viernes, 14 mayo 2021 02:29

Pedro Sánchez recupera el impuesto del diesel y ahoga aún más al mercado del automóvil

No todo es oro lo que reluce. Pedro Sánchez no solo anuncia ayudas, sino que también expone nuevas tasas para aumentar la recaudación de la Administración Central. Este es el caso de los combustibles fósiles que van a estar sujetos a nuevos impuestos. En concreto, el diésel va a subir un 0,10€, es decir, un incremento de 10 céntimos por litro de gasóleo de cara al próximo año.

Esta nueva tasa, comprendida dentro de los Presupuestos Generales del Estado y promovida por el Fondo Nacional de Sostenibilidad del Sistema Eléctrico (FNSSE), hará que el Ejecutivo nacional recaude 1.200 millones de euros adicionales gracias a los conductores cuyo vehículo se mueve gracias al diesel. Según datos de la Dirección General de Tráfico, en España hay 21 millones de turismos diesel circulando por las carreteras estatales. 21 millones de contribuyentes en los que Sánchez ha puesto el ojo.

Tal y como se desprende de las cifras públicas, esta tasa estará vigente a partir de 2022 obligando así a pagar más a los propietarios de los coches diesel por repostar. Además, esta tasa irá in crescendo hasta 2025 ya que FNSSE preve subidas anuales graduales. Si quieres ahorrar en combustible, no te compres un diesel: mensaje del Gobierno de España.  

EL SECTOR AUTOMOVILÍSTICO RECHAZA ESTA TASA

Esta nueva tasa tiene sus consecuencias sobre el sector del automóvil que tendrá que hacer frente a un nuevo sobrecoste a pesar de ser una de las actividades económicas ya en crisis desde incluso antes del estallido de la pandemia.

“Este incremento supondrá un sobrecoste que encarce injustamente al sector y frena un mercado que está en depresión”

MONCLOA.COM se ha puesto en contacto con la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor GANVAM y nos han trasladado que esta nueva tasa sanchista no ha sido bien recibida en el sector pero que no les pilla por sorpresa puesto que no es la primera vez que s intenta instaurar. “Este incremento supondrá un sobrecoste que encarce injustamente al sector y frena un mercado que está en depresión”, nos comenta el Director Corporativo de GANVAM, Jaime Barea.

Jaime Barea, Director Corporativo de GANVAM

Desde GANVAM, que representa a más de 42.000 pymes, 35.000 autónomos y 350.000 empleos directos del sector automovilístico, piden una reestructuración de la fiscalidad para favorecer el sector y seguir creando riqueza para el país. Sin embargo, esta modificación fiscal del Gobierno Socialista no ha sido de su agrado puesto que estigmatiza al diesel y encarece el gravamen que los usuarios estarán obligados a pagar.

UN IMPUESTO DISFRAZADO DE TASA ECOLÓGICA

Este nuevo impuesto que traerá millones de euros a las arcas públicas, ha sido disfrazado por el propio presidente del Gobierno como una tasa que favorece la transición energética y acelera la descarbonización. Para el Ejecutivo socialista, se trata de un impuesto ecológico que va en detrimento del uso de vehículos contaminantes y va en favor de los vehículos eléctricos que no están sujetos a este gravamen.

Este “impuesto verde” tratará de ajustar la fiscalidad del diésel. El Gobierno, liderado por Sánchez, ha defendido siempre que entre sus objetivos se encuentra equiparar la norma a los objetivos climáticos y a los impuestos sobre los carburantes de otros países europeos.

Pero no solo Pedro Sánchez trata de favorecer la descarbonización. Desde la Patronal de venta y distribución de vehículos también están sincronizados con la descarbonización. “Pedimos un plan de achatarramiento ya que los vehículos que más contaminan son los vehículos antiguos, ya sean diesel o gasolina”, nos traslada Jaime Barea, experto jurídico y Director Corporativo de GANVAM.

Sin embargo, el proceso de combustión de los motores de estos vehículos hacen que expulsen dióxido de carbono, un gas de efecto invernadero dañino para el medioambiente. Además, los vehículos diesel son los principales causantes de otros contaminantes como el NOx, monóxido de carbono, partículas de hollín y restos de hidrocarburo. De este modo, la conciencia ambiental del Ejecutivo sanchista ha tomado la decisión de aumentar la recaudación gracias a los usuarios de vehículos diesel.