viernes, 24 septiembre 2021 14:16

Un sector del PSOE clama por la vuelta de Eduardo Madina a la primera línea

  • Las voces críticas con Sánchez dentro del PSOE han aumentado a raíz de la gestión del líder del partido.
  • Este grupo considera que Eduardo Madina tiene que presentarse a disputar la secretaría general a Pedro Sánchez.
  • Madina perdió en 2014 las primarias para la secretaría general del PSOE ante el líder actual, Pedro Sánchez.
  • Hay un importante sector en el PSOE que no está conforme con que Pedro Sánchez lidere el partido. Consideran que el presidente del Gobierno no está a la altura de la situación y que sus vaivenes y bandazos políticos han desprestigiado el partido. Este sector incluso tiene al sustituto ideal para Sánchez. Para estos socialistas es el exsecretario general del grupo parlamentario socialista en el Congreso Eduardo Madina quien tiene que tomar las riendas de la formación para que el partido recupere la altura política que tuvo en tiempos anteriores.

    Los resultados electorales obtenidos por el PSOE en los últimos comicios, a pesar de ser los peores en muchos años, parecen no cuestionar el liderazgo de Sánchez. Sin embargo, las críticas internas han crecido en los últimos meses de forma considerable. El problema es que ese sector divergente del PSOE ya le ha puesto cara y sustituto al presidente. Y Eduardo Madina es el elegido por los críticos para que el partido recupere la altura moral que ha perdido con Sánchez, según sus consideraciones.

    Madina ha abandonado la política, pero su presencia sigue siendo notable en los medios de comunicación. Ya sea como comentarista o analista político, el exsocialista sigue muy dentro de la actualidad. En algunos casos, como en una entrevista que le realizó el politólogo Pablo Simón, llegó a comentar temas que muchos interpretaron como críticas a Sánchez. «Cuando sabía que tenía que decir una cosa de la que dije la contraria nueve meses antes me tiraba tres días tocado. Eran cambios de opinión sobrevenidos con los que yo no estaba de acuerdo, por una posición ideológica de mi partido», recordó Madina.

    [td_block_11 custom_title=»» separator=»» post_ids=»25025″ limit=»1″ css=».vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}» tdc_css=»»]

    «Mi mayor decepción he sido yo mismo. No hay decepciones más altas», llegó a afirmar el exdirigente socialista en una entrevista a El Mundo. Pero lo cierto es que hay muchos dentro del partido que claman por su vuelta; Y que consideran que la única decepción es que Madina haya dejado la política y la lucha por el liderazgo del PSOE.

    Las palabras de Madina también han atacado los movimientos de Sánchez, eso sí, desde la distancia. Para el exdirigente socialista, el giro de 180 grados del presidente que le llevó de no poder dormir por las noches a pactar con Unidas Podemos un Gobierno de coalición era digno de mención. Para Madina, esta forma de proceder, de la que él ha formado parte, es como formar «parte de un guión de Netflix o de HBO». Esto es así porque «la velocidad de los capítulos, de esta serie de la que estamos formando parte todos, va a hacer que dentro de tres semanas ya no se acuerde nadie de esta parte del guión»

    El político vasco ya luchó en 2014 por la secretaría general del partido, pero perdió las primarias ante Pedro Sánchez. Desde entonces, el socialista se ha encargado de recordar a todos los que le rodean que no volvería a presentarse a liderar la formación. Aún así, algunos miembros del PSOE esperan hacer cambiar de opinión a Madina para que vuelva a la primera línea de la política.

    Sánchez representa una etapa oscura del PSOE. Pese a que sea el partido que ha ganado las elecciones, la irrupción de Unidas Podemos y la gestión del secretario general ha llevado a la formación a obtener sus peores resultados en muchos años. Aún así, la holgada diferencia con el PP (el segundo partido con mayor representación en el Congreso) parece validar a Sánchez y asegurar su liderazgo.

    [td_block_11 custom_title=»» separator=»» post_ids=»24381″ limit=»1″ css=».vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}» tdc_css=»»]

    Las críticas a Sánchez dentro del partido son muchas. Así ha sido desde que el presidente del Gobierno llegó a la cúpula socialista. Algunos intentaron tumbarle de la mano de la ambición de Susana Díaz, la expresidenta de la Junta de Andalucía, pero los planes de los críticos no salieron como esperaban. Cuando Sánchez parecía estar fuera de la política, resurgió de sus cenizas y se hizo de nuevo con el poder.

    LA LÍNEA DE LA VIEJA GUARDIA

    Este sector socialista crítico con Sánchez que con el tiempo ha crecido sustancialmente son nostálgicos de la formación. Denuncian que el PSOE ha perdido la altura política que siempre había tenido con cabezas como Felipe González o Alfonso Guerra. Para los críticos, estos exdirigentes pueden gustar más o menos, pero es «incuestionable» que la «altura» y «categoría» de estos líderes no es comparable a la de los actuales, según han confirmado a MONCLOA.COM.

    Madina es uno de los pocos socialistas que habría tomado el legado de la vieja guardia socialista, también muy crítica con la gestión de Sánchez. Al menos es lo que afirma este sector del partido cada vez menos conforme con el poco decoro del presidente del Gobierno para desdecirse en cuestión de meses. Para ellos, la mediocridad se ha apoderado de la primera línea de la política. Y esto se ha convertido en un problema, ya que el país sigue sumido en un bloqueo cuya única probabilidad de deshacerse depende los independentistas.