viernes, 14 mayo 2021 16:11

La mano izquierda de Ayuso o el puño de hierro de Puig: al coronavirus no le importa que te vayas de cañas

El mapa del coronavirus varía mucho de una Comunidad Autónoma a otra. Cada Gobierno autonómico establece una gestión diferente de la pandemia y las características de cada territorio influyen en los datos de la pandemia. Este es el caso actual de la región madrileña que está en riesgo extremo mientras que en la Comunidad Valencia se mantiene en nivel de riesgo bajo.

la incidencia en la capital es 300 veces superior a la de la comunidad valenciana PERO NO FUE SIEMPRE ASÍ

En la región gobernada por Ximo Puig la incidencia acumulada a 14 días es de 35,61 mientras que en el territorio liderado por Isabel Díaz Ayuso, la incidencia de las últimas dos semanas asciende a 341,44. Es decir, la incidencia en la capital es 300 veces superior a la de la Comunidad Valenciana pero no siempre fue así.

El “milagro valenciano” no ha existido desde que Ximo Puig impusiera duras restricciones. Mientras que la incidencia acumulada en Madrid obtuvo su récord de 994 a finales de enero, Valencia llegó a alcanzar una tasa de incidencia de 1.459 en el mismo periodo. Ambos picos se dieron con el estado de alarma vigente y las correspondientes restricciones sanitarias instauradas por cada Ejecutivo autonómico por lo que se refleja que los contagios oscilan independientemente de la dureza de las medidas.

Desde el inicio de la pandemia, Madrid ha notificado 647.000 casos positivos de los cuales 14.732 personas han resultado fallecidas. Por su parte, la Comunidad Valenciana ha detectado 388.000 contagios por coronavirus y 7.188 fallecidos. Cabe destacar que en Madrid residen 6,6 millones de personas y en Valencia hay 4,9 millones de habitantes por lo tanto, es coherente que en Madrid haya habido más contagios y fallecimientos debido a que la densidad de población es mayor.

Isabel Díaz Ayuso y Ximo Puig

LA GESTIÓN DE LA PANDEMIA EN VALENCIA

La Comunidad Valenciana ha conseguido, a día de hoy, tener la incidencia acumulada más baja de toda España y Ximo Puig presume de ello recalcando que es fruto de las restricciones impuestas por el Ejecutivo de la región.

Desde hace meses, los valencianos no pueden reunirse en domicilios si no son residentes, solo se permiten reuniones de seis personas en el espacio público, el toque de queda es a las 22 horas y no pueden salir ni entrar en la región salvo por causa justificada.

Asimismo, la hostelería tiene que cerrar a las 18 horas y se permite un aforo máximo del 30% en el interior de los locales. También los comercios no esenciales tienen la obligación de cerrar a las 20 horas.

Con tal de seguir con los mismos buenos datos, la Generalitat ha prolongado las restricciones hasta el 25 de abril y aboga por una desescalada gradual y prudente. Además, el ejecutivo autonómico ha abogado por ampliar la vigencia tanto del toque de queda como del cierre perimetral de la Comunidad Valenciana hasta el 9 de mayo, fecha en la que decae el estado de alarma, ante el aumento de los contagios en el resto del país.

LA GESTIÓN DE LA PANDEMIA EN MADRID

Sin embargo, la gestión de la pandemia en la Comunidad de Madrid es diferente. Isabel Díaz Ayuso ha optado por imponer menos restricciones con el objetivo de dotar de “mayor libertad” a los ciudadanos y de conjugar la actividad económica con la pandemia.

Ayuso se ha resistido a cerrar la Comunidad aunque no ha tenido más remedio que hacerlo cuándo desde el Gobierno central se lo han obligado. Sin embargo, desde la consejería de sanidad madrileña se imponen cierres perimetrales en las zonas básicas de salud con mayor incidencia.

Además, la presidenta del Partido Popular ha mantenido los bares y restaurantes abiertos hasta las 23 horas con la obligación de no aceptar clientes a partir de las 22 horas. Asimismo, los comercios madrileños no cuentan con hora máxima de cierre. Sin embargo, el toque de queda en Madrid comienza a las 23 horas, una hora más tarde que en muchos otros territorios de España.

Las restricciones impuestas en la Comunidad de Madrid se revisan semanalmente y se adaptan a la evolución epidemiológica de la pandemia. Isabel Díaz Ayuso ha defendido su gestión de la misma ante las críticas de los otros Gobiernos autonómicos. Asimismo, la presidenta ha recalcado que “Madrid, por sus características, se tiene que comparar con las grandes capitales europeas y no con otras regiones españolas como la Comunidad Valencia”. Sin embrago, los datos hablan por si solos y mientras los madrileños están expuestos a riesgo extremo, los valencianos tienen riesgo bajo.

LOS HOSPITALES VALENCIANOS Y MADRILEÑOS NO ESTÁN SATURADOS

La situación en los hospitales también cambia de una Comunidad Autónoma a otra. Gracias a sus restricciones, los hospitales valencianos han conseguido bajar la saturación de sus UCI al 7,87% mientras que en las UCI madrileñas alcanzan actualmente el 40,73% de ocupación.

Sin embargo, ambas comunidades independientemente de que tengan restricciones distintas han conseguido que los hospitales no estén saturados. Actualmente, en Valencia la ocupación de casos de covid en los hospitales en del 2,27% mientras que en Madrid es del 15,02%, según datos oficiales.

Cabe destacar que aunque ahora la situación epidemiológica en la Comunidad Valencia sea más favorable que en Madrid no siempre fue así a pesar de tener medidas más restrictivas. A finales de enero, la región del este alcanzó picos que la capital nunca llegó a alcanzar a pesar de ser un territorio con mayor densidad de población y con mayor entrada y salida de personas.