lunes, 8 marzo 2021 03:30

Atender pateras sale caro: el Gobierno da dos millones a Cruz Roja para ayudar en las costas

Canarias se ha convertido en el epicentro de la inmigración ilegal. El año pasado, la mitad del total de los migrantes que pisaron suelo español de forma irregular fue a parar a las islas. Concretamente, las cifras oficiales del Gobierno hablan del 51,7%, es decir, de 16.760 africanos que desembarcaron en las costas canarias para generar un problema logístico tremendo al que España tiene la obligación de responder a golpe de talonario. Se ha hablado de hoteles, de vuelos a la península o incluso de desembolsos importantes para crear campamentos donde alojar a estas personas en situación irregular. Pero solo el hecho de que desembarquen en las costas españolas ya cuesta dinero al erario público. Concretamente, en 2021 el Gobierno ha destinado casi dos millones de euros.

Las Islas Canarias se han visto envueltas en un torbellino de inmigrantes. Al mismo tiempo, no tenían ningún recurso para afrontarlo, y mientras alojaban a los africanos en situación irregular en hoteles, campamentos improvisados y todo lo que se les pusiera por delante, el Gobierno no hacía prácticamente nada. Sin embargo, ha sido entrar 2021 y tomar una decisión que se ha tramitado a través del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, que no es otra que dar una importante subvención a la Cruz Roja para que atienda a los inmigrantes que lleguen a las costas españolas. Concretamente, 1.984.000 euros.

Se trata de una subvención directa que atiende directamente a las necesidades anuales de atender a la legión de inmigrantes que llegan a las costas españolas. Cada año varía, pero rondan los 30.000. Y este se ha vuelto especialmente complicado dada la cantidad de africanos que han llegado a las costas canarias, algo de lo que se han quejado mucho los gobiernos locales sin que hubiera una respuesta complaciente por parte del Ministerio del Interior o del Gobierno en general. El objeto de la subvención es atender a inmigrantes. “RD 917/2020, 20 octubre, por el que se regula la concesión directa de una subvención a Cruz Roja Española para la realización del programa de atención a migrantes llegados a las costas españolas o a Ceuta y Melilla a través de fronteras terrestres en 2020”, detallan en el resumen de la subvención directa a cargo del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones.

“Autorizar la imputación a la aplicación presupuestaria 19.07.231H.484.07 por una cuantía de 1.884.000 euros y a la aplicación presupuestaria 19.07.231H.781 por una cuantía de 100.000 euros, de los gastos derivados del pago de la citada subvención directa a favor de la entidad Cruz Roja Española”, detallan en el Boletín Oficial del Estado. No se detalla que el esfuerzo se vaya a aplicar especialmente en Canarias, pues es “para la realización del programa de atención a migrantes llegados a las costas españolas o a las ciudades de Ceuta y Melilla a través de las fronteras terrestres en el año 2020”, según el BOE, pero esto responde, según fuentes consultadas, a lo ocurrido en Canarias.

Según fuentes consultadas, el equipo de Pedro Sánchez tenía intención de que se hubiera concedido esta subvención a la Cruz Roja mucho antes, pero la prórroga de los Presupuestos Generales hizo imposible que se formalizada. Este hecho ha llegado el 22 de enero de 2021, con las cuentas ya aprobadas. Y ahora, esperan que la Cruz Roja tenga más recursos para directamente ayudar a quienes llegan a las costas de forma irregular. Tras esto, puede que haya más atención para los inmigrantes irregulares, pero lo que pase después ya no es competencia de la Cruz Roja.

LOCURA EN CANARIAS

Canarias vivió en los últimos meses de 2020 una catástrofe migratoria como no se experimentaba en años, aunque la pandemia relegó en ocasiones la noticia a un segundo plano. Con casi un mes de 2021 a las espaldas, los problemas persisten, y el drama migratorio muestra su segunda cara. No solo el Estado sigue pagando a los hoteles para alojar a 2.800 extranjeros al día, y no solo el CATE de Barranco Seco es igual de ineficiente de lo que fue el muelle de Arguineguín. La gran masa de migrantes irregulares cobijados en los saturados municipios canarios está dando lugar a incidentes, peleas y violencia que ya empieza a alterar a los vecinos de las islas.

Enfrentamientos con la policía, robos y peleas, son el tipo de incidentes que denuncia la alcaldesa de Mogán, Onalia Bueno (Ciuca), que explica a MONCLOA.com que, con un total de 1.200 migrantes llegados a las costas canarias en lo que va de enero, y unos campamentos militares que aún no se han puesto en funcionamiento por lo que considera una grave ineficiencia del Gobierno, el problema migratorio persiste y ahora los conflictos sociales surgen.

Los sucesos que más titulares han acaparado han sido la pelea entre hasta ocho personas en un aparcamiento del municipio colindante de Maspalomas, y la revuelta en una playa de la localidad de Puerto Rico en la que varios menores extranjeros no acompañados lanzaron sombrillas, piedras y hamacas a agentes de policía.