miércoles, 19 junio 2024

Melilla: Desarticulado un entramado delictivo de tráfico de hachís

La Policía Nacional y la Guardia Civil han llevado a cabo de forma conjunta el desarrollo de la operación «LIRIO», en la cual ha sido desarticulado un importante entramado delictivo dedicado al tráfico de hachís en Melilla. El destino de la sustancia estupefaciente era la Península Ibérica.

La operación ha concluido con la investigación y detención de tres personas, de nacionalidades española y marroquí. Se les acusa de pertenencia a organización criminal y de un delito contra la salud pública.

INVESTIGACIÓN EN MELILLA

La investigación dio comienzo en el pasado mes de octubre, después de que los agentes detectasen movimientos sospechosos en una persona que podría dedicarse al transporte de droga entre Melilla y la Península Ibérica en vehículos pesados como furgonetas o camiones. Además, el individuo contaba con antecedentes por narcotráfico.

Tras realizar diferentes gestiones, los agentes policiales pudieron constatar que, una vez que llegaba a Melilla la mercancía de comercio lícito, introducían los vehículos en una nave localizada en un polígono industrial.

Este lugar era utilizado para la elaboración de dobles fondos muy bien ideados y elaborados, además de difíciles de localizar. Una vez realizados introducían la droga y sellaban la estructura para restablecer su exterior y evitar que pudiese haber indicios que apuntasen a su manipulación.

Posteriormente, otros de los integrantes del grupo criminal se hacían valer de una supuesta actividad profesional como importadores y exportadores de mercancías, para lo cual se dieron de alta como autónomos con anterioridad. De esta forma procedían a desplazar el camión cargado con droga al puerto de Melilla, donde era embarcado en un ferry que le llevaba hasta la Península, destino final del hachís.

Durante todo el trayecto, varios miembros de la organización criminal acompañaban al vehículo cargado de droga. De esta forma trataban de avisar ante la posible existencia de algún tipo de control policial.

DOS REGISTROS DOMICILIARIOS EN MELILLA

Después de que los investigadores analizasen todos los datos recopilados, los agentes practicaron dos registros domiciliarios en Melilla de forma simultánea. En los mismos se incautaron 311 kilos de hachís, dos vehículos pesados (una furgoneta y un camión frigorífico), herramientas para la fabricación de dobles fondos en vehículos, varios teléfonos móviles y numerosa documentación.

Tres detenidos por tráfico de hachís en Melilla
Los agentes practicaron dos registros domiciliarios en Melilla, en los cuales intervinieron 311 kilos de hachís y dos vehículos pesados entre otros efectos.

LAS INFRACCIONES PENALES POR TRÁFICO DE DROGAS CRECEN EN MELILLA

En el último Balance de Criminalidad publicado por el Ministerio del Interior, correspondiente al tercer trimestre de 2019, se refleja un repunte en el número de infracciones penales relacionadas con el tráfico de drogas en Melilla.

De las 34 infracciones registradas entre enero y septiembre de 2018 se ha llegado a 49 infracciones durante el mismo periodo del pasado año. En gran parte se debe a que Melilla continúa siendo considerada una puerta de entrada de droga a la España y el resto de Europa, especialmente en el caso del hachís.

Las ciudades autónomas son una de las principales vías a través de las cuales los narcotraficantes de hachís hacen llegar la sustancia estupefaciente desde Marruecos a la Península Ibérica. Una vez llegan a ella, es transportada por vía terrestre a los diferentes países de la Unión Europea.

El último informe del Observatorio Europeo de las Drogas y Toxicomanías desvela que España se mantiene a la cabeza en la entrada de hachís en Europa. Junto a los Países Bajos, es el país europeo con mayor número de incautaciones.

PROXIMIDAD CON MARRUECOS

Una de las principales razones de que España sea una de las principales vías de entrada a Europa de esta droga es su cercanía con Marruecos. El país africano continúa siendo el principal productor y exportador de hachís a nivel mundial.

Esto provoca que tanto las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, como las costas y puertas del sur y el mediterráneo español sean las vías más utilizadas para la llegada de la droga a la UE. Una prueba de ello son las numerosas e importantes incautaciones policiales realizadas en los últimos meses.

El Campo de Gibraltar centra gran parte de la actividad ilícita. En el último año y medio han sido aprehendidas más de 150 toneladas de hachís. La gran presión policial ejercida sobre los narcos ha provocado que estos busquen alternativas y nuevas rutas para la entrada de la droga en el país.

Junto a Reino Unido y Francia, España registra el mayor número de incautaciones de drogas ilegales en la Unión Europea. Entre los tres suman más de las dos terceras partes del total de las incautaciones de la UE. Además, España representa en torno al 72% de la cantidad de resina incautada.

El cannabis se mantiene como la droga que se incauta con una mayor frecuencia. Representa casi tres cuartas partes de la cantidad total de aprehensiones en Europa.

LA MARIHUANA EN EUROPA ES MÁS POTENTE Y CARA

El cannabis consumido en Europa es cada vez más caro y más potente. Así queda reflejado en el Informe sobre los mercados de drogas de la UE 2019.

Este estudio, que se realiza cada tres años, refleja que el cannabis es la droga más consumida del mundo, con 181 millones de usuarios. De ellos, en Europa es consumida por 24,7 millones de personas. Otro dato relevante al respecto es que, de 11.600 millones de euros invertidos por los europeos en esta planta, supone el 38% del total gastado en drogas en la Unión Europea.

En dicho informe se indica que la concentración de THC en la marihuana, su principal componente psicoactivo, se ha duplicado en la última década. Ha pasado de ser de un 5% a un 10%. Lo mismo sucede con la resina de cannabis (hachís). En este caso la concentración de THC ha pasado de un 8% a un 18%.

Para la Unión Europea este aumento se debe a un aumento en la producción doméstica e intensiva de marihuana en Europa. De acuerdo con el incremento de potencia, también ha experimentado una subida en su precio. De esta manera, los 7 euros de media que costaba el gramo de la sustancia estupefaciente ha pasado a ser de 12 euros. Esto supone un encarecimiento del 71%. La resina, por su parte, ha pasado de 8 a 12 euros el gramo, un aumento del 50%.

Desde la UE también se señala el crecimiento del mercado online de venta de droga a través de la dark web. Esto supone que cada vez haya más narcotraficantes y distribuidores que se encargan de enviar la droga a domicilio. España es el cuarto país europeo desde el cual más cannabis se ofrece. Por delante tan solo se encuentran Holanda, Reino Unido y Alemania.