martes, 19 enero 2021 13:57

Casado apuntilla España Suma para alegría de Abascal

  • El Partido Popular ha desechado definitivamente el proyecto España Suma.
  • La decisión de Cs de abrirse a negociar con el Gobierno central molestó a Casado.
  • Vox se frota las manos por la guerra por el centro entre PP y Arrimadas.
  • Partido Popular sumó 10,8 millones de votos en el triunfo por mayoría absoluta de Mariano Rajoy. Su sucesor al frente del partido, Pablo Casado, logró tan solo 4,3 millones en las elecciones de noviembre de 2019.

    ¿Dónde están los 5,5 millones que se fugaron para no volver a causa del desgaste de Rajoy, la corrupción y el discurso bronco de Casado tras ganar las primarias del PP? La respuesta nos lleva hasta Vox y Ciudadanos.

    ADIÓS AL PACTO CON CIUDADANOS

    Casado, consciente de que tiene que eliminarse rivales en el centro-derecha si quiere tener siquiera posibilidades de desalojar a Pedro Sánchez de La Moncloa, intentó hace unos meses el cortejo de Ciudadanos mediante una serie de acuerdos.

    Lo cierto es que solo cuajó un pacto para acudir juntos a las elecciones. Fue este verano en Euskadi y la lista Vascos Suma se estrelló con estrépito para enfado del PP en el País Vasco, que vio con recelos que un ‘partido fantasma’ en el norte se hiciera con dos de los seis diputados obtenidos.

    Esta derrota pública del casadismo se produjo la misma noche en la que el PP logró una sobresaliente mayoría absoluta en Galicia de la mano de Alberto Núñez Feijóo, que rechazó unirse con Cs y salió ganando.

    El remate a España Suma lo provocaron la decisión de Ciudadanos de negociar los Presupuestos Generales del Estado con el Gobierno de España integrado por PSOE y Unidas Podemos, y la creencia entre los sociólogos de cabecera de Génova 13 de que Inés Arrimadas podría convertirse en extraparlamentaria si no acepta un acuerdo a la baja con Casado.

    OTRA ETAPA PARA CASADO

    Pablo Casado explicó hace unos días que el PP ha entrado en una nueva etapa política: “He intentado en el último año hacer una alianza de constitucionalistas del centro y la derecha, con esa España Suma que rechazaron tanto Ciudadanos como Vox, y creo que estamos en otra etapa”.

    El giro centrista del PP parece hacer feliz a Santiago Abascal, distanciado de Pablo Casado desde que el líder de la oposición rechazara con cajas destempladas apoyar la moción de censura que presentó contra Pedro Sánchez.

    AGUIRRE CONTRA EL DIVORCIO DE CASADO Y ABASCAL

    No alegra esta ruptura a Esperanza Aguirre, que asegura que “Casado y Abascal tienen que unirse, por supuesto que sí. Es cierto que ha habido problemas, uno, nos ha llamado derechita cobarde, y el otro, ha lanzado ataques personales que no son correctos en absoluto. Pero los dos tienen principios y valores que comparten muchos españoles y son dos patriotas”.

    “Abascal tenía que haber hablado con Casado antes de presentar la moción de censura. Me parecieron mal no, muy mal, los ataques de Casado a Santiago Abascal. Los dos son dos personas de principios y valores y además son dos patriotas por lo que tendrán que hacer los esfuerzos necesarios para unirse”, añadió.

    La expresidenta autonómica hizo un llamamiento general “a todos aquellos que quieren defender nuestra democracia liberal y esos son también asociaciones cívicas, los que Felipe González ha llamado huérfanos de la socialdemocracia y socialistas que no están de acuerdo con el sanchismo”.

    DUELO EN CATALUÑA

    El devenir del futuro del centro-derecha español lo marcará en parte la próxima cita electoral: Cataluña. En esta comunidad se prevé una caída espectacular de Ciudadanos, que apostará por un hombre cercano al PP, Carlos Carrizosa, en vez de hacerlo por la persona que ganó las primarias, Lorena Roldán.

    El PP se frota las manos ante la caída naranja, pero también es cierto que el partido que en Cataluña lidera Alejandro Fernández tiene cierto temor por un posible sorpasso de Vox con Ignacio Garriga al frente.