jueves, 6 mayo 2021 20:03

La exigua seguridad de Pablo Iglesias: de 50 agentes a un férreo ‘quinteto’

El Ministerio de Interior ha rebajado la seguridad en el chalet de Pablo Iglesias e Irene Montero tras su cese como vicepresidente del Gobierno y el fin de la campaña de escraches tras la llegada de los marqueses a Galapagar hace tres años. MONCLOA.com ha comprobado “in situ“, a una veintena de metros del casoplón de los dirigentes de Podemos, la escasa vigilancia en la zona respecto al cordón perimetral de más de medio kilómetro y formado por 50 agentes de la Guardia Civil de 2018.

La seguridad corre a cuenta ahora de la Policía Nacional y no de la Guardia Civil, según han corroborado distintas fuentes consultadas por este medio. Ejemplo de ello, uno de los agentes que custodia el palacete reformado por Iglesias y Montero se ha identificado a este medio antes de facilitar únicamente el carnet de prensa, que ha apuntado en una libreta junto al de otros compañeros.

SIN RESTRICCIONES PARA PASEAR POR LA PUERTA

Los ciudadanos pueden continuar su camino y pasar por la puerta del chalet de la ministra de Igualdad y del candidato de Podemos a las próximas elecciones a la Comunidad de Madrid el próximo 4 de mayo. Hasta hace relativamente pocos meses, según apuntan los vecinos consultados por este medio, este trayecto estaba prohibido. De hecho, tenían que recorrer cerca de 800 metros para poder acceder al paseo más conocido de la zona residencial, cuyo inicio se encuentra justo en la fachada este de esta casa. El acceso al paseo está ahora permitido, pese a iniciarse a muy pocos metros de la vivienda. Por este camino circulan bicis, runners y vecinos paseando al perro.

pablo iglesias

La familia de Iglesias mantiene la garita de seguridad, donde los agentes se encargan de la limpieza. El agua residual se vierte desde el cubo a otra de las esquinas de la vivienda, concretamente la contraria del camino, según ha comprobado este medio. Además, estos agentes no abandonan su puesto, aunque son relevados por otros tras cumplir el turno.

Antes, con los escraches, no se podía acceder a la calle

Los vecinos aplauden este cambio en la vigilancia del ‘chalecito’. “Ya no tenemos que desviarnos casi un kilómetro”, destaca uno de los residentes de esta exclusiva zona de Galapagar. “Antes, con los escraches -continúa-, no se podía acceder a la calle“, ha afirmado. Este residente se muestra favorable al “jarabe democrático” recibido por Iglesias y Montero, más tras recordar los sufridos por miembros de Ciudadanos y Partido Popular, como Begoña Villacís, cuando estaba embarazada, o el acoso a Cristina Cifuentes por las hordas de seguidores de Podemos.

IGLESIAS INSULTÓ A QUIEN AHORA CUSTODIA SU PALACETE

Por otro lado, fuentes policiales consultadas por este medio han mostrado también su malestar por este destino para agentes de la Policía Nacional. Y es que, según han recordado, Iglesias y Montero no han tenido “reparo” alguno para criticar a los miembros de este cuerpo de seguridad pero “ahora están custodiando su casa”. A su juicio, la ministra de Igualdad, por su cargo, sí tendría asignada una seguridad pagada por todos los contribuyentes, pero “Iglesias no debería tener derecho al coche blindado”.

Pablo Iglesias criticó a la Policía Nacional al asegurar que los agentes “no son fundamentales” en la lucha contra la pandemia. Los sindicatos policiales salieron en tromba contra el entonces vicepresidente del Gobierno. “Ellos son los que protegen el chalet del vicepresidente las 24 horas del día“, señalaron los representantes de guardias civiles y policías nacionales.

Iglesias sólo veía “esenciales” para hacer frente a la crisis sanitaria a “médicos, enfermeros y profesores”, pese a las fuertes restricciones impuestas en el primer estado de alarma. Los agentes de las distintas policías se encargaron de lidiar con las peleas y altercados derivados del confinamiento total, impuesto por el propio Ejecutivo al que pertenecía el marqués del madrileño pueblo de la sierra.

En 2012, durante su etapa como profesor universitario, Iglesias derrochó toda una retahíla de insultos hacia la Policía Nacional. La policía no protege a la gente, son matones al servicio de los ricos“, afirmó en un tuit quien fue eurodiputado en 2014.

EL HARTAZGO DE LOS VECINOS CONTRA IGLESIAS

El hartazgo de los vecinos ha derivado en una oleada de denuncias por parte de Iglesias. El pasado mes de febrero, la Fiscalía pidió seis meses y un año de cárcel para la madre y la hija, respectivamente, acusadas de saltarse el cordón de seguridad del chalet de Iglesias. A juicio de las denunciadas, “no había ningún perímetro“, al tiempo que denunciaron una supuesta agresión por parte de agentes de la Benemérita. Según su declaración, ambas mujeres se dirigían a casa de una amiga.

“Yo me quería ir y el agente no me dejó. Me pisó y me dio empujones”, dijo Ascensión ante la juez de lo Penal número 17 de Madrid. “Tuve miedo de los agentes“, ha manifestado su hija. Según los agentes de la Guardia Civil, ambas eran ya conocidas por el operativo policial debido a su presunta implicación en los escraches realizados en la puerta del chalet. Ambas fueron inmovilizadas por “la fuerza mínima imprescindible”.