lunes, 17 junio 2024

Adelgazar en una semana: cómo hacerlo sin poner en riesgo tu salud

¿Es posible perder peso y que sea visible de una semana para otra? Sí, pero no es una cuestión de dietas milagro. Estas no existen. En el resultado final influye tanto la perseverancia, el ejercicio físico, lo equilibrado de la alimentación, y la naturaleza de nuestro propio organismo. Cada cuerpo tiende a reaccionar y funcionar diferente a las dietas y el estilo de vida. Más allá de lo crueles que podemos llegar a ser con nuestro cuerpo, es posible adelgazar en una semana y hacerlo sin poner en riesgo la salud con restricciones de alimentos y nutrientes necesarios.

Adelgazar no es un juego, ni va a ser el resultado de un milagro, sino de la constancia, el ejercicio físico y el equilibrio en la alimentación. Recuerda que todas las dietas milagro tienen como contraindicación el temido efecto yo-yo: todo lo que pierdes, si no te mantienes, se puede doblar en el momento en el que recaigas. Los nutricionistas abogan por marcarse objetivos más a largo plazo para que adelgazar sea una acción sana y saludable que no ponga en riesgo nuestra salud. Para ello, además de incluir frutas, verduras, lácteos y carnes de bajo aporte calórico.

5
ASÍ DEBEN SER LAS CENAS PARA ADELGAZAR

Sandwiches y bocadillos light para una cena rápida
Recurrir a los sandwiches y bocadillos saludables es una buena opción para una cena rápida

¿Cómo debe ser la cena si quieres adelgazar? En esta toma, se ha de optar preferiblemente por pescados, y sobre todo cocinados a la plancha. Se recomienda variar entre pescados azules y blancos para conseguir todos los nutrientes que aporta cada uno. En cuanto a carnes, se han de priorizar carnes blancas como pollo o pavo.

Las cremas y verduras también son interesantes para incluir proteínas y fibra y favorecer su absorción durante la noche. ¿Es recomendable comer embutidos? Depende del tipo: mientras que los magros como el lomo embuchado o el jamón resultan muy interesantes, el chorizo o el queso, que son más grasos, son menos aconsejables para la cena. En cualquier caso, debe ser ligera y no irse inmediatamente a la cama.