domingo, 18 abril 2021 23:10

Ayuso comienza a tomar el partido desde los distritos mientras Camíns espera el ‘dedazo’ de Casado

Algunos ya se han puesto manos a la obra. La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, tiene claro que quiere hacerse con el Partido Popular de Madrid a toda costa y ya tiene urdida una estrategia para conseguir su objetivo. La presidenta quiere tomar la formación desde los distritos. Uno a uno y paso a paso. Apartar a los presidentes de zona que no sean afines a su candidatura y después colocar en su lugar a concejales de distrito partidarios del estilo de Ayuso para evitar sorpresas. Una estrategia que pone piedras en el camino de la senadora y secretaria general del PP de Madrid, Ana Camíns, la otra candidata a presidir la formación conservadora en la capital que todavía espera llegar a su objetivo manteniendo un perfil bajo y contando con el apoyo directo del presidente del PP, Pablo Casado.

El polémico y muy criticado a nivel interno José Manuel Berzal, concejal presidente del distrito de Latina en Partido Popular, ya tiene las horas contadas al frente de la formación en este conocido barrio de la capital. Las fuentes internas aseguran a MONCLOA.com no entender cómo este político ha aguantado tanto tiempo al frente de este distrito dadas las “aventuras” que ha protagonizado Berzal como presidente de distrito. En cualquier caso, el concejal ya está prácticamente fuera de todo juego político. En su lugar, Ayuso colocará a alguien afín a su candidatura. Y esta estrategia la copiará en todos los distritos en los que pueda para reforzar su posición en el Partido Popular. Solo que da por ver qué hará o dejará de hacer Casado.

Apartar a Berzal era un tema que llevaba tiempo cociéndose en el seno del PP. Las fuentes hablan de asuntos polémicos relacionados con el uso de las sedes locales del partido y de otras “aventuras” que el concejal presidente de La Latina no ocultó con demasiada eficacia. Pero en cualquier caso, la nueva cara que llegue a ese puesto será amable con Ayuso. Y este modus operandi se repetirá en los próximos meses, detallan.

Entre tanto, Camíns sigue en su estrategia al más puro estilo Rajoy: no hacer nada hasta que las cosas lleguen solas. Fuentes del partido apuntan a que la senadora no quiere despertar la atención de nadie, y mucho menos de la presidenta de la Comunidad de Madrid. Sobre la relación entre ambas candidatas a presidir el PP de Madrid, hay quien dice que mantienen un trato fluido y amable y hay quien asegura justo lo contrario. En lo que sí coinciden las fuentes es en que ambas aspiran al mismo puesto y en que Camíns no quiere iniciar una guerra abierta con la presidenta autonómica. Las esperanzas de la secretaria general del PP de Madrid pasan porque Casado tome la decisión de imponerla por ser la candidata “de consenso”. Pero Ayuso no lo pondrá fácil.

La presidenta autonómica tiene la sartén por el mango para presidir el PP de Madrid por dos razones: primero, tiene la capacidad y, sobretodo, la influencia para colocar en los distritos de Madrid a presidentes afines según vayan cayendo las viejas glorias como Berzal; y segundo, porque Ayuso se ha convertido en la presidenta autonómica a nivel nacional más reconocida y, según en qué sectores, respetada por su estrategia de aplicar las restricciones mínimas imprescindibles para no acabar con la economía, algo que agradece especialmente los hosteleros.

Mientras Ayuso avanza a paso firme para crecer en el partido, Camíns solo da alguna que otra entrevista residual en la que pasa de puntillas mientras niega por activa y por pasiva que tenga intención de presidir el PP de Madrid, algo que todas las fuentes en bloque desmienten de forma rotunda. Las fuentes detallan que la esperanza de Camíns reside en el “dedazo” que pueda dar Casado orientado por su secretario general, Teodoro García Egea, no porque tengan especial pasión por el perfil gris de Camíns, sino porque Ayuso se puede convertir en un problema para el partido dado que la presidenta ha cogido más impulso y fuerza que el propio Casado.

La esperanza de Camíns pasa porque se acreciente el miedo en Génova al discurso alternativo que recorre el PP y que amenaza el liderazgo de Casado. Ese discurso que apunta a que los populares deben abrazar el más puro “aguirrismo” liberal y dejar a un lado esa mezcla entre moderación y radicalidad que exhibe Casado para intentar seducir al votante de Vox mientras no quita el ojo a su electorado más moderado. Si ese miedo triunfa, Ayuso, una de las principales embajadoras del “aguirrismo”, perderá el apoyo directo de Casado, algo que beneficiará casi con toda seguridad a la secretaria general del PP de Madrid, Ana Camíns, y cambiará las tornas. Pero existe la posibilidad de que Casado intente beneficiarse del efecto Ayuso para mejorar sus pronósticos. Y ahí, la senadora quedaría fuera.

Entre tanto, José Luis Martínez Almeida, el alcalde de la capital y antiguo posible candidato para la presidencia del PP de Madrid, se ha quedado fuera como un mero espectador a quien Casado ha neutralizado con la portavocía nacional del partido. Pero aún así, fuentes del partido apuntan a que Almeida apostaría también por Camíns como candidata ante el temor del avance del rodillo de Ayuso, bien orientado por la política de su jefe de gabinete, Miguel Ángel Rodríguez.