viernes, 24 septiembre 2021 14:47

El Rey renuncia a su herencia y deja señalado a Juan Carlos al retirarle su asignación

  • Esto ocurre tras saberse que Felipe VI era beneficiario de una sociedad offshore del rey emérito.
  • La Fiscalía suiza investiga además si hubo una comisión de 100 millones de euros para Don Juan Carlos por parte del rey de Arabia Saudí.
  • El Rey ha recordado que la corona tiene el compromiso de ser honesta y transparente.
  • Lo polémicos negocios de Don Juan Carlos de Borbón no dejan de traer dolores de cabeza a la Casa Real.El Rey Felipe VI ha dado un paso adelante y se ha desmarcado de las obras de su Don Juan Carlos. Se ha desvinculado de los fondos abiertos, ha renunciado a la herencia que proviene de su padre, a todo su dinero, y le ha retirado la asignación salarial con la que contaba hasta ahora, la cual venía íntegramente de las arcas públicas. Con esta decisión, Felipe VI quiere romper con todos los negocios turbios de su padre.

    Todo este asunto le estalló a la Casa Real con una información del diario inglés The Telegraph, en la que se aseguraba que el Rey de España aparecía como segundo beneficiario de una fundación offshore cuyo titular era el rey emérito. El rey de Arabia había realizado presuntamente una donación de 65 millones de euros a esa fundación, llamada Lucum, dinero que debería haber ido a parar a los bolsillos del Rey.

    En estas circunstancias, el rey Felipe VI ha renunciado a toda la herencia que le correspondería de su padredon Juan Carlos, así como a cualquier activo o inversión que esté bañada de la polémica que se ha conocido recientemente.

    [td_block_11 custom_title=»» separator=»» post_ids=»53325″ limit=»1″ css=».vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}» tdc_css=»»]

    Según informan desde la Casa Real,  no tenían conocimiento, «participación o responsabilidad alguna en los presuntos hechos que mencionaba, -por lo que carecía de toda justificación lícita su involucración en los mismos-, ni designaría representante legal para iniciar negociación alguna con el citado despacho de Abogados sobre los hechos descritos», según han detallado en un comunicado oficial.

    A todo esto hay que añadir que los fiscales suizos están investigando si hubo una comisión de 100 millones de euros para Don Juan Carlos por parte del rey de Arabia Saudí por la construcción del AVE a La Meca, algo que añade más polémica a los negocios que el rey emérito mantuvo en Arabia Saudí, un país muy criticado por algunos sectores por no respetar los derechos humanos. De esa famosa comisión el rey habría hecho en 2012 esa supuesta donación de 65 millones de euros a su amiga entrañable Corinna zu-Sayn-Wittgenstein, tal y como ha explicado el abogado de ésta.

    El mensaje del Rey es contundente y un dardo envenenado para su padre. “La Corona debe (…) velar por la dignidad de la Institución, preservar su prestigio y observar una conducta íntegra, honesta y transparente», ha recordado en el comunicado oficial. «Que en coherencia con las palabras pronunciadas en su discurso de proclamación y con la finalidad de preservar la ejemplaridad de la Corona, S.M. el Rey quiere que sea conocido públicamente que S.M. el Rey Don Juan Carlos tiene conocimiento de su decisión de renunciar a la herencia de Don Juan Carlos», continúa.

    [td_block_11 custom_title=»» separator=»» post_ids=»51581″ limit=»1″ css=».vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}» tdc_css=»»]

    Sin embargo, la fundación que ha motivado a Felipe VI para renunciar a su herencia no es el único caso polémico que coquetea con sociedades offshore que salpica a su padre. Tal y como informó el periódico El País, Don Juan Carlos también figura como tercer beneficiario de otra fundación llamada Zagatka, cuyo propietario es Álvaro de Orleans-Borbón y desde la cual se habrían pagado aviones privados al rey emérito.

    «En relación con las noticias aparecidas en el día de hoy sobre la entidad denominada “Fundación Zagatka”, Su Majestad el Rey desconoce por completo totalmente y a día de hoy su supuesta designación como beneficiario de dicha Fundación», han detallado en el comunicado.

    Todos estos casos, algunos de ellos aún por explotar, han motivado al Rey a lanzar un comunicado que le libera o desvincula de su padre y de todos sus negocios en un afán de limpiar la imagen de la monarquía. Quizás por eso ha tenido otro gesto que no ha pasado desapercibido para el país, que es el de quitarle a su padre todos y cada uno de los euros públicos que iban a parar a su bolsillo.