sábado, 10 abril 2021 23:31

Irene Montero dará en 2021 hasta 17,8 millones de euros en subvenciones a dedo

La ministra de Igualdad ya tiene su juguete nuevo. Este año, tras aprobarse los Presupuestos, Irene Montero ha aprobado su Plan Estratégico de Subvenciones a través del cual ha considerado oportuno que en 2021 se destine un total de 17.841.500 euros para dar ayudas a dedo a lo que ella considere. Estas subvenciones directas se alargarán durante toda la legislatura y este plan también prevé el importe aproximado de las ayudas que se darán en los años siguientes. Pero por el momento, la ministra se ha guardado el derecho a dar a capricho casi 18 millones de euros. Lo hará en base a dos supuestos: 12.945.000 para prevenir la violencia de género y 4.896.500 euros para promover la igualdad de género.

El plan tiene todo lujo de detalles y se precisa a lo largo de 56 páginas en un documento al que ha tenido acceso en exclusiva MONCLOA.com. La ministra de Unidas Podemos ha dividido toda la competencia de Igualdad en prevenir la violencia de género y en promover la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres. Solo el primer apartado tiene un presupuesto total de 180.121.060 euros, de los cuales casi 13 millones se los reserva Montero para darlos en forma de subvención directa. En el caso de promover la igualdad de oportunidades, la ministra morada se ha reservado casi cinco millones de los 221.837.770 euros que ha destinado para este proyecto en 2021.

El Ministerio de Igualdad se justifica para destinar esa cantidad de dinero público al primer supuesto argumentando que “tiene como finalidad la realización de actuaciones encaminadas a la erradicación de la violencia contra las mujeres. Esta violencia constituye una vulneración de los derechos humanos de las mujeres y es la manifestación más cruel de la desigualdad entre mujeres y hombres”. Y para el segundo, detallan que el programa “está en línea con la planificación derivada del Plan Estratégico de Igualdad de Oportunidades, actualmente en fase de elaboración como se expondrá en el apartado siguiente de este Plan, y, dentro del mismo, con sus ejes Nuevo pacto social: justicia económica y redistribución y Ciudadanía social y transición feminista, imputándose ambos, durante el primer ejercicio presupuestario en que tendrá vigencia este Plan, al programa 232B Igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres”.

Este Plan Estratégico de Subvenciones ya está operativo desde el 1 de enero de 2021 y prevé finalizar el 31 de diciembre de 2023, aunque las elecciones serán en noviembre de ese año.

En cualquier caso, los programas de Montero se escudan tras una batería ingente de nombres barrocos que esconden concesiones a dedo de ayudas millonarias. El primer ejemplo, dentro del pack de subvenciones directas para la prevención de la violencia de género, se dedicará 1,5 millones de euros al año para un programa llamado “Ruptura del silencio, sensibilización y prevención en materia de violencia contra las mujeres”. Estos 1.500.000 euros irán a parar para “promover el desarrollo de proyectos y programas educativos destinados a jóvenes, en el ámbito estatal, que contribuyan a mejorar la educación en valores de igualdad entre hombres y mujeres y así prevenir actitudes machistas que puedan desembocar en violencia contra las mujeres, así como concienciar a las jóvenes sobre este tipo de violencia de la que son víctimas potenciales”. Pero quién los reciba, lo decide Irene Montero.

En el caso del Eje II, o las ayudas destinadas para la “justicia económica y redistribución”, Irene Montero se reserva también una buena cantidad de dinero público para (y esto es solo un ejemplo de muchos) el “apoyo a colectivo de mujeres en situación o riesgo de exclusión social (mujeres jóvenes, mujeres migrantes, mujeres pertenecientes a minorias étnicas, mujeres mayores) así como establecer pautas de conducta sociales que eliminen la discriminación que sufren las mujeres”.

En total, estos 17,8 millones de euros en subvenciones se repartirán en hasta 21 líneas de crédito por diferentes supuestos englobadas en la prevención de la violencia de género y fomentar la igualdad de salarios y oportunidades.

UNA PARTIDA DE 500 MILLONES

El Ministerio de Igualdad de Irene Montero no sale barato. Algunos decían que era un premio de consolación para Unidas Podemos, pero lo cierto es que el PSOE se está tomando muy en serio la coalición y más aún el mantener contenta a la ministra de Igualdad y pareja del actual vicepresidente del Gobierno y líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias. Entre los salarios de los integrantes del equipo de Montero, los 451,42 millones de euros contemplados en los Presupuestos de los que podrá disponer la dirigente morada a su discreción y el dinero destinado por el Estado para publicidad institucional, que son 13,8 millones de euros en el caso de Igualdad, dejan un agujero en las cuentas del Gobierno en plena pandemia de alrededor de 500 millones de euros.

El revuelo fue suficientemente notorio cuando el Gobierno, como parte de una exigencia de Unidas Podemos, engrosó el presupuesto de Igualdad un 157% o, lo que es lo mismo, 275,89 millones más que en las cuentas anteriores. El caso es que el Ministerio de Igualdad sigue recibiendo dinero para cualquier cosa sin importar de dónde venga y comparando las cuentas de la cartera con otros ministerios como el de Sanidad. A esto hay que añadir el anuncio en el Boletín Oficial del Estado a través del cual se han destinado 13,8 millones directamente para publicidad institucional para que Montero riegue los medios de comunicación con sus iniciativas. Como dato comparativo, el de Sanidad cuenta con 14,4 millones, casi lo mismo que Montero.

A todo esto hay que añadir el gasto de los altos funcionarios de Irene Montero, entre los que se encuentra la famosa ‘niñera’, que como directora general recibe un salario anual de 51.946 euros brutos. Si atendemos a las 12 asesoras de Montero, el coste del ministerio se dispara. Patricia Fernández Pérez, directora de gabinete de la Secretaría de Estado, cobra 60.881 euros brutos al año; Clara Alonso Jiménez, una mera asesora se hace con 51.946 euros, mismo sueldo que cobran las también asesoras Teresa Arévalo Caraballo, Alba González Sanz, María Naredo Molero, Ángela Rodríguez Martínez, Lidia Rubio Sánchez y Bárbara Tardón Recio. Luego tenemos que sumar los 45.638,36 que cobra Jesús María Generelo Lanaspa como consejero técnico de información, así como Rubén Juste de Ancos y Manel Ros Salvador, que ostentan el mismo cargo.