domingo, 25 julio 2021 21:40

Almeida ahoga lentamente a la concesionara de las lagunas de Ambroz

El pulso entre los ecologistas y la empresa minera Tolsa por las lagunas de Ambroz continúa. En medio de la batalla, entre convertir el espacio en un paraje natural o continuar la explotación minera, hay un nuevo adversario: el Ayuntamiento de Madrid. Sin embargo, la institución ya ha tomado partido y se ha puesto del lado ecologista anunciado que integrará las lagunas de Ambroz dentro del Bosque Metropolitano sin contar con que Tolsa, la concesionaria de Ambroz, lleva más de una década esperando el permiso para retomar las excavaciones de sepiolita en este lugar de la discordia.

“Hay que recordar que lo que algunos han denominado ‘lagunas de Ambroz’ es un hueco minero que se ha inundado de agua”

La transformación de la mina en un gran espacio verde es uno de los objetivos del consistorio liderado por José Luis Martínez-Almeida. Sin embargo, esta enorme balsa de agua es una concesión a la empresa Tolsa que recalca por activa y por pasiva que las lagunas de Ambroz son una zona industrial. “Hay que recordar que lo que algunos han denominado ‘lagunas de Ambroz’ es un hueco minero que se ha inundado de agua”, explica a MONCLOA.com el director de Minería de Tolsa, Raúl García.

Desde Cibeles siguen empeñados en colgarse la medalla ecologista y ya han dado por hecho que la explotación se integre dentro del cinturón verde que será el Bosque Metropolitano. Ante tal pretensión de Martínez-Almeida, los empresarios mineros no han tenido más remedio que acatar la orden y con el objetivo de llegar a una acuerdo quieren “que la actividad minera se reanude cuanto antes y que cuando se emprenda la construcción del Bosque Metropolitano esta actividad ya haya terminado.” Asimismo, la vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís, también es partidaria de la “transformación de la antigua mina en un gran espacio verde“.

Tolsa lleva 14 años con la mina paralizada por culpa de las instituciones madrileñas. Hace más de una década se agotó la concesión de 30 años, por lo que la empresa debía solicitar una prórroga para los siguientes 30 años, tal y como establece la ley de Minas. Tras años de espera y una Declaración de Impacto Ambiental (DIA) favorable en julio de 2019, el permiso no llega a pesar del deseo por parte de Tolsa por retomar la actividad. “Somos los primeros interesados en poder reanudar la actividad para completar el proyecto que lleva parado demasiado tiempo. Sin un permiso, que depende de la administración, no se puede completar el trabajo minero ni se puede reanudar la excavación”, apunta Raúl García, director de Tolsa. “Quién espera desespera” no es el caso de Tolsa que aún mantiene la esperanza de obtener el permiso a pesar de las presiones ecologistas y de que Martínez-Almeida ya tenga otras planes verdes para las lagunas. Cabe destacar que según fuentes municipales del aérea de medio ambiente, “dicho permiso es competencia de la Comunidad de Madrid” a pesar de que las lagunas se encuentren en el distrito de San Blas-Canillejas. Sea como fue, los Ejecutivos madrileños continúan sin dar el permiso ahogando en sus propias lagunas al empresario encargado de explotarlas.

¿SE CEDARÁ LA ZONA DE LA EXPLOTACIÓN?

Pero las pretensiones del consistorio matritense van más allá y quieren que Tolsa les ceda la zona de explotación. El suelo donde se encuentran las lagunas de Ambroz lleva años sin sectorizarse conocido como la Nueva Centralidad del Este, es por ello que el área de Desarrollo Urbano del Ayuntamiento de Madrid ya se ha puesto manos a la obra para sectorizarlo e incluir la mina en un gran espacio verde que formará parte del proyecto Bosque Metropolitano. Estas pretensiones municipales se traducirían en el cierre de la excavación de Tolsa a pesar de que la empresa lleve años pidiendo retomar su actividad económica.

Sin embargo, desde Tolsa recalcan que la zona de Tolsadeco lleva años alojando distintas actividades industriales desde hace décadas. “En principio no se contempla la cesión del área al Ayuntamiento al menos en el corto plazo”. Asimismo, desde la empresa minera recalcan que “las parcelas de la zona de Tolsadeco son de propiedad privada y en su mayoría no pertenecen a Tolsa”.

Aunque desde Cibeles insisten a MONCLOA.com que las lagunas de Ambroz son competencia del Gobierno de Isabel Díaz Ayuso, la realidad es que se encuentran dentro del término municipal de Madrid, quieren sectorizar este terreno y desean integrarlo en uno de los proyectos municipales estrella de la vigente legislatura. Todo esto en un terreno explotado por Tolsa, una empresa que lleva décadas esperando que le dejen explotar la zona como ya hicieron durante 30 años.