lunes, 21 junio 2021 01:14

Detenida en Chile una cobradora de secuestros virtuales en España

La Policía Nacional ha esclarecido cinco secuestros virtuales que han sido denunciados recientemente en España, cuatro de ellos en Madrid y uno en Sevilla.

En colaboración con la Brigada de Investigaciones Policiales Especiales (BIPE) de la Policía de Investigación de Chile, las autoridades han podido detener a una mujer en Santiago de Chile cuando se disponía a proceder al cobro de 600 euros que procedían del pago realizado por una víctima desde Alcorcón (Madrid).

La rápida actuación policial permitió advertir a la víctima que en realidad se trataba de una estafa. Al mismo tiempo se activaron los diferentes mecanismos de coordinación internacional para informar los hechos a la policía de Chile. De esta manera, el cuerpo policial del país sudamericano pudo arrestar a la mujer cuando se encontraba en el interior de la empresa concesionaria del envío de dinero.

PROTOCOLO CONTRA SECUESTROS VIRTUALES

Los hechos tuvieron lugar el pasado jueves, cuando agentes de la Policía Nacional tuvieron conocimiento de un secuestro virtual acontecido en Alcorcón (Madrid).

Los agentes de la comisaría de la localidad madrileña activaron el correspondiente protocolo contra este tipo de delitos. Gracias a él se pudo confirmar que se había llevado a cabo el pago de 600 euros a través de una concesionaria de envío de dinero. En ese momento se realizaron de manera inmediata las gestiones para paralizar el pago y así recuperar el importe económico.

Al mismo tiempo que se realizaban las gestiones se comunicó a la víctima que el secuestro no era real. En realidad, estaba siendo víctima de una estafa.

En ese momento se iniciaron las correspondientes gestiones con la BIPE de Chile, con el objetivo de establecer un dispositivo de vigilancia y control. De esta forma se podría hacer un cerco en torno a los posibles lugares en los que se podría buscar el cobro de la cantidad transferida desde España.

En Chile, la policía sospechó de una mujer que estaba en las cercanías de una oficina de cobro. Esta recibía y enviaba constantemente mensajes mediante su teléfono móvil. Posteriormente fue detenida cuando se disponía a cobrar el dinero enviado desde España.

Tras haber intercambiado información entre las policías de ambos países se han podido esclarecer cinco secuestros virtuales. Estos fueron denunciados recientemente en Madrid (4) y Sevilla, con un importe total estafado de 2.300 euros.

DINERO RÁPIDO

Según informa la Policía Nacional, en esta época del año existe un repunte de las llamadas extorsivas procedentes, en su mayoría, del interior de centros penitenciarios de Chile. Las características de estas llamadas son las de generar sorpresa y un bloqueo emocional en la víctima, aprovechándose del estado de angustia que provocan.

Por lo general se trata de llamadas que son completamente inesperadas por las víctimas, que las reciben con números ocultos o con prefijo del extranjero. En las llamadas los delincuentes buscan generar la máxima angustia posible, siendo muy directos y agresivos. De hecho, pueden llegar a poner al teléfono a terceras personas que simulan gritos y lloros de las supuestas víctimas. De esta forma provocan un bloqueo emocional que lleva a las víctimas a abonar el dinero con rapidez.

Otra de las estrategias habituales de estos estafadores es la de, además de generar preocupación y nerviosismo en esta, mantener el mayor tiempo posible la llamada. De esta forma evitan que la víctima pueda colgar y avisar a la Policía. Así les puede enviar el dinero, principalmente a través de empresas dedicadas especialmente a ello, sin que la intervención policial frene la estafa.

Una mujer es detenida en Chile cuando iba a cobrar el dinero de secuestros virtuales cometidos sobre víctimas españolas
La rápida actuación policial permitió asesorar a la víctima e informarle de que era una estafa, además de hacer posible que recuperase su dinero.

130 SECUESTROS VIRTUALES EN ESPAÑA EN 2019

Durante el año 2019, los investigadores de la Sección de Secuestros y Extorsiones de la Policía Nacional tuvieron que hacer frente a un total de 130 secuestros virtuales en España.

La mayor parte de estos tuvieron lugar en Madrid, Valencia, Zaragoza y Cantabria. En 107 de ellos se interpuso denuncia, en 5 se llegó a pagar el dinero demandado por los estafadores y en dos casos se pudo recuperar el dinero.

La Policía Nacional tiene establecidos protocolos de actuación para aquellos casos en los que se denuncie un intento de secuestro virtual. No obstante, a través de su campaña #NoEsReal trata de advertir a la población para evitar que se puedan convertir en víctimas de este tipo de extorsiones.

Para ello se insiste en que se desconfíe de las llamadas en las que se indique que se ha secuestrado a un familiar, aunque de fondo se escuchen voces o se ponga otra persona al teléfono. Se debe mantener la calma ante la presión que pueda ejercer el supuesto secuestrador, que tratará de generar un bloqueo emocional mediante la violencia verbal.

Se debe comprobar la información que está aportando el falso secuestrador y no realizar ningún pago. Este tipo de criminales exigen un pago rápido para que a la víctima no le dé tiempo a localizar al familiar. Tampoco se deben facilitar datos personales ni ponerlos a disposición de otras personas en las redes sociales.

Se recomienda poner la situación en conocimiento de la Policía Nacional (091). Además, si es posible, es aconsejable localizar al falso secuestrador por otra línea y grabar la llamada. Estas pistas pueden ser claves para su identificación y detención.

SE MULTIPLICAN LOS SECUESTROS VIRTUALES

A lo largo de los últimos años se ha experimentado un notable crecimiento de los secuestros virtuales. En gran parte, se debe al uso de las redes sociales, una fuente de información muy interesante para las mafias y criminales.

A través de este tipo de plataformas, las mafias consiguen obtener datos de sus potenciales víctimas. Esto hace que puedan fingir secuestros y así ponerse en contacto con familiares de estos para solicitar el pago de un rescate a cambio de su supuesta liberación.

En función del criminal la cuantía económica a solicitar por la liberación de la supuesta persona raptada puede variar considerablemente. En algunos casos, la petición económica llega a situarse en torno a los 3.000 euros. No obstante, por lo general suele ser inferior, ya que se busca dinero rápido y sin que la víctima tenga excesivas dificultades para poder hacer frente al pago de la misma.

Por este motivo se recomienda tener cuidado con los datos expuestos en las redes sociales. Hay quienes publican lo que van a hacer al día siguiente o el viaje que van a realizar ese mismo día, por ejemplo. Esta es una buena información para los delincuentes, que se aprovecharán de esta información para dar apariencia de credibilidad al supuesto secuestro.