viernes, 14 mayo 2021 09:20

Sergio García Torres “trabaja” por primera vez en un año y da un paso en favor de los animales

Uno de esos hitos políticos en los que formaciones antagónicas hacen piña para sacar una Ley o proposición adelante. Esto es lo que hemos vivido esta extraña semana en el Congreso de los Diputados, después de que una amplia mayoría aprobara la propuesta presentada por la Dirección General de Derechos de los Animales adscrita al Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030, y registrada por el polémico Sergio García Torres, el animalista aupado por Iglesias y que se mantiene ahora con Ione Belarra. ¿Se dará un paso real a favor de los derechos de los animales?

De momento, a pesar de las loas que se han autoimpuesto tanto PSOE como Unidas Podemos, y en especial Sergio García Torres, que cobra más de 50000 euros al año, sin pluses a dedo incluidos, y que tampoco ha presentado otras propuestas legislativas o avances en la esperada Ley de Bienestar Animal, la mesa del Congreso únicamente ha dicho sí al debate sobre “la toma en consideración de la Proposición de Ley de modificación del Código Civil, la Ley Hipotecaria y la Ley de Enjuiciamiento Civil, sobre el régimen jurídico de los animales, impulsada por los grupos Socialista y Confederal de Unidas Podemos-En Comú Podem-Galicia en Común.”

O lo que es lo mismo, esto no implica que se vaya a tramitar dicha reforma del Código Penal. De hecho, ni siquiera es una propuesta propia, sino que se trata de acelerar un cambio que ya estaba avanzado en el Congreso antes de la entrada en el Gobierno de Unidas Podemos y de la Dirección General de Derechos de los Animales que ostenta Sergio García Torres.

Entonces, la lentitud de los procesos legislativos en la Cámara, y la convocatoria de elecciones anticipadas tumbaron todo lo conseguido. Ahora, según parece, dado que vuelven a sonar tambores de adelanto electoral, el grupo de Unidas Podemos que queda en el Gobierno de Coalición, con Sergio García Torres a la cabeza, busca acelerar toda la tramitación para que no vuelva a quedar en el limbo y anotarse así un tanto para aquellos que insisten en que en un año largo no ha llevado a cabo ningún proyecto real.

Los puntos claves de la propuesta del equipo de Sergio García Torres

En concreto, los elementos más importantes de cara a articular una nueva legislación en favor de los animales que pretende la propuesta del equipo de Sergio García Torres son los siguientes:

“Artículo 333.

1. Los animales son seres vivos dotados de sensibilidad. Solo les será aplicable el régimen jurídico de los bienes y de las cosas en la medida en que sea compatible con su naturaleza y con las disposiciones destinadas a su protección.

2. El propietario, poseedor o titular de cualquier otro derecho sobre un animal debe ejercer sus derechos sobre él y sus deberes de cuidado respetando su cualidad de ser vivo dotado de sensibilidad, asegurando su bienestar conforme a las características de cada especie y respetando las limitaciones establecidas en ésta y las demás normas vigentes.

3. Los gastos destinados a la curación y al cuidado de un animal herido o abandonado por un tercero son recuperables por quien los haya pagado en la medida en que hayan sido proporcionados y aun cuando hayan sido superiores al valor del animal.

4. En el caso de que la lesión a un animal de compañía haya provocado su muerte o un menoscabo grave de su salud física o psíquica, tanto su propietario como quienes convivan con el animal tienen derecho a que la indemnización comprenda la reparación del daño moral causado.”

El artículo 611

Asimismo, la propuesta registrada entre otros por Sergio García Torres, también se contempla la siguiente modificación del artículo 611:

1. Quien encuentre a un animal perdido deberá restituirlo a su propietario o a quien sea responsable de su cuidado, a quienes deberá, en su caso, notificar el hallazgo del animal. Si no conociese al propietario o al responsable del cuidado del animal perdido o no pudiere localizarlo, o si el animal estuviese abandonado, deberá poner el hallazgo en conocimiento de la autoridad, órgano administrativo o centros que tengan como cometido la recogida y acogida de animales perdidos o abandonados. Sin perjuicio de lo anterior, el hallador podrá asumir el cuidado temporal del animal en aras de su protección y bienestar.

2. Sin perjuicio de lo dispuesto en el apartado anterior, en caso de indicios fundados de que el animal hallado sea objeto de malos tratos o de abandono, el hallador puede retenerlo temporalmente, poniendo en conocimiento de manera inmediata dichos hechos ante las autoridades competentes.”

Europa obliga

Aunque estas modificaciones se corresponden a viejas reivindicaciones de los animalistas, la realidad política es más sencilla: la UE ha llamado en varias ocasiones la atención a España por no trasponer al Código Penal las exigencias dictadas en el Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea donde se considera a los animales como “seres sensibles”.

“Los animales son seres vivos dotados de sensibilidad. Solo les será aplicable el régimen jurídico de los bienes y de las cosas en la medida en que sea compatible con su naturaleza y con las disposiciones destinadas a su protección”, recoge el Tratado. De modo que sí, como explica Sergio García Torres en su tuit, puede ser uno de los puntos recogidos en el acuerdo de Coalición, pero no se trata de una innovación. Y según parece, ni siquiera una aportación de Unidas Podemos, ni del PSOE.

¿Ha presentado Sergio García Torres una propuesta ‘fusilada’ al PP?

Como hemos explicado, no es la primera Proposición de Ley que se registra en el Congreso para que la Mesa de la Cámara del Congreso de los Diputados apruebe su tramitación y debate en el pleno o en comisión. El Partido Popular hizo lo propio para hacer modificaciones en el Código Civil, la Ley Hipotecaria y la Ley de Enjuiciamiento Civil, sobre el régimen jurídico de los animales. En dicha propuesta, ya se recogía la petición de que los animales se consideren seres sintientes y no cosas a nivel legal. Era 2017, y ni Unidas Podemos ni Sergio García Torres habían tocado La Moncloa. Dicha reforma fue aprobada por unanimidad.