miércoles, 21 abril 2021 13:26

El gigantesco auditorio fantasma que gestiona Florentino Pérez

  • El Auditorio de San Lorenzo de El Escorial está casi todo el año cerrado, excepto en verano, Navidad y Semana Santa.
  • El teatro costó casi 100 millones de euros públicos en la etapa del expresidente de la Comunidad de Madrid Alberto Ruiz Gallardón.
  • El Auditorio lo gestiona Clece, una de las empresas del magnate Florentino Pérez.
  • En el norte de la Comunidad de Madrid hay uno de los auditorios más grandes de España. Sus diez plantas y su gran tamaño han llevado al Teatro Auditorio de San Lorenzo de El Escorial a competir incluso con el Auditorio Nacional de Música. La principal diferencia entre estos dos edificios culturales es que uno de ellos, gestionado por Clece (una empresa de Florentino Pérez), está casi todo el año vacío y no ofrece ningún tipo de actuación excepto durante verano, Navidad y Semana Santa.

    Son muchos los músicos y las fundaciones que denuncian que, desde que se levantó el edificio, les ha sido casi imposible alquilar el auditorio de San Lorenzo. Este gigantesco teatro fue construido en 2006 por la Comunidad de Madrid, con su expresidente Alberto Ruiz Gallardón al frente. Y costó casi 100 millones de euros de dinero público para acabar siendo gestionado por Clece, una empresa que pertenece al magnate Florentino Pérez. Desde entonces, el teatro se ha convertido en un auditorio fantasma que solo presenta actuaciones en verano, Navidad y Semana Santa.

    La empresa que gestiona el teatro confirma que hay pocas actuaciones musicales. Pero insisten en que a pesar de ello la gestión del auditorio les sale rentable. La razón por la que hay tan pocas actuaciones musicales, según Clece, es que las fundaciones y aquellos músicos que quieren alquilar la sala no tienen suficientes recursos para hacerlo. Y además, ese tiempo en el que no hay espectáculos, la salas suelen estar alquiladas. Especialmente por productoras que realizan rodajes tanto de películas como de anuncios.

    Lorenzo Federico es clarinetista profesional y fue uno de los músicos que inauguró el teatro. Desde que en 2006 tocara dentro de este megalómano proyecto, no recuerda que el edificio haya presentado actuaciones con frecuencia. “Nos ha sido muy difícil tocar en este auditorio”, comenta. Unas consideraciones que comparten desde la Fundación Piumosso, la que más trabajo ofrece a músicos profesionales españoles. De las muchas veces que han escrito para alquilar el auditorio, casi nunca han obtenido respuesta. Y cuando la recibieron, era para comunicarles que tendrían que consultarlo.

    [td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”29603″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

    El aforo total del teatro es de 1.324 butacas, distribuidas en dos salas, la A para 1.044 espectadores y la B para 280. Con este proyecto, Gallardón quería convertir San Lorenzo en el Salzburgo de la sierra madrileña. Una comparación que dejó caer en alguna ocasión. La construcción y el equipamiento escénico costaron 65 millones, a los que se sumaron otros 44,5, debido a que los dueños del terreno expropiado denunciaron que el precio calculado por la Comunidad de Madrid (de 1,9 millones) no era adecuado. Los tribunales les dieron la razón y se pagaron.

    En 2009, la gestión del auditorio pasó a concurso. Y la ganó Clece, una empresa similar a un cajón desastre que gestiona desde la limpieza de hospitales hasta el funcionamiento de semáforos. Esta compañía de Florentino Pérez pasó de pedir una renta muy elevada por el alquiler de espacios del auditorio a no dar respuesta cuando alguien solicitaba una sala del teatro. Al menos, así lo denuncian muchos de los músicos consultados. Unas consideraciones que no comparte la exalcaldesa del municipio. Pues para la antigua regidora, siempre que desde el Ayuntamiento quisieron alquilar el edificio, no hubo mayor problema.

    El coste que la empresa de Florentino pagó para gestionar por tan solo tres años este teatro fue en 2010 de 17.166.250,56 euros. Y a día de hoy dicha gestión sigue en manos de Clece, una compañía que también lleva los Teatros del Canal. Este hecho suscita dudas entre algunas de las fundaciones musicales, ya que no comprenden cómo un teatro vacío puede reportar beneficios a una empresa que paga una media de más de 5 millones de euros al año.

    [td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”47750″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

    Incluso la Reina Doña Sofía estuvo sentada en el palco del teatro durante la inauguración del Auditorio de San Lorenzo cuando el maestro italiano Ricardo Muti dirigió a la Orchestra e Coro del Maggio Musicale Fiorentino. Un festival de apertura que costó nada menos que tres millones de euros. Pero a día de hoy, son muchas las voces del mundo de la cultura que han destacado su estupor porque uno de los auditorio más grandes del país esté cerrado casi todo el año.

    El teatro solo funciona durante tres periodos al año. Desde 2006 a 2012, el auditorio acogió 300 espectáculos. Unos 50 al año, a los que acudieron 133.280 espectadores, según datos de la Comunidad de Madrid. Estos eventos se concentran en Navidad, unos meses de verano y la Semana Santa. El resto del año, el auditorio está de “adorno”, tal y como aseguran desde la Fundación Piumosso. “No hay forma de hablar con nadie, ni de que nadie te conteste, nada. Es como si no se ocuparan de él”, aseguran. Y desde el Auditorio, evitan responder.

    Algunos de los músicos consultados por MONCLOA.COM coinciden con la fundación en la solución a este problema. Al igual que ocurre en otros auditorios, apuestan por una política de cesión. Es decir, que cedan el teatro a los organizadores y que la empresa que gestiona el teatro, en este caso Clece, reciba un porcentaje del dinero recaudado en taquilla.