viernes, 14 mayo 2021 22:21

Más Madrid se suma al plasma y solo dejar entrar a televisiones en su sede

Más Madrid se prepara para una noche electoral, todo apunta a que decisiva. Ante la situación atípica ante la Covid-19 los partidos políticos han impuesto más o menos restricciones al acceso a la prensa para cubrir en sus respectivas sedes los resultados electorales: desde la PCR negativa que solicita VOX a las mascarillas FFP-2 que exigen desde Podemos. Sorprende, sin embargo, la estrategia seguida por Más Madrid: impedir la entrada a periodistas que no pertenezcan a un medio audiovisual, según fuentes del partido.

Más Madrid, emulando los viejos tiempos de Errejón frente a La Tuerka, ha desarrollado una campaña eminentemente televisiva, colgando vídeos semanales en su página web y concediendo cada dos o tres días una gran entrevista a un gran medio nacional o regional, además de ruedas de prensa diarias, debidamente filmadas. De esta manera, Más Madrid ha tenido un crecimiento exponencial a medida que su candidata ha ganado protagonismo, especialmente gracias al debate celebrado en Telemadrid.

Aducen falta de presupuesto

Quizá porque Mónica García sabe del alcance que un plasma puede tener —no hay más que preguntarle a Mariano Rajoy— ha excluido a los periodistas más tradicionales, que verán limitado su derecho a ofrecer una información veraz y de primera mano. Desde el partido, además, aducen una falta de presupuesto a la hora de motivar esta decisión. Un tanto curioso si se tiene en cuenta que todo lo que se precisa para escribir una crónica es un enchufe y una conexión a Internet.

No es solo eso: Más Madrid ha renunciado a su modesta sede en el barrio de Embajadores, para trabajar durante la noche electoral desde una oficina de dos plantas situada en Gran Vía 30, cuyos alquileres se sitúan entre los 6.510 y los 15.619 euros al mes. En esta misma calle, en el número 69, fue también donde el partido extendió una lona de dimensiones colosales comparando a García con Ayuso. Probablemente, gran parte de los fondos, cuya escasez impide ahora recibir a los periodistas en su nuevo local, se invirtió en desarrollar esta campaña: el alquiler de una lona de estas dimensiones supera, a precio de mercado, los 80.000 euros.

Bajo el fantasma del sorprasso

Lo cierto es que la noche se presenta cuanto menos movida para la médico y madre. La formación obtuvo 20 escaños en los anteriores comicios de 2019, los primeros a los que concurrió). Ahora, a tenor de las últimas encuestas que le otorgan 26 diputados, se ha reavivado el temido fantasma del sorpasso: según los sondeos, el PSOE, en sus mejores pronósticos apenas alcanzaría los 30.

Esa misma confianza se ha podido ver en su candidata cuando ha acompañado a votar esta mañana a su madre. García había enviado previamente su papeleta por correo para favorecer esta modalidad de voto.  La candidata de la formación de izquierdas ha animado a los madrileños a aprovechar el que “puede ser un día histórico” para “convertir los aplausos en votos” y que así puedan ver “lo bueno por conocer”.

A favor de pactar con la izquierda

A la entrada del colegio, ha declarado a los medios que “es un día de responsabilidad”, en el que cada voto “es también un voto de ilusión y de esperanza”, y en el que, pese a ser “una jornada complicada” por ser laborable”, espera que la gente vea “una oportunidad para mejorar la Comunidad de Madrid”.

García ha asegurado además que, si el bloque de izquierdas (Más Madrid, PSOE y Unidas Podemos) suma la mayoría absoluta, mañana mismo empezarán a hablar “de cómo recuperar esta comunidad para los madrileños”. En cualquier caso, ha preferido “no augurar nada” sobre los resultados. “Soy muy científica, pero luego tengo mis supersticiones”, ha bromeado.

García ha expresado su “orgullo” por la campaña “bonita”, “ilusionante” y “apegada a la gente” que ha hecho su partido, a su juicio marcando “un antes y un después” en cuanto a la “manera de hacer política”. “Creo que hemos reconciliado a mucha gente con la política”, ha afirmado la candidata, que pasará el día “nerviosamente” con su familia y luego seguirá la noche electoral en el ‘barato’ local de la Gran Vía donde Más Madrid tiene ubicado su cuartel general de campaña.