No dejar las mascarillas al sol y otras claves para no dañar tu salud

Con todo lo relacionado con el coronavirus, vivimos en una constante actualización. Es una situación excepcional, única y desconocida en nuestros tiempos y muchas cosas se están aprendiendo sobre la marcha. Por otra parte, estamos sometidos a un exceso de información, sobre todo en internet, donde proliferan los bulos, las fake news, o los datos sin contrastar y sin validez. Total, que al final no sabemos lo que es verdad y lo que es mentira. Esto mismo está ocurriendo con las mascarillas, un elemento aparentemente simple pero que está provocando un montón de quebraderos de cabeza.

¿CÓMO HACER LAS COSAS BIEN?

Para evitar cualquier tipo de riesgo y que la mascarilla sirva para el uso que se le pretende dar, simplemente hay que seguir las recomendaciones que se nos han dado sobre la forma de manipularla. Es decir, lavarnos las manos antes y después, tocarla solo por las gomas y guardarla en un sobre de papel cuando no la vayamos a usar. El otro punto importante es utilizarlas el tiempo que indica el fabricante: unas cuatro horas las mascarillas higiénicas y alrededor de ocho las FFP2. Ni nos hemos decantado por las de tela, debemos tener varias unidades para ir cambiándolas con frecuencia mientras lavamos las usadas (con detergente normal, al menos a 60ºC).