viernes, 18 junio 2021 07:32

Vuelve el “nepossismo”: Denuncian que Posse quiere “colocar a sus afines” en un chiringuito

  • Un sindicato ha denunciado presiones por parte de Posse para intentar colocar a afines en un chiringuito.
  • La empresa es Móstoles Desarrollo, un chiringuito público que se dedica a asesorar a vecinos para su entrada en el mundo laboral.
  • Posse tiene una larga lista de personas cercanas a las que ha colocado.
  • La alcaldesa de Móstoles, Noelia Posse, “ha vuelto a las andadas”, según el Partido Popular. El diario ABC ha desvelado un nuevo escándalo que salpica tanto a la polémica regidora del municipio como a su equipo. En este caso, Comisiones Obreras (CC.OO.) ha denunciado las presuntas artimañas de Posse para colocar a sus afines en Móstoles Desarrollo, un chiringuito público que se dedica a asesorar a vecinos para su entrada en el mundo laboral.

    Según las denuncias del sindicato, Posse ha pretendido meter mano en el chiringuito entorpeciendo unas elecciones sindicales. “Se ha paralizado e iniciado uno nuevo debido a la presión ejercida por parte de la gerencia de la empresa sobre la mesa electoral, impugnada por la gerente”, ha denunciado Eduardo Ortega, secretario de organización de la Unión Comarcal Oeste del sindicato. “Han querido boicotear el proceso sindical”, ha asegurado el sindicalista.

    Tal y como denuncian los sindicatos, esas presiones, que venían de arriba, tenían un único y claro objetivo: “colocar” a los “afines” al PSOE. Y más concretamente, a Posse, quien ya se ha visto envuelta en varios casos de nepotismo, además de haberse subido el sueldo a una cantidad que la ha colocado en el Top 10 de los regidores que más cobran de España, a la altura de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, o del de Madrid, José Luis Martínez Almeida.

    [td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”55324″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

    Tal y como denuncian desde CC.OO., creen que este movimiento, aparentemente inocente, es una “maniobra para impedir” que los sindicatos puedan hacer un seguimiento sobre las contrataciones que se realizan desde Móstoles Desarrollo. Básicamente, “con el objetivo de que utilicen a Móstoles Desarrollo para colocar a las personas más próximas” a la propia Noelia Posse, quien quiso formar un equipo muy cercano nada más llegar al poder en mayo del año pasado.

    Ese “boicot” dirigido desde el Ayuntamiento empezó, según denuncian desde el sindicato, el pasado 4 de febrero, cuando de repente recibieron una reclamación de uno de los trabajadores, que resultó ser “un abogado miembro de la Comisión Ejecutiva del PSOE de Móstoles”. Se trata de algo que no es inocente, ya que este abogado del seno socialista se saltó muchos de los trámites burocráticos, además de hacerlo fuera de plazo.

    Esto no ha pasado desapercibido para la oposición, ya acostumbrada a los casos de nepotismo de la alcaldesa. “La alcaldesa de Móstoles, Noelia Posse, vuelve a las andadas”, han publicado desde su cuenta oficial de Twitter.

    NI EL LEROY MERLIN

    La cantidad de enchufes que pesan sobre Noelia Posse la han convertido en una de las alcaldesas socialistas más incómodas para el partido. El ahora delegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Franco, inició una guerra contra la alcaldesa por este asunto que no pudo ganar. Tanto fue así que, a pesar de que el líder del PSM pidió que dimitiera y se alejara del partido, Posse estuvo hace unas semanas en el nombramiento de Franco. Invitada, por supuesto, aunque se mantuvo alejada de la mayoría de dirigentes socialistas porque la sala “estaba muy llena”, tal y como aseguran con insistencia desde su gabinete de prensa.
    Posse colocó a su hermana para llevar las redes sociales del Ayuntamiento, a su tío (como director técnico de deportes), a su expareja y a un amigo íntimo (como gerente del Instituto Municipal de Suelo).
    [td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”57245″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

    La Comisión de Ética del PSOE de Madrid inició una investigación contra Posse tras todas las polémicas, incluida también la de un aumento de sueldo que la convirtió en una de las regidoras que más dinero cobraban del país. Pero todo ha quedado en el aire a pesar de que Franco aseguró que se conocería el resultado de la resolución en cuestión de “días”. Pero sin resultados palpables.