años? Vamos a conocerlos. Los últimos fueron hace apenas unos días, tres mujeres que se aventuraron a entrar en una de las cuevas de Cantabria.

LOS ESPELEÓLOGOS RESCATADOS EN CANTABRIA

espeleólogos

Hace apenas unos días se produjo el rescate de tres espeleólogas catalanas que se adentraron el sábado en la cueva de Cueto-Coventosa, en el municipio de Arredondo, en Cantabria, y que no salieron a la hora prevista. Estas mujeres han sido rescatadas este pasado lunes por los equipos de búsqueda.

Las mujeres, que tienen entre 40 y 50 años, se encuentran en buen estado, aunque están cansadas y han presentado leves síntomas de hipotermia, según ha informado el centro de coordinación del rescate. El equipo que las ha socorrido les ha llevado alimentos y puntos de calor para facilitar su recuperación.

Fue uno de sus compañeros el que alertó el pasado domingo que sus tres amigas espeleólogas se estaban retrasando en su salida. Las espeleólogas conocían las técnicas de la actividad y contaban con el material adecuado para la actividad, pero se vieron en un apuro que no supieron cómo gestionar al ser la primera vez que realizaban esta ruta.

Una de ellas está federada y forma parte de un club de Terres de l’Ebre (Tarragona), y otra tuvo licencia federativa hasta el 2015. Sus compañeros de expedición afirmaron en todo momento que las tres rescatadas tenían conocimientos técnicos como para afrontar una ruta de estas características, pero que es “fácil perderse en este recorrido”, que es precisamente lo que les ocurrió a ellas.

CUEVA DE CUETO-COVENTOSA, UNA DE LAS MÁS COMPLICADAS

espeleólogos

Uno de los guías de la zona, Jaime Navedo, explicó a los medios que la cueva es “de grandes dimensiones y con un difícil recorrido”. La expedición a esta cueva requiere de desplazamientos en horizontal y vertical en su interior, lo que supone una actividad bastante complicada.

En Cataluña, que es el lugar de procedencia de las tres espeleólogas, no existen este tipo de recorridos tan largos, técnicos y complicados. De ahí a que las tres mujeres se hayan desorientado dentro de la cueva.

La Cueto-Coventosa es una “travesía mítica” de la Península y supera un desnivel de 700 metros en 6’5 kilómetros. “Pero tiene unos 30 kilómetros de galerías”.

La búsqueda de las espeleólogas comenzó pasada la una de la madrugada del lunes y las tres mujeres carecían de equipo para pasar la noche. Esto ha sido duramente criticado ya que, según los expertos, todo espeleólogo experimentado, debería llevar un punto caliente en su saca, compuesto por una manta térmica y velas.

CUATRO ESPELEÓLOGOS MADRILEÑOS PERDIDOS EN CANTABRIA

GRA219 .RAMALES. (CANTABRIA) .- 20/08/2013.- Los dos primeros espeleólogos madrileños (c) rescatados, Alfonso Gutierrez (2 i) y Joaquin Gómez (3 i) a su llegada, acompañados por miembros del GREIM y los pilotos del helicóptero de rescate, al campo de fútbol de Ramales tras ser rescatados de una cueva del sistema de Montillano desde el pasado sábado y que aunque cansados se encuentran en un buen estado de salud. EFE/Esteban Cobo.

Las rutas en Cantabria suelen ser bastante complicadas. Es por eso por lo que suelen acudir a ellas profesionales del sector. No obstante, las rutas no siempre salen como uno quiere, que es precisamente lo que les ocurrió a un grupo de espeleólogos madrileños que se aventuraron en Cantabria.

Esto ocurrió en el año 2013, en el mes de agosto. Los espeleólogos se perdieron un sábado, pero se dio el aviso el domingo al no saber nada de este grupo de amigos. Eso sí, la Guardia Civil aseguró que el grupo se encontraba bien porque “sabían lo que tenían que hacer”.

Se sacó primero a los que estaban menos cansados y luego a los que presentaban mayor signo de agotamiento. Por suerte, este grupo de espeleólogos tenía experiencia en este tipo de cuevas, por lo que el resultado no fue tan dramático como podría haber sido.

EL RESCATE DE XISCO GRÀCIA

En el año 2017, el espeleobuceador Francesc Gràcia fue rescatado en buen estado tras permanecer dos días desaparecido en la Cova de sa Piqueta, en Manacor. El operativo, uno de los más complejos de los últimos años en Mallorca en el que participaron 60 personas, culminó cerca de la medianoche tras una maratoniana y angustiosa jornada.

Gràcia, de 55 años, fue encontrado a 900 metros de la entrada a la gruta, en una cavidad de unos 20 metros cuadrados y a 40 de profundidad donde se resguardó el sábado al sufrir un problema técnico en su botella de oxígeno. Por la noche, sobre las once y media, salió por su propio pie y fue recibido con aplausos y gritos de alegría por sus familiares, amigos y equipos de rescate.

Tres médicos atendieron al espeleólogo durante treinta minutos para que se habituase a la luz artificial. Después fue trasladado en una camilla hasta la ambulancia para conducirlo hasta el hospital de Manacor.

Bernat Clamor consiguió encontrar a Gràcia sobre las seis de la tarde en una cavidad de unos 20 metros cuadrados y comprobó que estaba vivo y en aparente buen estado. Llevaba allí, esperando ser encontrado, dos días, con una fina capa de agua dulce como única bebida. Le dio agua y alimentos y estuvo con él media hora.

Gràcia le comentó que había perdido totalmente la noción del tiempo, y pensaba que llevaba unos cinco días atrapado. Había oído el ruido de la perforadora y creía que era un generador, y cuando los golpes pararon pensó que habían dejado de buscarle y se derrumbó. Bernat Clamor volvió a salir y alertó del hallazgo. Los amigos de Gràcia se fundieron en abrazos de alegría.