jueves, 13 mayo 2021 01:07

Rocío Monasterio lidia con Morante de la Puebla para ganarse a los taurinos el 4-M

El mundo taurino está de capote caído. La crisis del coronavirus ha dejado sin trabajo a miles de trabajadores con una pírrica ayuda de 775 euros brutos, a los que tienen que descontar la Seguridad Social y después la rebaja de Hacienda en el IRPF por la carencia de la respectiva retención.

El PP se ha acercado a los ganaderos con ayudas de millones de euros, con una traca en la recta final de la campaña para las elecciones del 4 de mayo para abrir Las Ventas el próximo dos días antes de las urnas.

El Gobierno de la Comunidad de Madrid, sin embargo, no cuenta con el apoyo de la gestión privada debido a las limitaciones de aforo impuestas para evitar contagios. El número de espectadores será como máximo de 6.000, el 25% del total que admite el coso taurino más imponente de España. Esta cifra impide sacar rédito económico ya que solo es viable con el 50% del aforo y unos ingresos por derechos de emisión e imagen.

VOX BUSCA A LOS TAURINOS A TRAVÉS DE SUS ÍDOLOS

Vox, al no ser gestores, cuentan directamente con el apoyo de uno de los grandes espadas españoles. El partido liderado por Rocío Monasterio en estos comicios ha fichado a Morante de la Puebla para defender a ganaderos y trabajadores, al más puro estilo andaluz. Y es que, con esta estrategia se ganaron el corazón de los fervientes seguidores y la afición en la región en las pasadas elecciones autonómicas.

Monasterio no solo ha defendido con palabras a la tauromaquia, herida de muerte por las políticas restrictivas de la izquierda -que busca prohibirlos- y por las propias derivadas de la pandemia, cuyos estragos han hecho mella tras año y medio sin festejos en Madrid, sino también con hechos. De la mano de Morante de la Puebla, la candidata de los conservadores madrileños ha aprendido a sujetar el capote, sin estoque, según el nuevo vídeo de la formación liderada por Santiago Abascal a nivel nacional.

ROCÍO MONASTERIO, NI UN PASO EN FALSO

De un extremo a otro ha realizado paso a paso y con precisión cada instrucción para poder lidiar a una becerra, como si de una capea se tratara. Bajo el lema ‘toreando por Madrid’, Monasterio se ha enfundado su ‘traje de luces‘, mientras Abascal seguía con la mirada tanto desde el burladero como desde la barrera la actuación de la dirigente. El líder de Vox se fumaba un puro y entablaba una conversación con Monasterio, sin perder la sonrisa en momento alguno. Eso sí, el temple y el semblante serio, concentrada mientras estaba taconeando la arena, como si de un baile a tres se tratara.

No ha perdido el paso, abriendo el brazo en el momento preciso para torear la becerra, que pasaba entre ambos como si fuera una coreografía ensayada, pese a que la ‘invitada’ de turno desconocía por completo la obra.

LAS AMENAZAS DE MUERTE A MORANTE DE LA PUEBLA

La relación de Morante de la Puebla y Vox viene de lejos. El maestro ha encontrado en Vox el auténtico defensor de la fiesta nacional. Desde hace años, el torero se defiende de los ataques e insultos de antitaurinos, como el típico “asesino“. Él responde siempre que no es un asesino, que lo suyo es arte, una profesión que se verá abocada al recuerdo de la afición si la izquierda continúa con su objetivo de eliminar el toreo.

Morante de la Puebla no se ha arrugado ante las amenazas recibidas en la puerta de su finca, como ocurrió en 2018. En su domicilio, situado a orillas del Guadalquivir, aparecieron pintadas de amenazas de muerte. “Al nazi tiro y en la cuneta” o “acabarás como Padilla” fueron las dos más impactantes. El propio Abascal denunció estos hechos, justo antes de que el torero diera públicamente su apoyo expreso a Vox.

BRINDIS A ABASCAL

El líder de Vox lo denunció a través de Twitter y señaló directamente a Pablo Iglesias, ahora candidato a las elecciones de Madrid para el 4 de mayo. “Los políticos que propagan alertas violentas contra los resultados electorales democráticos son responsables de estas acciones totalitarias”, señalaba Abascal.

El diestro había dedicado un toro a Abascal meses antes de esta agresión. Fue el 7 de julio de aquel año, “va por ti, Santiago, y por España”. De familia humilde y socialista, Morante de la Puebla es un hombre hecho a sí mismo, un niño que imaginaba con ser torero, jugaba a ser torero y llena plazas enteras allí por donde va o cuando el covid-19 lo permita. En su pueblo, es aclamado y respetado. De hecho, su imagen es vista como un ídolo. Si se presentara a alcalde ganaría las elecciones hasta su jubilación.