sábado, 15 mayo 2021 00:22

Ángel Gabilondo presionará al Gobierno para prorrogar el estado de alarma

El candidato socialista, Ángel Gabilondo, parece que quiere esconder algunas de sus verdaderas intenciones. Como mínimo evita algunos temas escabrosos como es el decir que pedirá al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que prorrogue por más tiempo el estado de alarma que finaliza el próximo 9 de mayo. Desde el PSOE aseguran que priorizarán las cuestiones sanitarias. Hasta ahí bien. Y hacen hincapié en que adelantarán el toque de queda hasta las 22.00 horas en caso de que la incidencia acumulada supere los 300 casos por cada 1.000 habitantes, además de que aplicarán nuevas restricciones de movilidad en los distritos o municipios con más casos. En cualquier caso, la idea de Gabilondo es gobernar con plenos poderes y con un estado de alarma que ampare decisiones que en condiciones normales no se podrían tomar.

No tocará la política fiscal ni abordará grandes reformas económicas. El PSOE de Gabilondo ha perfilado un plan de gobierno para tan solo dos años que prevé priorizar las cuestiones sanitarias y acabar con el coronavirus de la mejor manera posible. Se tomarán decisiones de cara a la vacunación y, sobretodo, se aplicarán más restricciones en todos los sentidos si la incidencia acumulada sube. Ellos hablan de que supere los 300, pero también dejan claro que el presidente de la Comunidad Valenciana, Ximo Puig, es su modelo a seguir. Y el estilo de Ximo es cortar movilidad, acceso y aplicar restricciones a diestro y siniestro. En cualquier caso, tomar este tipo de medidas es algo que solo se puede hacer al amparo de un estado de alarma.

otros presidentes autonómicos presionan a Sánchez para que tome una decisión respecto al estado de alarma y busque una fórmula intermedia

Ya hay otros presidentes autonómicos de los dos colores políticos (Partido Popular y PSOE) que presionan a Sánchez para que tome una decisión respecto al estado de alarma y busque una fórmula intermedia para que los barones sigan con unos poderes extraordinarios para aplicar restricciones. No es que el poder enganche, que también, es que no se fían de que el coronavirus siga dando sus coletazos a lo largo y ancho del verano y no tengan herramientas para aplicar esas restricciones que tanto hartan a la mayoría de los españoles. Desde Alberto Núñez Feijoo en Galicia a Ximo Puig en la Comunidad Valenciana, ya son muchos los que exigen que se tomen medidas y que el 9 de mayo haya una forma de seguir imponiendo restricciones.

Por el momento, el presidente del Ejecutivo se niega a afirmar si prorrogará el estado de alarma. Estamos en campaña electoral y esto no sería algo que traería votos a la causa socialista. Sobre ellos pesa el San Benito de que gozan aplicando restricciones y no quieren que salga a la luz otra vez en la campaña, por eso Sánchez ha asegurado que el Gobierno no tiene ninguna intención de prorrogar más el estado de alarma que tanto pesa sobre los españoles. Por lo que, sobre el papel, a partir del 9 de mayo no habrá restricciones de movilidad ni toque de queda. Al menos de momento y siempre que dure la campaña.

Sánchez ha pintado para verano un panorama absolutamente idílico. Un entorno en el que las vacunas y los fondos europeos correrán con total libertad y los billetes saldrán por los cajeros para cualquiera. Vamos, el mejor modo de recuperar la vieja normalidad. Y, en este contexto, ha insistido que no se prorrogará el estado de alarma bajo ningún concepto. En diciembre se levantó uno que duraría hasta el 9 de mayo y ahora llega a su fin. El presidente está en campaña y no quiere decir nada que le pase factura.

XIMO, EL SALVADOR

El ejemplo que tiene el PSOE de la Comunidad de Madrid es el de Ximo Puig. Los datos de contagios e infectados que ofrece la Comunidad Valenciana son sensiblemente mejores que los de otras autonomías, de hecho, han aplicado nuevas restricciones en un momento en el que los contagios bajan. El problema colateral que tiene Puig no es otro que el hecho de haber arruinado a varios negocios en una comunidad que vive del turismo. Los hoteleros y los hosteleros están hartos de las prohibiciones que se han aplicado en un territorio que solo ha presentado 83 nuevos contagios y 9 fallecimientos este pasado martes.

La Comunidad de Madrid ha detectado solo un 36% más de contagios que la Comunidad Valenciana en lo que llevamos de crisis sanitaria. El problema es que, según los datos oficiales, el Madrid hay muchos más ingresos hospitalarios (un 500% más) que en el territorio costero gobernado por Ximo. El problema es que a la hora de analizar estos datos hay que tener en cuenta cuestiones que Puig ignora, como es la densidad de población, la presencia del aeropuerto con más afluencia de España y el número de hospitales que hay en la Comunidad. Al final el resultado es que no hay tanta diferencia y que las restricciones a los comercios no necesariamente son cruciales para controlar el número de contagios.

Ribó contra Ayuso caso marcelo

No es de extrañar que Ximo sea uno de los barones que más quiere que se prorrogue el estado de alarma. Le ha debido coger gusto al cierre de fronteras y a una comunidad vacía de turismo porque se trata de uno de los territorios que más restricciones ha aplicado desde que estalló la pandemia. Tanto, que incluso ha prohibido entrar en la comunidad durante mucho tiempo poniendo en el foco a esos madrileños que dan vida al turismo de la región. Quien no recuerda al alcalde de Valencia, Joan Ribó, culpando a la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, de que el jugador del Real Madrid F.C. Marcelo se hubiera saltado el cierre de fronteras para ir a disfrutar del paseo marítimo.