martes, 2 marzo 2021 12:11

Los motivos por los que el yoga te va a ayudar a mejorar tu vida sexual

El yoga es una de las actividades de moda. Su disciplina ha ayudado a millones de personas a conectar consigo mismas mientras le aportan beneficios a su cuerpo. Además, varios estudios demuestras que no solo contribuye a mejorar nuestra salud física y mental, sino que también contribuye a mejorar la vida sexual. Todo ello hacen de esta una práctica que debemos instaurar en nuestro día a día.

Cada vez son más las personas que se animan a llevarlo a cabo. Muchos deportistas, antes de su sesión de entrenamiento, despiertan cada mañana haciendo yoga. Esto hace que su mente se despeje y esté más conectada con su yo interior. También ayuda a que la flexibilidad sea mayor, mejorando el deporte que venga después.

Si tú también quieres una ayuda, descubre los motivos por los que el yoga te va a ayudar a mejorar tu vida sexual.

El yoga te ayuda a reconectar con tu cuerpo

yoga cuerpo

Uno de los principales beneficios del yoga, y que también encontramos en otras disciplinas, como cualquier tipo de deporte, es que nos ayuda a crear una conexión fuerte con nuestro cuerpo. No solo se trata de llevar a cabo posturas complicadas o relajantes, sino que su objetivo principal es que conectemos con el yo interior. De este modo, nos ayuda a unir el cuerpo, la mente y el espíritu. Así, nos olvidamos del estrés y los problemas del día a día, por lo que desarrollamos una mayor capacidad de sentir placer. Es decir, despertamos nuestra líbido de forma natural.

Gracias a la práctica de esta disciplina, que podemos considerar como deporte, también aumenta nuestra energía. Este es otro de los grandes beneficios de llevarlo a cabo, pues también cuenta con una relación directa con nuestra líbido. Cuando estamos tristes, ansiosos o preocupados, estos sentimientos nos absorben la energía vital. Sin embargo, practicando yoga, podremos volver a aumentar los niveles de la misma.

Aunque la estética no lo es todo también es una de las cosas más importantes a la hora de disfrutar del sexo. Practicar este disciplina hará que nos reconciliemos con nuestro físico y nos volvamos a sentir deseables. La razón es que nos hará ganar tonificación y fuerza, estilizando nuestra figura de forma natural. Además, nos sentiremos mejor con nosotros mismos y terminaremos amando y respetando nuestro cuerpo.

Beneficios físicos y también mentales

beneficios

Ya hemos visto que el yoga aporta una gran cantidad de beneficios a nuestra vida sexual, pero no son los únicos. Llevar a cabo esta disciplina también terminará con nuestros bloqueos emocionales. Hay muchos momentos en los que salen los miedos o las inseguridades. Si a esto le sumamos el estrés, nuestra líbido podría descender hasta límites insospechados.

Gracias a la práctica de este deporte, experimentaremos una liberación tanto mental como física. Esto está muy relacionado con las asanas. Es decir, el control de la respiración, así como la meditación. Ambos conceptos nos pueden ayudar a gestionar las situaciones de ansiedad, consiguiendo liberando de las emociones que sentimos. En definitiva, desbloque nuestra mente y nuestro cuerpo, por lo que aumentará el deseo sexual.

Pero no solo nos aporta beneficios mentales. Una de las cosas que más notamos cuando comenzamos a practicarlo es la mejora de la circulación. Y es que los problemas cardiovasculares son grandes enemigos en el plano sexual, sobre todo en los hombres. Gracias a las posiciones invertidas de yoga, activaremos y mejoraremos la circulación, así como la oxigenación de tejidos, órganos y el sistema reproductor. Aumentará nuestro placer.

Tu suelo pélvico se fortalece gracias al yoga

yoga suelo pelvico

Para las mujeres, uno de los beneficios principales es conseguir un refuerzo en el suelo pélvico. Este puede ir perdiendo su tono debido a muchos factores, como la edad, los embarazos o los partos. Cuando la musculatura pélvica pierde su tono, notaremos cómo se reduce también la sensación de placer durante el sexo. Esto puede convertirse en un problema grave, sobre todo, si no sabemos cómo fortalecerlo de forma efectiva.

Gracias al yoga, podremos hacerlo de manera natural y concienciada. Además, practicando esta disciplina, también estaremos creando conciencia sobre la zona. Es decir, conoceremos dónde se encuentra y cómo ayudarla a recuperarse. Existen posturas concretas, como el trabajo de las bandhas o Mula Bandha, que fortalecen de forma específica esta musculatura.

Como ya hemos mencionado de forma anterior, los diversos ejercicios y posturas que llevaremos a cabo contribuirán a mejorar nuestra flexibilidad, pero también la resistencia. De este modo, nos sentiremos mucho más cómodos y también más hábiles. Si lo extrapolamos al plano sexual, esto hará que disfrutemos mucho más en la cama. Existen algunos métodos, como las asanas para la cadera y genitales, con los que descubriremos de nuevo estas zonas tan importantes.

Conectas con tu pareja como nunca antes

conexion pareja

Los beneficios de practicar yoga no solo los vemos a nivel individual, sino también con nuestra pareja. Si llevamos a cabo juntos las sesiones, mejoraremos la empatía entre los dos y estaremos creando una mayor intimidad, compasión, respeto y cariño del uno hacia el otro. Todos estos lazos no harán más que mejorar las relaciones, tanto sexuales como emocionales. Merece la pena probarlo.

Además, la práctica del yoga nos permite escucharnos de forma mucho más profunda, por lo que sentiremos más. Llegará un momento en el que nos podamos distanciar de los pensamientos negativos que nos abruman y disfrutemos del momento, conectando con las emociones de nuestro interior. Es decir, nos ayudará a concentrarnos en el momento presente, lo que puede ser muy beneficioso en los encuentros sexuales.

Por supuesto, el yoga se puede considerar como un deporte, pero uno con el que nos relajamos. Y es que, al finalizar cada clase, también llevaremos a cabo una relajación final. Si no nos hemos alejado del todo del estrés durante la sesión, en estos últimos momentos no podremos dejar de hacerlo. Así, cuando salgamos, nos sentiremos mucho más tranquilos y de mejor humor. Esto está estrechamente relacionado con el que, más tarde, tengamos ganas de jugar y de practicar sexo con nuestra pareja. Todo son ventajas.