jueves, 13 mayo 2021 00:19

Ayuso aguanta el arreón de una izquierda liderada por Iglesias

El único debate con todos los candidatos a las próximas elecciones del 4 de mayo en la Comunidad de Madrid se ha saldado con duros rifirrafes y polémicas derivadas por la gestión de la pandemia y la economía. Los insultos entre los principales espadas en los sondeos, como PP, Vox y Podemos han sido la tónica en el bronco encuentro.

Los sondeos consultados por MONCLOA.com dan a Ayuso la clara ganadora del debate, seguida de Rocío Monasterio y Pablo Iglesias. Bal, García y Gabilondo se han quedado atrás en estas encuestas. Cada candidato, a excepción de Mónica García, Ayuso y el propio Bal, han salido a realizar declaraciones tras el debate. Gabilondo ha pedido el “apoyo a Unidas Podemos” para evitar el gobierno de Colón. Para Iglesias, los debates son fundamentales y afirma que a partir de ahora se entiende por qué “Ayuso no asistirá a ningún debate más“. Ahora quedan 10 días de campaña para arañar el voto

Rocío Monasterio durante el debate del 4-M
Rocío Monasterio durante el debate del 4-M

DOS CHAQUETAS ROJAS Y UNA CORBATA

Las candidatas del PP y Más Madrid, Isabel Díaz Ayuso y Mónica García, han salido con el color de la seguridad, el rojo, en la chaqueta. La líder de la formación de izquierdas, además, también se ha vestido con un pantalón del mismo color. Rocío Monasterio, la líder de Vox en Madrid, ha optado por una chaqueta morada.

Los candidatos de Podemos, PSOE y Ciudadanos, Pablo Iglesias -el líder de la izquierda y entrando en el cuerpo a cuerpo-, Ángel Gabilondo -el pasivo en este debate- y Edmundo Bal -renegando de la moción de censura de Ciudadanos al Ejecutivo de Ayuso-, han preferido la chaqueta, con una diferencia. El líder de los socialistas y cuyo cartel fue retirado de Callao es el único que se ha puesto una corbata.

Todo ello en cinco bloques –Madrid en pandemia; reto sanitario; reto social; reactivar Madrid; y los pactos, junto con un minuto de oro para pedir el voto a los televidentes y escuchantes.

TODOS CONTRA AYUSO

Los lanzamientos de cuchillos se han dado en cada uno de estos espacios separados del debate. Los insultos han sido uno de los recursos más utilizados en los envites cuerpo a cuerpo, donde Iglesias se ha sentido en su salsa. El candidato de Podemos ha tildado de “propaganda filonazi” a Monasterio y ha hecho un interrogatorio digno de Vito Corleone a Isabel Díaz Ayuso, especialmente en la gestión de las residencias, pese a que el líder de los morados y exvicepresidente del Gobierno fue quien tenía el mando único desde marzo a junio del pasado año.

En el primer asalto, los candidatos de la izquierda han iniciado un ataque durísimo hacia Ayuso por los muertos en las residencias y los fallecidos totales por el coronavirus en Madrid. La Comunidad ha registrado la mayor cifra de muertos en esta pandemia, con más de 23.300, según los datos oficiales.

Monasterio ha sido de las primeras en hablar y ha tardado tan sólo 15 segundos en referirse a la polémica de los MENA, una declaración de intenciones sobre qué puntos iba a desarrollar todo el discurso en el debate. De nuevo, ha insistido en el coste de los 4.700 euros por cada menor no acompañado tutelado, por lo que ha recibido todo tipo de descalificativos por parte del resto de líderes de las formaciones, incluida Ayuso, que se ha referido con el término “extrema derecha” a la conservadora Monasterio.

MONASTERIO E IGLESIAS, A LA GRESCA

El más crítico con la candidata de Vox ha sido Iglesias, que ha tildado de “propaganda filonazi” al partido liderado por Santiago Abascal a nivel nacional. No ha sido el único rifirrafe entre la formación ‘verde’ y la morada. El cierre de ‘chiringuitos’, como el que dirigía Abascal, también han centrado la confrontación entre ambas formaciones.

Mónica García, la médico y líder de Más Madrid, ha criticado a Ayuso por la “traición a nuestros mayores” de Ayuso por el protocolo de la Comunidad de Madrid, que impidió derivar a los usuarios de estos centros a los hospitales.

Tanto la líder de la chaqueta roja como Gabilondo han criticado a la presidenta de la Comunidad de Madrid por tildar de “mantenidos-subvencionados” a quienes acuden a un comedor social. “No hay derecho a decir que la gente de las colas del hambre está mantenida, subvencionada“, ha criticado García, muy pausada y la expectativa durante el debate, al evitar la confrontación directamente.

GABILONDO Y BAL, DESAPARECIDOS

Gabilondo y Bal han estado en el atril, pero han estado perdidos en el debate. El socialista se ha mostrado más aburrido de lo habitual. “Ustedes me conocen, soy un profesor que se dedica a enseñar (…) necesito tu fuerza”, ha instado a la hora de pedir el voto en el minuto de gloria, el único en el que se le ha escuchado con claridad. Tal ha sido el pobre perfil del títere de Pedro Sánchez que ha tenido que renegar del presidente del Gobierno. “Sánchez es Sánchez y yo soy Gabilondo”, ha dicho en su defensa. Además, se ha mostrado favorable a un Gobierno con Pablo Iglesias, una muestra de debilidad que ha sorprendido a propios y extraños. Y es que, hace unos días aseguraba que no podría formar coalición “con este Iglesias”.

Bal, por su parte, ha recordado su papel en el juicio del ‘procés’, sin mostrar qué ha hecho Ciudadanos en Madrid.

Ayuso ha mostrado la ilusión en estos comicios. “A Madrid se viene a vivir en paz” y libertad, también ha afirmado que se pagan elevados impuestos, motivo por el que afirma que bajará la presión fiscal en medio punto. “En estas elecciones se juega el modelo para Madrid y para España”, ha afirmado la candidata del PP, que ha pedido el voto a quienes luchan “por la libertad que quieren quitarnos”, en referencia al “comunismo”.

VOX, SEGURIDAD; IGLESIAS, RECUERDOS

Para Monasterio, “sin seguridad no hay libertad ni prosperidad“, por el que ha instado a poder vivir en libertad sin ser atacados, y que para que con el voto se evite la entrada de la izquierda en Madrid. “Les pido el voto para que quien gobierne lo haga sin arrodillarse ante la izquierda. Les pido el voto para quien protege Madrid”.

Iglesias, que sólo ha utilizado 40 de los últimos 60 segundos, ha pedido a los indecisos recordar para volver a ganar, dándose dos golpes con la mano derecha en el corazón. “Si no olvidas, volveremos a ganar”, ha enfatizado el líder de Podemos.