miércoles, 27 enero 2021 03:01

PP y Ciudadanos parecen menos de extrema derecha tras las elecciones, según el CIS

  • Quienes les colocan en esa franja caen casi diez puntos en el caso del PP.
  • Los encuestados colocan a Inés Arrimadas más hacia el centro que a Albert Rivera.
  • Vox sigue estando en las posiciones de extrema derecha para el 68%.
  • El Partido Popular y Ciudadanos han logrado que un número importante de quienes les percibían como situados en la extrema derecha dejen de verles así, según el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS). Además, Inés Arrimadas es reconocida como más moderada que el dimitido Albert Rivera. Por el contrario, según el barómetro postelectoral del CIS, Vox se consolida en esta parte del espectro político.

    En el anterior barómetro realizado por este organismo público, realizado antes de las elecciones del pasado 10 de noviembre, el 28,3% de los encuestados situaban al Partido Popular en las dos posiciones más a la derecha del tablero político. El CIS ofrece situar a los partidos en una banda entre el 1 (más a la izquierda) y 10 (más a la derecha).

    Ahora, una vez que han pasado las elecciones, la percepción ya no es tan extrema y ha bajado hasta el 23,9%. Esta encuesta se realizó antes de la votación de la investidura de Pedro Sánchez. La diferencia es de 4,4 puntos porcentuales y consolida una clara tendencia de abandono de esta franja ideológica, ya que en el mes de marzo, los que situaban al PP en este espacio ascendían al 33,5%. Esto supone que, entre la encuesta realizada antes de las elecciones de abril y la actual postelectoral, el porcentaje ha descendido en casi diez puntos.

    [td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”71071″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

    El nicho político de la derecha ha vivido una continua reasignación de espacios en los últimos años. Primero, con la llegada de Ciudadanos y, luego, con la irrupción de Vox. La competencia entre ellos, el cambio de liderazgo en el Partido Popular y la pérdida del Gobierno se produjeron a la vez que cambiaba la percepción que tenían los ciudadanos sobre su posición ideológica. A todo esto hay que sumar ahora la victoria electoral que ha hecho posible la llegada del Gobierno de coalición entre PSOE y Unidas Podemos, así como la dimisión de Albert Rivera como líder de Ciudadanos.

    La tendencia general que han dibujado los sucesivos barómetros del CIS hasta las elecciones llevaba a que cada vez fuera mayor el porcentaje de encuestados que colocaban a Vox y a Ciudadanos en las posiciones más a la derecha del baremo utilizado por el CIS.

    Tras la irrupción de Vox en el tablero político nacional gracias a los buenos resultados en las elecciones de Andalucía del mes de diciembre de 2018, el partido de Santiago Abascal se encontraba situado en las dos últimas posiciones del extremo derecho de este espectro para el 63,7% de los encuestados. Estos fueron los datos de la encuesta del CIS de enero de 2019.

    VOX SIGUE EN LA ULTRADERECHA

    Desde entonces, esta percepción se ha ido consolidando. En marzo, antes de las elecciones generales que se iban a celebrar un mes después, el porcentaje subía hasta el 65,8%. En noviembre, en la preelectoral del CIS antes de los comicios del 10 de noviembre pasados, los números subieron hasta el 69,6%.

    Una vez pasadas las elecciones, el porcentaje ha bajado algo, hasta el 67,9%. Esto consolida a Vox como partido asociado por los encuestados como más a la derecha. El pequeño descenso respecto al CIS de noviembre, del 1,7 puntos está muy lejos de los descensos experimentados por Ciudadanos y PP.

    Además, otra diferencia respecto con estas formaciones políticas es que quienes colocan a los de Santiago Abascal en el extremo derecho son un porcentaje mayor ahora que hace un año, mientras que (como se ha citado antes) los otros dos partidos han visto cómo descendía notablemente el porcentaje de los que le situaban compitiendo por la misma franja ideológica en ese mismo periodo.

    [td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”59435″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

    Esta evolución de Vox se encuentra asociada también a que cada vez son menos los que no saben o no contestan cuando el CIS les pide que coloquen ideológicamente a esta formación. En Enero, todavía el 24,8% de los encuestados o no sabían situarlo o decidían no contestar. Ahora, casi un año después, este porcentaje ha bajado hasta el 20%.

    En este periodo también ha debido cambiar la pregunta sobre el líder al frente de Ciudadanos por el que indaga el CIS. El resultado también ha sido significativamente diferente. En la encuesta realizada antes de las elecciones de noviembre, Albert Rivera era situado en los dos puestos más a la derecha del espectro político por el 18% de los encuestados. Sin embargo, Arrimadas sólo es considerada así por el 11,9% de los encuestados en el primer barómetro del CIS en que pregunta ya por ella, aunque aún no sea oficialmente la líder del partido. El porcentaje de Rivera estaba algo más escorado hacia la derecha que en de su partido. Por el contrario, el de Arrimadas la coloca con una percepción más moderada que la que se tiene de su formación.

    De hecho los encuestados la sitúan de media en el 6,8. Si se tiene en cuenta que el 5 y el 6 son las posiciones más de centro en esta escala, quien está llamada a sustituir a Rivera al frente del partido es percibida de forma un poco diferente. En el último barómetro del CIS, el que se realizó antes de las elecciones y, por lo tanto, el último en que aparece Rivera, este fue situado en el 7,1. Es decir, un poco más a la derecha que Arrimadas.