jueves, 21 enero 2021 12:17

Villarejo condiciona su colaboración con la Justicia a su salida de prisión

  • El juez debe tomar la decisión de si prorroga su prisión preventiva.
  • La defensa del excomisario solicita medidas cautelares menos gravosas.
  • Villarejo asegura tener más material en su poder que el requisado por la Justicia.
  • El excomisario jubilado José Manuel Villarejo condicionó este jueves su colaboración con la Justicia a su salida de prisión. A punto de cumplirse los dos años de su entrada en la cárcel de Estremera, la Audiencia Nacional ha celebrado la vista para decidir si prorroga su privación de libertad preventiva, tal y como ha solicitado la Fiscalía y la acusación popular que ejerce Podemos, o le permite salir, como solicita su defensa.

    Tal y como han confirmado fuentes presentes en la vista, el abogado del antiguo policía ha pedido sustituir la medida cautelar de prisión preventiva por otras menos perjudiciales como el arresto domiciliario, la prohibición de salir del territorio nacional, la personación diaria en un juzgado y la retirada del pasaporte, alegando los problemas de salud que padece su cliente.

    Unos problemas relacionados con la tensión arterial por los que tuvo que participar en la vista por videoconferencia y por los que, además, no pudo finalmente declarar, como estaba previsto, en la pieza separada de la ‘Operación Tándem’ denominada ‘Land’, que investiga el espionaje entre miembros de la familia García Cereceda

    [td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”57560″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

    NO QUIERO MORIR EN LA CÁRCEL

    “No quiero morir en la cárcel”, es la frase textual que, según fuentes judiciales, ha pronunciado Villarejo durante la vista a modo de súplica para salir de prisión y poder “defenderse en libertad”.

    Para la defensa del excomisario no se justifica su mantenimiento en prisión por el riesgo de alteración y destrucción de pruebas -la principal razón en la que se ampararía su permanencia entre rejas además de la posibilidad de reiteración delictiva o la posibilidad de influir en terceros- porque estas se encuentran en discos duros externos que están bajo custodia judicial.

    El titular del Juzgado de Instrucción Número 6 de la Audiencia Nacional, Manuel García Castellón, debe tomar la decisión de si mantiene o no a Villarejo en prisión antes del 3 de noviembre, fecha en la que se cumple el segundo aniversario del paso a disposición judicial del excomisario.

    MÁS DE LA MITAD DEL MATERIAL POR DESENCRIPTAR

    Más de la mitad -en torno a un 60 %– de las grabaciones incautadas a Villarejo aún no han sido desencriptadas por los servicios de inteligencia por lo que todo apunta a que, la macrocausa ‘Tándem’, popularmente conocida como ‘caso Villarejo’ y que ya cuenta con cerca de una veintena de piezas separadas, seguirá creciendo a medida que se logre acceder a nuevos datos.

    Precisamente sobre este material se pronunció este jueves Villarejo que, según recogió Europa Press, afirmó tener en su haber “cien veces más material” del que actualmente se encuentra en manos de la Justicia. Un material que, como ya hiciera en su última carta difundida el pasado mes de agosto, amenaza con sacar a la luz para defenderse de lo que considera un “linchamiento mediático”.

    Además, afirmó que no solo no fue el responsable de las filtraciones sino que intentó impedir que se difundieran los audios que adelantó MONCLOA.COM septiembre de 2018 en los que podía escucharse a la actual ministra de Justicia, Dolores Delgado, llamar “maricón” a su colega al frente de Interior, Fernando Grande-Marlaska, durante una comida que tuvo lugar en 2009.

    [td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”1422″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

    Unos audios que, a su juicio, le perjudicaron y que le hace preguntarse por qué solo se ha logrado acceder a la parte del material que le perjudica y no a otras partes que, afirma, comprometerían a altas instancias del Estado.

    El propio Villarejo lamentó en una carta difundida el pasado mes de agosto que se le está tratando de presentar como “el culpable de todos los males que afectan a España” en una causa que calificó de “general, inquisitorial y prospectiva” de revisión “torticera” de sus trabajos para los distintos Gobiernos de España del último cuarto de siglo.

    LA DECISIÓN LLEGARÁ PRONTO

    El juez García Castellón tomará pronto la decisión de si prorrogar o no la prisión de Villarejo, teniendo en cuenta que el segundo aniversario de su detención se cumple la próxima semana y que llegada esa fecha si no está tomada no podría continuar encarcelado.

    Todo apunta a que el titular del Juzgado de Instrucción Número 6 de la Audiencia Nacional se decantará por mantenerle en Estremera porque, según la Fiscalía, persiste el riesgo de fuga, de reiteración delictiva, de destrucción y ocultación de pruebas y la posibilidad incluir en terceros para perjudicar la investigación.

    Sin embargo, la defensa ha presentado los problemas de salud del excomisario, y en concreto su hipertensión, para solicitar poner fin a la prisión preventiva que, según el propio Villarejo es “injustificable”

    En el caso de que finalmente García Castellón se decante por prorrogar la privación de libertad y a las espera de la celebración de la fase del juicio oral con su eventual condena en firme, fuentes de la defensa adelantaron este jueves que recurrrirán esa decisión.