miércoles, 19 junio 2024

ERC, entre la debilidad con Junts o la repetición electoral en Cataluña

El tiempo corre en contra de los republicanos de Oriol Junqueras y Pere Aragonès para alcanzar un amplio acuerdo con las formaciones independentistas y sumar a En Comú Podem, la rama catalana de Unidas Podemos.

Los republicanos tienen por delante tres semanas frenéticas para tratar de formar un Govern. Las dos únicas opciones reales pasan por un acuerdo con Junts -enterrando la posibilidad de ensanchar la base con En Comú Podem– o bien una repetición electoral, un escenario del que ningún diputado consultado por este medio quiere oír hablar, sin descartala.

ERC, con Sergi Sabrià al frente de las negociaciones, se ha reunido con todo el resto de formaciones independentistas sin que se haya cerrado acuerdo alguno en la primera toma de contacto. Los de Aragonès tratarán de convencer a los ‘comuns’ la próxima semana, pero éstos se han negado a pactar un Govern formado por algún miembro de Junts.

En Comú Podem ha insistido por activa y por pasiva que no quieren no sólo al «xenófobo» Joan Canadell en el próximo Gobierno catalán, sino que tampoco a ningún miembro de Junts.

«Los gobiernos de Junts y ERC no han servido para hacer políticas progresistas», han criticado fuentes de En Comú Podem a MONCLOA.com. «La relación entre estas dos formaciones independentistas ha sido tormentosa en los últimos años, por esta razón hay que cambiar el Govern por una coalición progresista», han afirmado. La relación entre ERC y Junts ha acabado a «puñaladas», han destacado.

ECP OFRECE SU APOYO A UN GOBIERNO PROGRESISTA

Tanto PSC y En Comú Podem han realizado ya su primer encuentro, este mismo viernes en el Parlament. «Se están llevando las negociaciones de forma discreta», han apuntado desde la confluencia catalana de Unidas Podemos, que esperan convencer a ERC para cambiar el rumbo político en Cataluña. «Queremos exportar a Cataluña los distintos acuerdos alcanzados en el Congreso», han apuntado, en referencia a la investidura de Pedro Sánchez y al pacto de los Presupuestos. «Los números dan«, señalan, aunque reconocen que es un pacto complejo. «Lo pelearemos hasta el final», han destacado.

La repetición electoral es un escenario que nadie descarta. Si ERC no logra su acuerdo con Junts se abrirá la caja de los truenos entre los republicanos, quienes a cinco días de la votación del 14-F firmaron un cordón sanitario al PSC e impedirles gobernar.

Los números no dan sin Junts, siempre y cuando prevalezca la firma de Sergi Sabrià, presidente de ERC en el Parlament. Los republicanos tienen 33 votos y tendrían que sumar un voto favorable del PSC y la abstención de Junts para ser conseguir la presidencia, una debilidad que se instalaría en cada votación. Gobernar a expensas de Puigdemont.

La otra opción es aceptar las condiciones de Junts, como ya hicieran éstos en las pasadas legislaturas. Es decir, volver a las puñaladas.

LOS GOBIERNOS INDEPENDENTISTAS ACABAN MAL

Este viernes se ha producido el primer encuentro entre los equipos de ERC y Junts, que se han emplazado a continuar las negociaciones más adelante, sin que se haya fijado fecha alguna. Se trata de la segunda reunión de ERC con un posible socio de Gobierno. La primera tuvo lugar con la CUP el pasado miércoles en el Parlament.

El calendario fija el próximo 12 de marzo como la última fecha para constituir el Parlament. El primer acuerdo será la composición de la Mesa del Parlament, y por ende del presidente de la Cámara catalana, la tercera autoridad con mayor poder de Cataluña.

El pacto no escrito en los últimos años indica que si el presidente era de Junts, la Cámara estará bajo la tutela de ERC. Ahora, se espera que sea Junts quien presida la Cámara, y probablemente salga Elsa Artadi, según el runrún político. Sin embargo, el vicepresidente del Parlament, Josep Costa también busca su asiento tras años a la sombra de Roger Torrent (ERC).

PRIMERA REUNIÓN SIN ACUERDO

El equipo de ERC está formado por la número 2 de estas pasadas elecciones, Laura Vilagrà; la portavoz, Marta Vilalta; y Sabrià. Josep Maria Jové también tiene asiento, más tras negociar el pacto de investidura con Pedro Sánchez. Por parte de Junts se han sentado Jordi Sánchez, secretario general; Josep Rius y Elsa Artadi, vicepresidentes y diputados autonómicos; Francisco de Dalmases, la mano derecha de Laura Borràs y diputado; y Míriam Nogueras, portavoz en Madrid.

Oficialmente no ha trascendido ni una palabra del acuerdo, aunque el cambio en los Mossos ha estado encima de la mesa por los graves altercados tras la encarcelación de Pablo Hasél. El propio consejero de Interior, Miquel Sàmper, (Junts) ha instado a revisar estos protocolos de actuación, al tiempo que las dos formaciones han defendido la «libertad de expresión» y criticado a los agentes.

«La reunión ha sido positiva y se ha acordado abrir una nueva etapa en el independentismo para aprovechar esta oportunidad histórica que han brindado las elecciones», ha afirmado Junts en un comunicado.