domingo, 13 junio 2021 19:36

Cae un grupo que estafó más de 175.000 euros a empresas y financieras

La Policía Nacional ha desarticulado una organización criminal dedicada a estafar a empresas y financieras, habiendo defraudado más de 175.000 euros. Para ello, los tres detenidos que integraban el grupo criminal, recurrían a la compra de productos electrónicos de gran valor, empleando para ello documentación falsa. En estos pedidos suplantaban la identidad de los representantes de diferentes sociedades para simular la compra de los mismos.

A los tres arrestados se les acusa de presuntos delitos de estafa, falsedad documental y usurpación de estado civil. A través de su actividad criminal lograron obtener grandes beneficios económicos, recurriendo para ello a métodos sumamente cuidados. De hecho, los investigadores pudieron comprobar que se trata de una organización con un alto grado de especialización.

La investigación policial comenzó a mediados del pasado mes de enero. Por aquel entonces, el responsable de un concesionario de coches denunció la recepción de diferentes productos electrónicos de importante valor sin haberlos adquirido. Ante esta situación los agentes se centraron en la localización e identificación de los responsables de haber suplantado la identidad de la empresa para la realización de ese pedido.

Tras haber realizado realizado las correspondientes pesquisas, los agentes de la Policía Nacional pudieron comprobar que la empresa proveedora de los productos había realizado otros once pedidos fraudulentos. La suma de estos, junto al realizado al concesionario, suma un perjuicio total que supera los 175.000 euros. No obstante, la investigación continúa abierta y la Policía Nacional no descarta que esta cifra aumente.

FALSIFICACIÓN DE PEDIDOS DE EMPRESAS Y FINANCIERAS

Desde la Policía Nacional se ha destacado el elevado grado de especialización que poseían los integrantes del grupo criminal. Ellos eran capaces de falsificar documentos notariales y documentos de identidad a nombre de los titulares reales de las empresas.

La excelente calidad de dichos documentos hizo que las entidades financieras los considerasen totalmente válidos. Por ello autorizaban las ventas, lo que hacia que se perpetrase un engaño también sobre las empresas proveedoras.

Para tratar de evitar el posible rastreo policial y no levantar sospechas, el grupo criminal hacía uso de diferentes números de teléfono. Estos habían sido dados de alta empleando documentación falsa, de manera que se dificultaba el poder localizar a los autores. Además, también crearon varias cuentas de correo electrónico que simulaban ser las oficiales de las empresas, de manera que lograban dar una apariencia de mayor credibilidad a la estafa.

Asimismo, como medida de seguridad, pocos días después de haber hecho uso tanto de los números de teléfono como de las direcciones de e-mail, los desechaban para evitar su posible rastreo y localización.

TRES DETENIDOS

A principios del pasado mes de febrero, una vez recabada toda la información necesaria, se inició un dispositivo enfocado a la localización de los responsables de la trama criminal en varias de las direcciones de entrega de efectos. Gracias a él se pudo detener a los tres integrantes de la banda delictiva.

Desde las Fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado (España) se ha destacado que ha sido un operativo que ha exigido de un gran esfuerzo policial. Esto es debido a que los productos eran enviados a los domicilios sociales de las empresas en un primer momento, pero posteriormente los delincuentes acostumbraban a llamar, en el último momento, a los repartidores para cambiar la dirección de entrega. De esta forma se aseguraban que podían recibir los paquetes sin ser identificados.

En este caso los efectos se entregaron en diferentes localidades de la Comunidad de Madrid, tales como Alcalá de Henares o Torrejón de Ardoz, entre otras. Además, los efectos adquiridos por el grupo delictivo han llegado hasta Marruecos y Francia. A estos países fueron vendidos los dispositivos y equipos adquiridos de forma fraudulenta a través de la estafa cometida a diversos proveedores.

La Policía detiene un grupo criminal dedicado a estafar a empresas y financieras
La organización criminal, que contenía con un alto grado de especialización, realizó numerosos pedidos fraudulentos.

ESTAFA A EMPRESAS PARA LA COMPRA DE MÓVILES Y ORDENADORES

Los integrantes del grupo criminal financiaban la compra de ordenadores y dispositivos móviles de alta gama, los cuales posteriormente vendían a particulares. Esta actividad les permitía obtener grandes beneficios económicos sin pagar nada a las entidades financieras, ya que aportaban cuentas bancarias y domicilios falsos.

Los investigadores pudieron confirmar que algunos de los productos que fueron adquiridos de manera fraudulenta se encuentran en la actualidad en Francia y Marruecos. A estos países fueron exportados poco tiempo después de haber sido comprados mediante la estafa que ha supuesto la detención de los integrantes del grupo criminal.

Los arrestados controlaban la organización delictiva mediante sus dispositivos móviles, los cuales fueron intervenidos en el momento de la detención. A través de ellos se pudo comprobar que los miembros de la organización realizaban las estafas a empresas y financieras. Tras analizarlos se pudieron hallar numerosos indicios e información relevante para los investigadores.

Tras la detención de estas tres personas la investigación continúa abierta. La Policía Nacional estudia la numerosa documentación incautada y no descarta que puedan aparecer nuevos engaños que hagan que la cantidad total defraudada se incremente.

ESTAFA Y FALSEDAD DOCUMENTAL

En muchas ocasiones el engaño que supone una estafa requiere del uso de documentos falsos. Estos son necesarios para que la artimaña perpetrada por el autor de la misma pueda realizarse de forma exitosa.

Por ello, de acuerdo a la ley deben distinguirse los casos en función del tipo de documento falseado para llevar a cabo la estafa. En el caso de que se trate de documentos públicos, mercantiles u oficiales se pueden distinguir principalmente dos tipos de delitos de estafa.

Por un lado se encuentra un primer delito que corresponde al tipo básico de estafa, que conlleva una pena de prisión de 6 meses a 3 años. Por otro lado, si esta falsedad la realiza un funcionario público, la pena de prisión es de 3 a 6 años, multa de 6 a 24 meses e inhabilitación especial de 2 a 6 años.

Si se falsean documentos privados, se estima que, por norma general, la estafa absorbe a la falsedad. Esto se debe al principio de consunción, aunque también podría responder por un delito de falsedad de documento privado, si este conllevase una mayor pena, de acuerdo al principio de alternatividad.

En este caso, los tres detenidos por estafar más de 175.000 euros a empresas y financieras deberán responder ante tres delitos. Se les imputan delitos de estafa y falsedad documental, así como por usurpación de estado civil.