martes, 20 abril 2021 00:50

Echenique reprocha a Sánchez que ponga a España en jaque “por 10 escaños más”

A diez días para expire el plazo para un acuerdo de Gobierno que evitaría una repetición electoral, el presidente del Ejecutivo en funciones aborda un nuevo Consejo de Ministros tras rechazar la última oferta de la formación morada: un gobierno de coalición ‘reversible’, es decir, sólo a prueba hasta la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado (PGE). La imaginación en Unidas Podemos se agota y no encuentran opción capaz de convencer a Sánchez. Un panorama poco alentador en el que el secretario de Acción de Gobierno e Institucional de Podemos, Pablo Echenique, asegura tener más que clara la estrategia de Sánchez: “está dispuesto a una repetición electoral para ver si consigue 10 escaños más”.

En un intento más por desencallar la situación de bloqueo en la que se encuentra sumida España, Pablo Iglesias telefoneaba a Pedro Sánchez para lanzarle una oferta de Gobierno “a prueba”, que el líder socialista no tardaba en desechar.

Sanchez ha vuelto a rechazar una oferta de Podemos “en tiempo récord” y “sin dar explicaciones”

Echenique ha calificado una eventual repetición electoral como “irresponsable y absurda”. Tal y como ha explicado el jefe del equipo negociador de la formación ‘morada’, Podemos ha planteado retomar la negociación donde se dejó el pasado mes de julio y ha ofrecido al PSOE gobernar en coalición hasta la aprobación de los Presupuestos y salir del Ejecutivo después si Sánchez se lo pide, pero manteniendo su apoyo parlamentario.

“Acordemos una coalición (programa y equipos), como en casi todas partes cuando no hay mayorías absolutas. Aprobemos unos presupuestos y, tras ello, si Pedro Sánchez considera que debemos abandonar el gobierno, lo hacemos y mantenemos la colaboración parlamentaria“, ha manifestado Echenique.

POR 10 ESCAÑOS MÁS

Así, ha censurado que el líder socialista haya rechazado esta propuesta “en tiempo récord” y “de nuevo sin dar ningún motivo y ninguna explicación”. “Parece que tiene claro (y posiblemente siempre fue así) que nos va a arrastrar a elecciones para ver si consigue 10 escaños más”, ha lamentado.

Según el dirigente de la formación ‘morada’, es una propuesta “sencilla” y que supone “una nueva e importante cesión”, además de garantizar “la estabilidad” del Gobierno “en cualquier circunstancia”. “Esto sí es un verdadero punto intermedio entre un gobierno de partido único y un gobierno de coalición. Es un esquema además que permitiría reconstruir la confianza, ya que no hay mejor manera de reconstruir la confianza que trabajar juntos en algo importante e ilusionante”, ha defendido.

Para Echenique, esta fórmula daría “buenos frutos” en términos de soluciones valientes a los problemas de la gente y, por ello, se ha mostrado convencido de que Sánchez “pediría seguir trabajando desde el gobierno tras los presupuestos”.

En una línea similar se ha pronunciado el coordinador federal de Izquierda Unida, Alberto Garzón, que ha censurado también que Sánchez busque elecciones con el rechazo a las propuestas de Podemos. “Que Pedro Sánchez quiere elecciones lo sabe todo el mundo. Le atrae la aventura de volver a tirar los dados a ver si gana más. Las derechas reaccionarias estarán muy contentas”, ha indicado en un mensaje en Twitter.

“EL CIS DE TODOS AL SERVICIO DE SÁNCHEZ”

La estrategia de Sánchez enfocada a unas nuevas elecciones que reforzarían la posición del PSOE va encontrando nuevos avales según avanzan los días hacia una previsible disolución de las Cortes.

El último respaldo a las maniobras del líder socialista llegarían a través de la encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) sitúa al PSOE como primera fuerza política, con más apoyos que el resto de las formaciones juntas. En concreto, los socialistas sumarían un 29,7% de los votos, casi el triple que el PP, su inmediato perseguidor (11%). Ciudadanos se quedaría con el 7,4% de los votos, Unidas Podemos con el 6,8% y Vox tendría que conformarse únicamente con el 3,3% de votantes.

[td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”51364″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

El sondeo se llevó a cabo entre el 17 de junio y el 16 de julio, es decir, después de las elecciones municipales, autonómicas y europeas, y antes de la investidura fallida de Pedro Sánchez. Desde Unidos Podemos no han tardado en criticar que se hayan publicado los resultados casi dos meses después, justo antes de que se vayan a convocar nuevas elecciones, si no se produce un acuerdo antes de los próximos 11 días. Asunto complicado después de que PSOE y Unidas Podemos hayan roto las negociaciones.

“Un CIS realizado antes de la investidura fallida de julio que se publica dos meses después de acabar las encuestas, unos días antes de que Sánchez nos lleve a elecciones (ojalá me equivoque), y que dice que va a arrasar. El CIS de todos al servicio de Sánchez. Qué vergüenza”, ha compartido en redes sociales Pablo Echenique, secretario de Acción de Gobierno de Podemos.