jueves, 24 junio 2021 00:04

PP y Ciudadanos se suman a los holandeses y votan no a mutualizar la deuda

  • La derecha europea ha tumbado una iniciativa de Los Verdes que pedía mutualizar la deuda por el coronavirus.
  • Podemos critica que los coronabonos no son una cuestión de países, sino ideológica.
  • La UE sí que apoya la idea de emitir "bonos de recuperación" por la crisis.
  • Es un argumento sencillo. ¿Por qué tengo que asumir la reparación de los platos rotos de otros países? Y en él se han apoyado todos los partidos de la derecha europea para votar no a la mutualización de la deuda, es decir, a que el coste de las grandes inversiones que hará Europa para reconstruir los países más afectados por el coronavirus se reparta por igual entre todos los miembros de la Unión. Lo que se pensaba que era una diferencia entre los países del norte de la UE (menos afectados) y los del sur era un combate más entre el progresismo y los liberales. Entre la izquierda y la derecha. Y la derecha se ha impuesto y ha votado no.

    En una enmienda propuesta por el grupo parlamentario europeo de Los Verdes que proponía que “una parte sustancial” de la deuda europea que se emitiese para financiar la reconstrucción económica fuese mutualizada, la derecha ha dicho no. No se han dividido por países, sino por ideología, algo que desde Unidas Podemos y desde el PSOE se ve con cierta preocupación, pues incluso dentro del PP y de Ciudadanos hay quienes compran ese argumento que impedirá que el coste de la deuda recaiga sobre todos.

    Parece una medida progresista, pero el Parlamento Europeo ha dicho no a la enmienda. Es cierto que ha habido algún que otro tránsfuga dentro del grupo popular, pero en general la apisonadora liberal se ha puesto de acuerdo para comprar el argumento de que los países que han gestionado bien la crisis no tienen por qué pagar los platos rotos de quien no lo ha hecho tan bien como ellos.

    [td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”102871″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

    Es por eso que mientras que los socialistas y los ecologistas han dicho sí a la mutualización de la deuda, el resto ha dicho no. Sin embargo, no todas las lecturas de este proceso de votación de una enmienda que tuvo lugar el pasado viernes son negativas. La UE ha aprobado un gran plan de inversiones para recuperar la economía de los países que la componen. Se invertirán grandes cantidades de dinero y se ha aceptado muchas demandas de los países del sur de la unión.

    Europa acepta la premisa de que se emitan lo que se conoce como “bonos de recuperación” en los que se invertirá en total medio billón de euros. En referencia a los eurodiputados españoles, lo esperado. Apoyaron la enmienda de Los Verdes, el PSOE, Unidas Podemos, ERC y PNV, mientras que el Partido Popular y Ciudadanos votaron en contra. Los representantes de Junts se abstuvieron. Lo curioso es que los socialistas alemanes u holandeses han votado a favor, por lo que los coronabonos se ha convertido en una realidad ideológica y no de intereses de países.

    Es representativo porque hasta hace poco los países del norte, o al menos sus gobiernos se habían desecho en críticas hacia lo que consideraban un ataque a su soberanía. No entendían que tuvieran que asumir parte de la deuda para pagar los platos rotos de una gestión nefasta como la llevada a cabo por países como Italia o España. Y ahora Pablo Casado e Inés Arrimadas se han sumado al voto de aquellos que decían que España debía ser inspeccionada por cómo realizó la gestión de la crisis del coronavirus.