domingo, 1 agosto 2021 10:37

El debate sobre el Salario Mínimo Interprofesional enfría las relaciones entre PSOE y Unidas Podemos

Crecen las dudas sobre si la llegada de los fondos Next Generation va a repercutir directamente en el bolsillo de la ciudadanía. Unidas Podemos cree que la mejor manera de reactivar la economía será mediante la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI).

Yolanda Díaz está remando en favor de ello mediante su primer pulso público a Pedro Sánchez: “La misma valentía que tuvimos en el Gobierno con el despliegue de los indultos toca ahora tenerla con la gente que lo está pasando mal. En 2023 no se nos va a juzgar por los indultos, se nos va a juzgar por la gente que está sufriendo y ahí es donde hay que estar”.

ALBERTO GARZÓN TAMBIÉN LO PIDE

El ministro Alberto Garzón asegura sobre la subida del SMI que “se ha demostrado ya que tiene unos efectos netos muy positivos sobre la economía y sobre las familias que gracias a esa acción del Gobierno, del Ministerio de Trabajo y de Unidas Podemos tienen más dinero a final de mes para desarrollar una vida digna, además de estimular la economía y hacer técnicamente una medida contracíclica frente a la crisis”.

“Hay margen para subir el SMI, hay margen para suscribir lo que dicen los agentes sociales para seguir empujando en la dirección de corregir toda la política neoliberal de las últimas décadas y entender que la clase trabajadora debe recuperar derechos que se han perdido”, asegura.

EL PSOE ENFRÍA LOS ÁNIMOS

La vicepresidenta segunda Nadia Calviño ha querido enfriar la posibilidad de una subida del SMI en pleno verano: “Vamos a ver cómo evoluciona el empleo durante esta segunda parte del año y espero que cuanto antes se recupere la senda de subida del SMI en la que estábamos cuando nos golpeó la pandemia”.

La socialista, eso sí, reconoce que “todo el Gobierno está comprometido con la subida del salario mínimo interprofesional y lo hemos demostrado con hechos porque lo hemos subido un 30 %, por encima de otros países”.

Cabe recordar que el Gobierno se ha comprometido a subir el subir el SMI un 60 % antes de que termine la legislatura (pasando de los 950 euros actuales a los 1.047 euros).

PEDRO SÁNCHEZ TAMPOCO QUIERE ACOMETER EL ENVITE

Pedro Sánchez tampoco es proclive a ejecutar la medida en las próximas semanas. El presidente del Gobierno afirma que estamos en una situación “harto compleja, con un virus que afortunadamente estamos empezando a superar como consecuencia de la vacunación y de la disciplina social de la ciudadanía, pero hay dosis de incertidumbre que tienen los trabajadores y los empresarios y el Gobierno debe contribuir a clarificar y a generar confianza”.

El PSOE sabe que la subida del SMI no navega contra la situación económica. Pero, la herramienta electoralista que supone, quizás animaría a ponerla en marcha antes de la celebración de las elecciones autonómicas en Andalucía.

UNIDAS PODEMOS ROMPE EL GUIÓN PACTISTA

Yolanda Díaz ascendió a la vicepresidencia tercera del Gobierno con una promesa: rebajar la tensión entre Unidas Podemos y el PSOE. Para ello, la gallega quería evitar los pulsos públicos que impulsaba su antecesor, Pablo Iglesias.

Los tiempos, y sobre todo las encuestas, invitan a que Unidas Podemos gire al centro y no tense la cuerda. Y es que este hecho podría beneficiar a su creciente competidor, Más País, que se relame ante las guerras internas del Ejecutivo central.

Díaz demostró que Unidas Podemos cambiaba de guion en Ceuta, ya que no levantó la voz ante la estrategia puesta en marcha por el bloque socialista del Gobierno. Pero la vicepresidenta cree que el SMI es un asunto propicio para que su coalición marque distancias con el PSOE y obligue al Consejo de Ministros a girar a la izquierda.