sábado, 10 abril 2021 23:07

ECP presiona al PSC y propone al exlíder independentista de CCOO para presidir el Parlament

ECP ha tensado la cuerda con el PSC. Eva Granados, la candidata socialista para presidir el Parlament, cuenta ahora con menos opciones al perder los ocho votos de los ‘comuns’.

La presidenta de los ‘comuns’, Jéssica Albiach, ha propuesto a Joan Carles Gallego como presidente de la cámara catalana. Se trata del exlíder sindical de CCOO, el sindicato rival de UGT, al que se tienen que afiliar los diputados socialistas, según sus propios estatutos.

Albiach se ha desecho en elogios hacia el carácter dialogante del exdirigente de CCOO, un reconocido independentista que dio su “apoyo expreso” al referéndum de 2017. La líder de la confluencia catalana de Unidas Podemos ha emplazado al PSC y a ERC a “superar bloques”, más cuando busca reeditar el tripartido de 2006. Gallego es el candidato número dos por Barcelona, pero se le presenta como “un superador de confrontaciones”.

Tampoco está claro el apoyo que podrán tener los independentistas. La CUP ha cumplido su amenaza y presentará su propio candidato para defender la soberanía de la cámara ante el Tribunal Constitucional (TC).

VETOS CRUZADOS: O CEDE EL PSC O HABRÁ GOVERN INDEPENDENTISTA

El anuncio de Albiach, realizado en una entrevista a Catalunya Ràdio, choca de frente con la postura de los socialistas de Salvador Illa, ganador de las elecciones del 14-F con 33 escaños. Hace poco menos de una semana, Albiach emplazaba a los socialistas a dar el brazo a torcer y mostrar “generosidad”, para dejar el Govern en manos de ERC con el apoyo del PSC desde fuera.

“Es la única opción realista. La política no es solo cuestión de preferencias”, afirmaba Albiach sobre la pretensión de los socialistas, los primeros en proponer un nombre para presidir el Parlament. “Es de correlación de fuerzas”, dijo la líder de los ‘morados’.

Hasta ahora, las negociaciones se han basado en los vetos cruzados entre PSC y ERC, posturas claramente enfrentadas más con un empate encima de la mesa. Todos buscan romper con el fracaso de los últimos gobiernos independentistas, pero éstos tienen 74 escaños, y los números no engañan. O el PSC cede, o de nuevo gobernarán los de Carles Puigdemont, esta vez al servicio de ERC.

Granados tendrá así que buscar apoyos en Cs y PPC, contrarios a los últimos movimientos para montar un ‘cordón sanitario’ a Vox. Illa cree que con su número 2 al frente de la Mesa la “Cámara que proporciona debate y solidez”.

GALLEGO Y EL REFERÉNDUM

Joan Carles Gallego fue también candidato de Unidas Podemos en las elecciones generales del 28-A. Ocupaba el puesto 30 por Barcelona. El sindicalista es conocido en Cataluña por su apoyo expreso a la causa separatista en pleno referéndum del 1-O.

Abandonó el cargo en abril de 2017, tras nueve años al frente del sindicato en Cataluña. Con él al frente, CCOO se ha sumado a las manifestaciones independentistas y en sumarse a todas las movilizaciones promovidas por el independentismo catalán y a favor del derecho a la autodeterminación en Cataluña.

A cambio de su apoyo independentista y pese a la grave “inseguridad jurídica” que atraviesa Cataluña, el sindicato fue uno de los beneficiados de las subvenciones de Carles Puigdemont en 2016. 3,4 millones de euros en un momento de máxima tensión.

Su sustituto al frente de CCOO, Javier Pachecho, tampoco ha tenido reparo en movilizarse para ir de la mano con la Assemblea Nacional Catalana y Òmnium Cultural para apoya a los políticos presos tras el referéndum del 1-O. CCOO y UGT suscribieron una petición conjunta para pedir la “normalidad institucional, política y judicial“, como si los hechos cometidos por los líderes independentistas fuera una cuestión política y no una causa judicial.

CASCADA DE BAJAS POR LA INDEPENDENCIA

Estos apoyos a la independencia de Cataluña han tenido fuertes repercusiones en el sindicato. Las subvenciones recibidas en 2016 pudieron paliar la cascada de bajas en el sindicato. Pese a su actividad sindical, Gallego no era ajeno a la política. Su padrino fue Joan Coscubiela (ICV), una de las formaciones que entró en la confluencia catalana de Unidas Podemos. El exlíder ecologista buscaba una sindicato reivindicativo, de lucha.

A raíz del salto político de CCOO, el sindicato comenzó a dividirse, permitiendo así a los tentáculos de la Assemblea Nacional Catalana hacerse con una parte. Con la ruptura de los trabajadores independentistas nació ‘Sindicalistes de CCOO per la independencia i la república catalana‘. El grupo apenas tiene ahora actividad, con menos de un millar de adhesiones a su manifiesto, cuyo objetivo pasa por “visualizar la implicación de los afiliados y afiliadas de CCOO de Cataluña en el proceso de construcción de la República Catalana”.