No dejar las mascarillas al sol y otras claves para no dañar tu salud

Con todo lo relacionado con el coronavirus, vivimos en una constante actualización. Es una situación excepcional, única y desconocida en nuestros tiempos y muchas cosas se están aprendiendo sobre la marcha. Por otra parte, estamos sometidos a un exceso de información, sobre todo en internet, donde proliferan los bulos, las fake news, o los datos sin contrastar y sin validez. Total, que al final no sabemos lo que es verdad y lo que es mentira. Esto mismo está ocurriendo con las mascarillas, un elemento aparentemente simple pero que está provocando un montón de quebraderos de cabeza.

BACTERIAS

Otro motivo que apuntan los expertos para desaconsejar totalmente su reutilización, es el cúmulo de bacterias que se produce en su interior. La piel suele estar llena de bacterias y la mascarilla está en contacto continuo con la cara. Además se manipula y se hace un mal uso de ella, se retira hacia la barbilla o la frente, se deja en cualquier sitio, o hay quien se la ata al brazo para ponérsela más tarde. De esta manera las bacterias se van acumulando cada vez en mayor cantidad y al ponernos la mascarilla sobre la boca y la nariz, pasan a estar en contacto con las vías respiratorias.

Una de estas bacterias es el estafilococo, que es responsable de las infecciones que se derivan de gripes o resfriados. Una persona que acabe de superar la covid-19 puede ser especialmente vulnerable a esta bacteria que afecta al aparato respiratorio y lo peor, es que es inmune a los antibióticos. Así que de nuevo, reutilizar la mascarilla puede ser muy mala idea.  

mascarillas usos Moncloa