miércoles, 21 abril 2021 06:52

Ombuds pagará las nóminas atrasadas a los vigilantes de la EMT

  • Ombuds se compromete a saldar su deuda con los 200 empleados de la empresa de transporte.
  • La situación no cambia en Metro de Madrid, que comenzará el día 13 huelga indefinida.
  • Carrefour, Ifema y Ferrocarriles de la Generalitat ya han rescindido su contrato con el grupo de seguridad.
  • La lucha ‘in extremis’ de Ombuds continúa. La empresa de seguridad, actualmente en concurso de acreedores, se ha comprometido a pagar las nóminas atrasadas de los vigilantes de la Empresa Municipal de Transportes de Madrid como máximo antes de mañana. 

    La oferta intenta sortear la huelga general indefinida convocada por uno de los principales representantes de los trabajadores, Alternativa Sindical. Ha sido la propia empresa y el Administrador Concursal los que se han puesto en contacto con el sindicato para comunicarles que saldarán la deuda y ponen como fecha límite este viernes. 

    HUELGA INDEFINIDA EN EL AIRE

    El coordinador de comunicación de Alternativa Sindical, Alberto García, se ha mostrado “contento” por el anuncio, pero recuerda “que solo se ha ganado una batalla, aún queda mucho por hacer”. La maniobra adoptada por Ombuds pretende eludir la convocatoria de huelga indefinida que tenía previsto que comenzará durante el día de hoy. 

    Aún así, el sindicato muestra su cautela y advierte de que no se desconvocarán los paros hasta que “haya constancia de que se han abonado los sueldos”. La oferta ha llegado después de que haya finalizado sin acuerdo el acto de conciliación que el Comité de Huelga ha mantenido con las empresas públicas, EMT y Metro de Madrid, y Ombuds. 

    Si finalmente el grupo de seguridad cumple su palabra, los 200 vigilantes de la EMT recibirán los sueldos atrasados de junio, julio y la extra de verano. Un monto adeudado que podría superar los 600.000 euros, ya que la media del salario de un vigilante de Ombuds oscila entorno a los 3.000 euros. 

    [td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”47790″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

    Desde Alternativa Sindical entienden que la decisión que ha tomado la empresa viene propiciada por el miedo a perder nuevos clientes. Según asegura García, EMT estaba planteándose la rescisión de su contrato debido a los descubiertos que generaría los parones en sus servicios. “Se trata de un intento desesperado para evitar la fuga de más grupos”, añade. 

    LA SITUACIÓN NO CAMBIA EN METRO

    La propuesta que Ombuds ha presentado excluye a Metro de Madrid. Alternativa Sindical indica que la huelga indefinida continúa vigente ante la negativa de la empresa de transporte a romper su relación con el grupo de seguridad. Los paros comenzarán el próximo 13 de agosto.

    La huelga generará descubiertos del 100%. Según apunta García, no se implantarán servicios mínimos, ya que “la empresa no ha solicitado a través de la Secretaría de Estado de Seguridad el establecimiento de los mismos”. Los empleados pretenden con esta iniciativa conseguir que finalmente Metro rescinda su contrato y asegure sus puestos de trabajo en otra empresa más solvente del sector. 

    Alternativa Sindical cree que Ombuds no ha incluido en su oferta el pago de las nóminas atrasadas de Metro porque la deuda es mucho mayor que la contraída con EMT. En total el grupo cuenta con 550 vigilantes y los atrasos podrían superar el millón y medio de euros. Una abultada cifra a la que la empresa de seguridad no puede hacer frente dada su crítica situación financiera. 

    EL FUTURO DE LA EMPRESA

    Ombuds quiere asegurar su supervivencia intentando reactivar la línea de factoring con el Banco Santander. Para conseguirlo el Administrador Concursal ha solicitado auxilio al Juzgado Mercantil encargado del caso. Y su respuesta ha sido contundente: “requiero al BANCO SANTANDER, en su condición de banco agente, para que proceda de forma inmediata al cumplimiento de sus obligaciones contractuales derivadas de la línea de factoring suscritas con la concursada en fecha 23 de junio de 2017”.

    [td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”47530″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

    La jueza ha hecho esta petición, pero ahora la entidad bancaria podrá recurrirla para evitar su cumplimiento. El Juzgado ha realizado la solicitud pensando en el bienestar de los trabajadores, sin embargo, desde Alternativa Sindical “dudan que el Santander lo haga, dada la situación de insolvencia de Ombuds”.

    Por el momento ya han abandonado la empresa varios clientes. A nivel nacional Carrefour ha rescindido su contrato a favor de Prosegur (zona centro y norte) e Ilunion (sur y levante). En Madrid, Ifema también ha roto su relación a favor de Prosegur, al igual que ocurre en Barcelona con la empresa Ferrocarriles de la Generalitat de Cataluña. 

    Ombuds es la tercera empresa de seguridad más importante de España. El grupo, controlado por el fondo de inversión estadounidense JZI y la familia Cortina, adeuda desde mayo las nóminas a sus 8.000 empleados y acumula más de 40 millones de euros de impagos con la Agencia Tributaria. Una situación que le hizo declararse en concurso de acreedores a finales de julio.