domingo, 13 junio 2021 23:47

Unidas Podemos carga contra el Cosmopolitan de 1995: “Nos enseñaban a ser violadas”

Sí, estamos en pleno revisionismo histórico. En todos los órdenes. También en el periodístico. Si, además, se pone el foco en los feminismos, todo se magnifica. Así ha ocurrido con la última movilización en redes de la órbita de Unidas Podemos. Una supuesta feminista antifascista ha cargado contra una publicación del Cosmopolitan ¡de 1995! por ser un alegato a la violación consentida. “Nos enseñaban a ser violadas” ha publicado en su cuenta de Twitter, apelando con menciones a ardientes feministas como Leticia Dolera. La directora de cine y feminista consumada ni siquiera ha respondido a la provocación. ¿Hasta dónde llegará el revisionismo histórico?

Dada la fecha de publicación, muchos han mostrado su extrañeza y se han barruntado que podría incluso ser una inocentada. Siguiendo el hilo de otras publicaciones de la usuaria, no sería extraño que fuera una publicación seria, indignada, contra una de las revistas que primero habló de la sexualidad femenina con total libertad.

Lo curioso de este caso es que la mayoría de respuestas, pocas, a ese desafortunado ataque de una seguidora de las políticas feministas de Unidas Podemos, remarcan el hecho que comenta, que, por otra parte, no aparece en ningún momento en el fragmento compartido (únicamente el titular). A partir de ahí, la ‘denunciante’ organiza todo un argumentario propio de los extremismos feministas que se alimentan de las políticas de Igualdad del ministerio de Irene Montero: Si no te apetece pero cedes, ¿es violación? Algunas incluso han solicitado el nombre de la redactora, seguro que con fines poco cariñosos.

A nivel jurídico, violación o agresión sexual se entiende como “el que atentare contra la libertad sexual de otra persona, utilizando violencia o intimidación, cuando consista en acceso carnal por vía vaginal, anal o bucal, o introducción de miembros corporales u objetos por alguna de las dos primeras vías, el responsable será castigado como reo de violación”.

Desconocemos el contenido explícito de la pieza, puesto que no se ha compartido íntegra, que sería lo justo para la imagen de la propia revista, precisamente una de las pioneras en la liberación sexual femenina.

COSMOPOLITAN, UNA REVISTA FEMENINA, FEMINISTA Y ABIERTA

Cosmopolitan se define a sí misma como una revista para las chicas plena, atrevida, creativa y sexy. En sus páginas, desde los años sesenta se habla tanto de sexo y sexualidad femenina como de pareja, moda, belleza, trabajo, o salud. Cosmopolitan se convirtió en una descubridora pública de la sexualidad de la mujer, abordando todos y cada uno de los temas y aristas del sexo y la mujer. En sus páginas, las mujeres conocieron por primera vez la existencia de pastillas anticonceptivas y se concienciaron de la libertad de la que deben gozar para con su cuerpo. Lo mismo que defienden los feminismos de la órbita de Unidas Podemos. De ahí que llame tanto la atención su encono por la temática.

Desde que Brown se hiciera con los remos de Cosmopolitan, dejó de ser una revista familiar y se especializó como revista femenina y feminista. Su objetivo pasaba por que las chicas tuvieran una manera más plena de vivir su sexualidad y su vida afectiva, con libertad y conciencia. Cosmopolitan mostró a la sociedad y a las féminas que la mujer tenía deseos sexuales y una vida propia más allá del matrimonio y los hijos. Seguro que esto lo aprueban las mujeres de Unidas Podemos.

HELEN GURLEY BROWN, LA FEMINISTA QUE HA ATACADO UNIDAS PODEMOS

La artífice de este cambio, editorial y social, fue la editora Helen Gurley Brown, quien se hizo con la dirección de la revista en los años sesenta y cambió por completo su cara. Feminista y gran defensora de la libertad sexual ya en los años 60, cuando todo esto era un tabú, trabajó para que la mujer pudiera hacer suyo de forma pública y sin temor a las tres grandes fuerzas: “amor, sexo y dinero”. En su haber, la revolución sexual que supuso la Cosmo. Hubo un tiempo que solo las más feministas y valientes leían, casi siempre a escondidas, la Cosmopolitan. Ahora los feminismos que alientan las políticas de Unidas Podemos atacan sin razón y con doble moral a quienes sentaron las bases para que ellos puedan hablar hoy con libertad.

COSMO HOY SIGUE IGUAL DE FEMINISTA, A PESAR DE LAS ULTRAS DE PODEMOS

A pesar de las quejas de las feministas de la órbita de Unidas Podemos y el Ministerio de Igualdad, Cosmopolitan continua con su dinámica de hablar de la sexualidad femenina desde el punto de vista de la mujer, abriendo sus páginas y contenidos a las mujeres de hoy.