lunes, 21 junio 2021 18:26

El coronavirus pone en jaque a Italia: mascarillas un 1.700% más caras

  • Alrededor de 500 agentes de los cuerpos de seguridad del Estado serán desplegados en 43 puntos de control para controlar a la población.
  • El coronavirus instala la preocupación en Italia y la población arrasa los supermercados.
  • Hasta el momento, han fallecido siete personas y más de 200 están contagiadas.
  • El coronavirus ha hecho saltar todas las alarmas en los últimos días después de la que la enfermedad se haya cobrado la vida de siete personas en Italia donde ya hay más de 200 contagios. La preocupación ha llegado a tal nivel que los supermercados han quedado arrasados y en algunos puntos de la región mediterránea se han cancelado las clases e incluso se ha recurrido al teletrabajo en Lombardía, Véneto y Piamonte.

    Esta emergencia sanitaria mundial también ha tenido repercusión en los precios de algunos productos que han visto como su demanda se ha disparado hasta lograr un aumento del precio de más del 500 por ciento, como es el caso de los geles desinfectantes de 80 ml, que normalmente se encuentra en el mercado por alrededor de tres euros y en estos momentos su precio supera los 22 euros. Algo similar a lo ocurrido con las mascarillas protectoras que antes se vendían a menos de diez céntimos y ahora rozan los dos euros, lo que supone un aumento del precio del 1.700 %.

    Uno de los grandes eventos que se han visto perjudicados por el coronavirus ha sido el carnaval de Venecia que se ha tenido que suspender tras una semana y media de celebraciones. Igualmente, el fútbol italiano se ha visto damnificado y cuatro partidos de la máxima categoría nacional (Inter-Sampdoria, Atalanta-Sassuolo, Verona-Cagliari y Torino-Parma) han sido aplazados como resultado de las medidas extraordinarias llevadas a cabo para contener la difusión de los casos de coronavirus en el norte del país, como la prohibición de entrada y salida en las once localidades consideradas epicentro de la epidemia.

    [td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”77531″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

    Se tratan de Casalpusterlengo, Codogno, Castiglione d’Adda, Fombio, Maleo, Somaglia, Bertonico, Terranova dei Passerini, Castelgerundo y Sanfiorano, en la región de Lombardía  y donde viven cerca de 50.000 personas y se ha convertido en la zona cero de este foco de coronavirus en Italia.

    Hasta el momento, la preocupación principal de las autoridades no es solo la difusión sino encontrar al paciente cero y conocer el origen del contagio en Italia y cómo llegó el virus hasta el país transalpino. “El paciente cero aún no se ha encontrado. Es difícil predecir la propagación”, manifestó la tarde del domingo el director del servicio de Protección Civil, Angelo Borrelli. Italia es, en estos momentos, el cuarto país con el mayor brote de coronavirus por detrás de Corea del Sur, Irán y la propia China.

    TRES MESES DE CÁRCEL POR EL CORONAVIRUS

    Una de las medidas cautelares que ha tomado el Gobierno italiano a última hora del gobierno fue el decreto ley que establecía la prohibición de todas las entradas y salidas de los once puntos críticos, al menos durante los próximos catorce días. Alrededor de 500 agentes de los cuerpos de seguridad del Estado serán desplegados en 43 puntos de control para velar que se cumpla la medida. Aquellas personas que se salten la ley se enfrentarán a penas de tres meses de prisión y 200 euros de multa.

    La finalidad de esta decisión es frenar la transmisión de la enfermedad y aislar al máximo el virus para que no ocurra lo que sucedió la noche del sábado cuando una familia abandonó la zona de cuarentena y se dirigió al sur, una zona en la que apenas se ha tenido constancia de la epidemia.

    “El paciente cero aún no se ha encontrado. Es difícil predecir la propagación”

    En relación con la compra de alimentos y medicamentos, el Ejecutivo italiano ha optado por un sistema similar al utilizado en Wuhan, la ciudad en la que se inició el brote. La población que resida en Italia tendrá que acceder a las tiendas por los denominados ‘pasillos estériles’, vías seguras y controlados por la policía por las que tendrán que transitar con guantes y mascarillas y que únicamente se abrirán los días determinados por las autoridades.

    ESPAÑA AUMENTA LA PREVENCIÓN ANTE LA SITUACIÓN DEL PAÍS VECINO

    Los últimos acontecimientos vividos en Italia han provocado que el Gobierno español haya reaccionado reforzando la prevención en centros sanitarios para la gente que viaja fuera de España. “Es una situación que nos preocupa y tendremos que ver cómo evoluciona”, ha comentado el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, que ha reconocido que la epidemia genera “cierta inquietud” pero que insiste en que no hay motivos de alarma ni “se puede hablar de pandemia a pesar de los nuevos focos de infección”

    Por el momento, España no planea el cierre de fronteras ni restricciones de vuelos o cancelación de actos masivos. “Se tiene  las medidas preparadas, lo que no significa que se tengan que aplicar”, ha añadido Simón. Las actuaciones se resumen a la prevención e información a los viajeros que vayan o regresen de zonas de riesgo para extremar las precauciones, que aún no se han precisado cuáles serán.