domingo, 11 abril 2021 06:55

Los críticos de Cs se organizan para dar el golpe a Arrimadas

La falta de democracia interna es uno de los principales problemas estructurales de Ciudadanos. Para evitar el riesgo de extinción del partido, los críticos de Ciudadanos se movilizan para obligar a celebrar un Congreso extraordinario dentro del partido, una medida para la que necesitan el censo de afiliados. Datos que el partido aún no ha entregado.

Entre estas trabas se encuentra conocer el número exacto de afiliados de la formación. “Ha habido una avalancha de bajas en el partido”, según ha declarado Antonio Espinosa, portavoz de Renovadores Cs, en una conversación con MONCLOA.com. “No sabemos cuántos, pero necesitamos el censo para poder convence al menos a un tercio para presentar las firmas necesarias y pedir la convocatoria del Congreso”, ha señalado. Desde la formación naranja afirman que estos datos no están disponibles.

Este es el primer ataque serio contra la cúpula dirigida por Inés Arrimadas, líder nacional del partido, que ha mantenido a todos los cargos en Cataluña pese a la debacle del pasado 14-F, al perder 30 diputados. “Arrimadas debería preguntarse por qué ras perder el 90% de los votos en Cataluña no se ha sabido ilusionar al electorado”, ha reflexionado, en vez de buscar excusas con la abstención histórica.

FALTA DEMOCRACIA INTERNA EN EL SENO DE CS

El también exdiputado en el Parlament ha explicado los males endémicos en Ciudadanos. “Falta democracia interna, existen graves errores en la comunicación y en la organización internas”, ha enumerado. “Existe una desmotivación absoluta no solo del votante sino también de la militancia”, ha asegurado. Entre ellos se encuentra él mismo, al darse de baja del partido recientemente por su deriva y la recolección de fracasos electorales tanto a nivel de estatal como autonómico. La creación de Renovadores responde a la “necesidad” y “responsabilidad” ante la “falta de democracia interna” del partido, ha afirmado a este diario.

A su juicio, la debacle del 14-F es una consecuencia de la desconexión de la actual ejecutiva del partido con la realidad de los votantes y del municipalismo, que ha dejado de tener apoyo. “Las agrupaciones solo se han reunido en Cataluña, el resto lleva un año desconectado”, ha afirmado.

RIESGO DE DESAPARICIÓN

A su juicio, el inicio de esta abrupta caída se encuentra justo con el éxito del 21 de diciembre de 2017, como primera fuerza política en Cataluña. Tras la no presentación a la investidura, los ‘naranjas’ han cosechado malos números en todas las elecciones, a excepción de las de abril de 2019, cuando alcanzó los 57 diputados, y desplomarse a los 10 escaños en noviembre de ese mismo año, con la dimisión de Albert Rivera. En ese tiempo, el discurso había cambiado completamente, con ofrecimientos al PSOE, la “huida” de Inés Arrimadas al Congreso, junto con otros diputados electos.

“No se entiende que Rivera dejara el partido tras perder 47 diputados y no lo haga Carlos Carrizosa tras perder 30“, ha considerado Espinosa a preguntas de este medio. “Los afiliados se dan de baja porque no se tienen en cuenta sus opiniones”, ha expresado. “La sensación de malestar y abandono fue muy grande”, recuerda con la salida de Arrimadas a la política nacional.

Ahora, la situación es “crítica”, con riesgo de “desaparición“, ha afirmado. En este sentido, Espinosa prosigue: “La ejecutiva no tiene en cuenta las peticiones de los cargos electos en Ayuntamientos”. “Llevamos un año sin constituir agrupaciones -la unidad más pequeña de representación del partido-“, ha lamentado. “Percibimos que en esta senda esta ese riesgo”, ha reiterado, pero además acusa a los dirigentes de no realizar “medidas cosméticas” para al menos hacer ver que se está haciendo algo tras perder un millón de votos. “O tomamos medidas de cirugía -en forma de dimisiones o ceses- o bien necesitaremos un forense”, ha reflexionado.

LAS ELECCIONES EN ANDALUCÍA OTRA PRUEBA

Espinosa no entiende “el inmovilismo en esta debacle” y lo compara como un castillo de naipes que se derrumba. “En Andalucía es lógico que pase lo mismo que en Cataluña“, ha advertido. Y es que, el próximo año se celebran los comicios en el sur de España.

Así, con este hastío es más difícil convencer a los afiliados y por tanto mucho más a los votantes. “Los afiliados son el verdadero termómetro de un partido”, ha señalado. Por este motivo, quieren conocer este censo al que no tiene acceso nada más que algunos miembros en la ejecutiva.

“Existe una desmotivación absoluta ya no solo hacia el votante, ahora desmovilizado o acudiendo a otras formaciones, sino también a los afiliados y la militancia”, ha continuado. “La huida de Arrimadas a Madrid, junto con otros diputados catalanes al Congreso, generó una sensación de abandono”, pese a ser primera fuerza en Cataluña. Así, recuerda que no se intentó una investidura de Arrimadas ante la posible negativa de la Presidencia del Parlament, pero debería haberse obtenido ese “no”.

Así cree que Arrimadas debía haber presentado una moción de censura contra Carles Puigdemont y Quim Torra, expresidentes de la Generalitat. “No se han aprovechado las oportunidades con 36 escaños”, ha opinado.

UNA EJECUTIVA INCLUSIVA

Ahora, pide una corrección en el rumbo, con una ejecutiva inclusiva, para generar un debate sano dentro de la formación. “Debería meter a los críticos y no sólo rodearse de personas afines“, ha apuntado. “Es una dirección sin contrapesos, no hay voces que den otras visiones”, ha considerado. “No hay cauces internos donde establecer el debate de ideas”, ha criticado.

El hartazgo en el seno de esta corriente crítica se hace más evidente cuando cargos electos abandonan la formación y se adscriben a otros grupos municipales, como ha ocurrido con el número 1 por Tarragona, que se ha marchado al PSC; o Lorena Roldán, quien fichó como número 2 del PPC para estos últimos comicios. Hay más ejemplos, como el de Xavier Alegre, exsenador y que ahora mantiene su acta como concejal en Sant Feliu de Llobregat. “Estos son los que se conocen, pero hay más que en privado nos dan la razón“, ha destacado Espinosa, que critica a quienes mantienen sus actas tras dejar el partido.