martes, 22 junio 2021 22:22

Un zamorano de 95 años afronta (aún) una multa de 601€ por regar su huerto en el confinamiento

el corte ingles

Es sanabrés, se llama Santiago López Alonso y tiene 95 años. Como todos, sufrió el confinamiento en 2020; pero a diferencia de algunos que salieron a hacer deporte por su urbanización a diario sin que le cayera denuncia alguna, como es el caso del expresidente del Gobierno Mariano Rajoy, este zamorano aún lidia con la justicia para librarse de una sanción de 601 euros que le impusieron en su pedanía el 7 de abril de 2020 por saltarse las restricciones.

Santiago tiene una pasión: su huerto. Y al igual que durante el confinamiento los españoles acudían al supermercado a comprar lo necesario, este sanabrés solía (cuando era necesario) visitar su cultivo, ubicado a unos pocos metros de su casa de Ilanes, una pedanía con 74 habitantes, para llevar a cabo las tareas necesarias para el saneamiento y preparación de la siembra y recolecta de sus frutas y hortalizas. Sin embargo, la Guardia Civil de El Puente de Sanabria, que le detuvo mientras se dirigía a ver cómo estaba su terreno, entendió que era un peligro público y la subdelegación de Gobierno en Zamora (dirigida por Ángel Blanco García) se ha hecho eco de la denuncia tramitándola a pesar de que hubiera prescrito.

Los agentes que le detuvieron pueden dormir tranquilos, esta pedanía zamorana de 74 habitantes llamado Ilanes se ha salvado gracias a su intervención del pasado 7 de abril de 2020. Y para ello, solo han tenido que imponerle a este sanabrés una sanción cuyo importe equivale prácticamente a la pensión que cobra. Bromas aparte, Santiago se ha visto obligado a presentar un recurso porque la subdelegación de Gobierno de Ángel Blanco ha tenido la idea de tramitar esta peculiar sanción más de un año después de los hechos, cuando ya ha prescrito. Pocos entendieron que la Guardia Civil denunciara a este sanabrés de 95 años cuando acudía a cuidar su huerto ubicado a unos pocos metros de su casa. Pero menos comprenden la decisión de la burocracia zamorana a la hora de seguir echando leña al fuego y buscar que Santiago se vea obligado a pagar los 601 euros correspondientes.

Algunos juristas contactados por MONCLOA.com explican que era legal saltarse el confinamiento para alimentar animales o mantener los cultivos. Pero en cualquier caso, los policías de Sanabria multaron a Santiago López Alonso por resistirse a la autoridad (momento ideal para recordar que tiene 95 años). Para los agentes que le detuvieron, Santiago había incurrido presuntamente en un “acto de desobediencia de las limitaciones acordadas durante el estado de alarma”. Según la denuncia, el sanabrés “se encontraba en la vía pública sin causa justificada”. Y aclaran que al ser preguntado que qué hacía en la calle, manifestó que “iba a dar un paseo por la finca a ver si había verdura”.

En el recurso presentado por Santiago se deja claro que la denuncia ya ha prescrito a pesar del empeño de la subdelegación de Gobierno dirigida por Ángel Blanco en sacarla adelante por todas las vías posibles. Pero para no ampararse exclusivamente en este error de trámite, Santiago insiste en que para él acudir a su huerta es el equivalente para cualquier otra persona a ir al supermercado. Su tienda de alimentación es su cultivo.

“No quisiera desaprovechar la ocasión que se me brinda de defenderme sin poner de manifiesto que en modo alguno ignorara mandato legal establecido, pues como ya tuve ocasión de alegar a los agentes, el día en que se cometieron los hechos que se me imputan, la única razón por la que me encontraba en la vía publica era mi intención de acudir a mi huerta a llevar a cabo las labores debidas para la preparación, plantación y recogida de verdura a fin de satisfacer mi derecho vital a la alimentación, conducta que, sin necesidad de mayores interpretaciones, se ha de incardinar dentro de uno de los supuestos de deambulación permitidos en el articulo 7.1 del Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, por el que establece el estado de alarma, y que no es otro que la adquisición de alimentos”, detalla Santiago en el recurso al que ha tenido acceso MONCLOA.com.

la Guardia Civil entendió que Santiago era un peligro público

Casos como este hay muchos, pero el de Santiago llama especialmente la atención por el contexto. Una pedanía de 74 habitantes perdido en la Sierra de la Culebra (Zamora), una huerta que tiene ubicada a pocos metros de su casa y 95 años. A pesar de todos estos elementos, la Guardia Civil entendió que Santiago era un peligro público (probablemente el presunto delincuente “más buscado” de Ilanes por esas fechas) y quiso darle un escarmiento. Cuando vio a los agentes, ni siquiera pensó que estuviera cometiendo un delito por ir ver su huerto, pero los agentes no perdonaron: la ley lo primero, aunque esté interpretada de aquella manera y en un contexto que tampoco amenazaba con convertir la pedanía en una bomba vírica.

Todo parece apuntar a que el error de trámite de la subdelegación de Gobierno pesará más que los argumentos dados. El que la sanción de 601 euros (con posibilidad de reducción al 50%) llegue tarde es motivo de sobra para exonerar a Santiago del presunto delito que cometió. En cualquier caso, los agentes pueden dormir tranquilos: ellos hicieron su trabajo y evitaron, a su juicio, males mayores con la sanción a Santiago. El huerto, al menos, ha sobrevivido a la pandemia, a las restricciones y a los policías. Y este conocido sanabrés sigue con el mismo vigor de siempre cuidando sus hortalizas.