martes, 22 junio 2021 21:55

El Gobierno quiere convertir a los autónomos en “esclavos” de la Seguridad Social

El PSOE tiene claro que hay que ajustar las cuentas en todos los sentidos. La deuda española ya llega al 120% del Producto Interior Bruto (PIB) del país tras la pandemia y si el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, quiere acceder a las ayudas europeas sabe que tendrá que presentar un plan de ajuste del déficit importante. Es aquí donde entra la política. Los socialistas han valorado el perfil de su electorado y han optado por convertir a los autónomos en granjas de cotización. El ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, ya ha planteado que las cuotas que paguen los trabajadores por cuenta propia oscilen entre los 90 euros mensuales y los 1.220 euros. Vamos, que un autónomo con rendimientos netos de 49.300 euros pagará 15.000€ en cotizaciones y uno con beneficios de 3.000 pagará 1.080. Los trabajadores del RETA ya deben haber comprado vaselina.

La idea que hay detrás de este agresivo planteamiento de Escrivá que ya cuenta con el rechazo de prácticamente todos los autónomos es que no muchos votantes socialistas son autónomos. A los funcionarios no les tocarán las (14) pagas y tampoco a los pensionistas. Sin embargo, los autónomos pagarán el pato, y más después de haber encumbrado a Isabel Díaz Ayuso en las elecciones de la Comunidad de Madrid. La idea es que los casi dos millones de trabajadores por cuenta propia que hay en España se conviertan en granjas de cotización que ayuden a cuadrar las cuentas. Pero estos serán solo la punta del iceberg, lo gordo vendrá con la renovación de la política fiscal y los impuestos que crujirán a las clases medias, por no hablar de otras cuestiones más polémicas que el Gobierno también trata de sacar adelante.

Este colectivo lleva tiempo quejándose de que no han recibido ningún tipo de atención. El confinamiento les dejó a dos velas y ahora aparece Escrivá plateando un nuevo sistema que pretende convertir a los autónomos en esclavos de las arcas públicas. Trabaja, sí, pero si ganas netos 3.000 euros prepárate para pagar más de 1.000 en impuestos. Esto de cara a los autónomos. Los funcionarios seguirán respirando aliviados. Desde el PSOE han hecho cálculos y de estos casi 2.000.000 de trabajadores por cuenta propia les sale más a cuenta crujirles a impuestos que seducirles para que les voten. Ese grupo ya se ha convertido en nicho de voto del PP.

Las estrategias electorales son importantes en un contexto en el que el PSOE se juega el desgaste de la pandemia y la continuidad de Pedro Sánchez en la Moncloa. El Partido Popular entiende que gran parte de su electorado está en este colectivo al que no han dejado trabajar durante el confinamiento y al que no han dado prácticamente ayudas decentes para paliar los efectos. Ellos dependen de su trabajo, algo que no les permitieron hacer, y el PP supo recuperar ese mensaje para ellos. De hecho, en Madrid ha quedado claro que el permitirles trabajar durante la pandemia ha sido un elemento clave para que la presidenta de la Comunidad de Madrid ganara las elecciones del 4 de mayo.

Como todo, Escrivá quiere aplicar esta medida de forma progresiva para que el golpe a los autónomos sea menos agresivo. La idea del ministerio de Escrivá es que se apliquen durante nueve años de forma progresiva estas nuevas tasas y así se cuadren mejor las cuentas de la Seguridad Social. La tarifa mínima será de 90 euros al mes. Y la máxima de 1.220. La respuesta de las asociaciones de autónomos ha sido llevarse las manos a la cabeza y criticar que les quieran convertir en granjas de trabajadores destinadas solo a cotizar. “Es absolutamente inasumible para autónomos con rendimientos netos de 49.300€ pagar 15.000€ en cotizaciones,10.000€ más al año que ahora También es inasumible que un autónomo con 3.000€ de rendimiento neto pague 1.080€ de cotización Eso es trabajar y producir para Seg Social”, ha comentado el presidente de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA), Lorenzo Amor en su cuenta oficial de Twitter.

Y como Amor, el resto de las asociaciones tampoco se ha hecho esperar. “Es una barbaridad”, aseguran otras. Con los planes del ministro, todos los trabajadores por cuenta propia que osen facturar más de 22.000 euros anuales verán incrementada su cuota a partir de 2023, mientras que los que tengan ingresos inferiores a esta cifra cotizarán menos a la Seguridad Social.

Lo más curioso de este nuevo plan de los socialistas para convertir a los autónomos en esclavos de la administración pública para producir cotizaciones más elevadas es que las asociaciones aseguran que Escrivá ha tomado la decisión de forma unilateral. El Gobierno quiere utilizar las reformas fiscales para no tocar a los funcionarios y para crujir a los demás. También se plantea otras interesantes medidas como la de imponer peajes en todas y cada una de las autopistas y autovías además de elevar el impuesto al diésel en un mínimo de 0,10 céntimos el litro.