viernes, 16 abril 2021 05:12

Cuatro consejos para exprimir al máximo la cámara de tu móvil

La telefonía móvil ha ido creciendo a pasos agigantados y al día de hoy un teléfono nos sirve para mucho más que llamar o enviar mensajes. El Sony Ericsson K800i fue el primer teléfono móvil con cámara fotográfica. Su lanzamiento fue en 1997 y la resolución de su cámara era de apenas 3.2 megapíxeles. Pero desde aquel entonces ha corrido mucha agua debajo del puente y actualmente existen maravillas como el Iphone 11, cuyo objetivo es de 12 megapíxeles, o como el Samsung Galaxy Note que posee 16 megapixeles.

Cámara frontal y cámara trasera. Los últimos teléfonos móviles tienen en sus cámaras funciones realmente impresionantes y en muchas ocasiones no sabemos utilizarlas. A veces limitamos su uso a un simple selfie para compartir en Instagram o a una foto para enviar por Whatsapp. Pero lo que probablemente no sepas es que si actualizas tu sistema operativo regularmente (sea iOS o Android) lograrás videos y fotos que tranquilamente podrían ser tomadas por un profesional. En este artículo te daremos 4 consejos para explotar al máximo todo el potencial de la cámara de tu móvil. Es realmente mucho mejor de lo que a menudo pensamos.

No abusar del flash ni del zoom de tu cámara

Como ya hemos dicho, hacer excelentes fotos con el móvil es posible. No obstante, nunca serán iguales a las que puede tomar una cámara réflex profesional. Pero no todos disponemos de una máquina de ese tipo, y si la tenemos hay muchos sitios a los cuáles no es práctica llevarla. Por eso recurrimos a un dispositivo pequeño y ligero como lo es el móvil. Cuando vamos a tomar una fotografía con él primero es importante identificar factores externos como las condiciones lumínicas o la distancia a la que estamos del objetivo.

Una vez analizadas la luz y la distancia, debemos tomar la decisión de utilizar o no el zoom y el flash. Saber usarlos es fundamental para lograr una imagen de calidad. Si prescindes de ambos mucho mejor. El flash es muy bueno como linterna, pero nada más. Una foto tomada con flash distorsiona completamente la realidad. Además de alterar por completo la luminosidad real de la escena, suele ocasionar el odioso efecto de los ojos rojos en personas. El zoom de la cámara del móvil tampoco aporta nada bueno. Provoca es una pérdida de calidad notoria en la imagen. Por lo tanto, intenta utilizarlos solamente cuando no te quede otra opción.