sábado, 25 septiembre 2021 20:35

El PCE se desmarca de Garzón y apuesta por coalición o elecciones

  • Enrique Santiago, líder del PCE, se ha alineado con Iglesias en las negociaciones con el PSOE.
  • Algunos dentro de IU, como Alberto Garzón, se han enfrentado con Santiago por adoptar una postura diferente a la línea del partido.
  • El líder de IU se ha alineado junto a los Anticapitalistas y apuestan por un pacto programático.
  • El Partido Comunista de España (PCE) está presente en la mesa de negociaciones en la que se sientan el PSOE y Unidas Podemos. Enrique Santiago, el líder del PCE, es uno de los designados por la formación morada para buscar el modo de apoyar la segunda investidura del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. Pero a medida que se acerca la fecha clave, Santiago se ha alejado del líder de IU, Alberto Garzón. El secretario general del Partido Comunista quiere un Ejecutivo de coalición, una postura muy diferente a la de Garzón. Si no se llega a ese acuerdo, desde el PCE prefieren elecciones. Mientras que IU apuesta por el pacto programático.

    El PSOE ha conseguido, según detallan fuentes cercanas al partido, uno de sus objetivos: que Unidas Podemos se rompa. Algunos dentro de la formación morada apoyan a Iglesias y creen que el Gobierno de coalición es la única opción. Pero otros, como Alberto Garzón o los Anticapitalistas de Andalucía, creen que el acuerdo programático es suficiente.

    Al igual que IU forma parte de Unidas Podemos, el PCE es una de las piezas que ha construido Izquierda Unida. Enrique Santiago, por tanto, es una personalidad muy relevante dentro del partido liderado por Garzón. Tanto, que Iglesias le ha designado como uno de los representantes de la formación en las negociaciones. 

    [td_block_11 custom_title=»» separator=»» post_ids=»37183″ limit=»1″ css=».vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}» tdc_css=»»]

    Pero lejos de lo esperado, Santiago se ha desmarcado por completo de la postura del coordinador federal de IU. El líder del PCE quiere que los suyos se sienten en el Consejo de Ministros. De hecho, es la única vía que contempla, según aseguran fuentes cercanas al partido. Esta postura que ha adoptado casi todo el Partido Comunista ha generado malestar dentro de sectores de IU. Y especialmente en su coordinador federal, Alberto Garzón, quien se ha posicionado junto a los anticapitalistas y el ala más moderada de Unidas Podemos.

    El terreno sobre el que se erige el liderazgo de Iglesias se ha convertido en arenas movedizas. Algunos apoyan su postura, como es el caso de su núcleo duro o el Partido Comunista. Sin embargo, otros no. La líder de Adelante Andalucía (la suma de IU y Podemos en la comunidad autónoma), Teresa Rodríguez, dio una estocada a Iglesias en su reaparición pública cuando afirmó que estaría dispuesta a apoyar un pacto programático que contemplara llevar a cabo medidas de calado, como derogar la reforma laboral, la LOMCE o elevar el salario mínimo interprofesional (SMI) a los 1.200 euros brutos mensuales.

    Y al igual que Rodríguez, Garzón se ha mostrado muy contrario a la postura de Iglesias. El coordinador federal de IU apuesta por un pacto programático. Ya mostró su voluntad de facilitar la investidura de Sánchez a principios de verano, cuando aceptó la posibilidad de entrar en cargos intermedios. Pero ahora, cuando las elecciones están a la vuelta de la esquina, los enfrentamientos entre Iglesias y Garzón se han dejado ver en algunos medios de comunicación. 

    Fuentes cercanas al partido aseguran que el movimiento de Santiago le ha alejado de Garzón. El líder del PCE considera que la única vía para facilitar la investidura de Sánchez es un Gobierno de coalición. Y aunque el secretario general comunista prefiere no citar a los españoles con las urnas de nuevo, Santiago considera que es la única alternativa que el PSOE ha puesto sobre la mesa. Por esta razón, o elecciones o coalición.

    [td_block_11 custom_title=»» separator=»» post_ids=»39405″ limit=»1″ css=».vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}» tdc_css=»»]

    Aún así, este enfrentamiento interno se ha mantenido discretamente en silencio. Santiago incluso ha compartido opiniones expuestas por Garzón, pero solo aquellas que criticaban al Partido Socialista y su empeño por celebrar elecciones el próximo 10 de noviembre. «Si Sánchez tuviera voluntad de pacto, nos poníamos de acuerdo en dos horas. Pero lo que van a presentar mañana huele más a campaña electoral que a propuesta de negociación», comentó Garzón en su cuenta de Twitter. Unas palabras de las que se hizo eco Santiago.

    Sin embargo, desde el PCE, la línea ha sido clara. «Tenemos la oportunidad histórica de construir un Gobierno de izquierdas pero Pedro Sánchez parece empeñado en que se repitan las elecciones», aseguró Santiago el pasado 29 de agosto. «El PSOE se ha sumado a los poderes fácticos de este país que vetan a Unidas Podemos en el Gobierno», aseguró el líder del PCE el pasado 2 de septiembre.

    Los esfuerzos de Iglesias por mantener unido el partido son cada vez más inocuos. El núcleo duro del secretario general de la formación morada ha tomado una decisión sin consenso que está fragmentando el partido por momentos. Sin embargo, en caso de que se celebren nuevas elecciones, algo que ya dan por hecho tanto desde el PSOE como desde Unidas Podemos, el partido mantendrá la unidad. Los sondeos prevén un escenario muy similar al actual, al menos en cuanto a los bloques. Y desde la formación morada confían en que podrán entrar en el Ejecutivo. Ya sea en septiembre o en pleno invierno.