miércoles, 28 julio 2021 19:31

El juego “sucio” del PSOE de Andalucía: de proponer sueldos vitalicios para los expresidentes a culpar al PP de la medida

Es un juego un poco “sucio”. El PSOE de Andalucía ya juega a la desesperada. Tiran de medios afines, de titulares engañosos y de todo lo que tengan a mano para racar un puñado de votos y sobretodo erosionar a un Partido Popular que no solo le ha arrebatado al socialismo la Junta de Andalucía, sino que amenaza con obtener mayoría absoluta en las inminentes elecciones autonómicas. Los titulares rezaban que el PP y Ciudadanos pretenden que los expresidentes de la Junta cobren un sueldo vitalicio. Pero lo que no dicen es que, primero, quien lo ha filtrado así han sido los socialistas y, segundo, que fue una propuesta que presentó en primera instancia el PSOE con el objetivo de recolocar a todos los suyos, incluida a la expresidenta autonómica Susana Díaz, y evitar a toda costa que deje de entrar dinero de las arcas públicas en su cuenta.

Sí, la polémica medida prevé que se vayan a cobrar sueldos vitalicios. La idea es que los expresidentes de la Junta de Andalucía tengan un salario una vez dejen sus funciones. Desde el PSOE, sin embargo, han “culpado” de esta medida a la Consejería de la Presidencia, a quien consideran del todo responsable de la iniciativa, pero según un documento al que ha tenido acceso en exclusiva MONCLOA.com, este plan no solo lo contemplaba el PSOE, sino que lo propuso el partido de Susana Díaz con vistas a que su expresidenta más defenestrada tenga un salario de por vida. Es cierto que otras formaciones están a favor, pero no el hecho de que quien haya propuesto esta medida haya sido el PP. Se trata de un “juego sucio” por parte del PSOE para hacer que la polémica le estalle a los populares a sabiendas de que fueron ellos quien abrieron el debate.

el plan del PSOE es maquillarlo dejando entender que expresidentes de la Junta como Susana Díaz formarán parte de un consejo consultivo

Para entrar más en detalle, esta reconocida propuesta la trasladaron los socialistas andaluces el pasado 24 de junio. No se va a dar dinero porque sí a nadie. Bueno, sí. Pero el plan del PSOE es maquillarlo dejando entender que los expresidentes de la Junta como Susana Díaz y Antonio Griñán (si es que esta cobrará el salario) formarán parte de un consejo consultivo que permitirá asesorar a los nuevos presidentes para que hagan su labor lo mejor posible. Vamos, que se han sacado de la manga un nuevo órgano consultivo que justifique el amplio salario que recibirán estos políticos.

El problema de fondo no es la propuesta como tal. También pasa con los expresidentes del Gobierno. El problema que irrita a la mayoría de los partidos de la Junta de Andalucía, especialmente a los populares y a Ciudadanos, es que el PSOE ha visto una oportunidad para pasar la patata caliente a quienes están gobernando para que les estalle en su cara la polémica por una medida que en realidad presentaron ellos. Sin embargo, este documento al que ha tenido acceso este medio de comunicación lo han enterrado y quemado en lo más profundo de su sede.

Este gesto está “justificado” si se entiende que el PSOE no solo atraviesa una crisis, sino que parece que se va a convertir en el líder de la oposición en Andalucía por mucho tiempo. Los socialistas han cambiado de líder y no parecen haber motivado absolutamente a nadie para que les vote. La llegada de Juan Espadas no ha traído emoción ni grandes ideas. De hecho, las encuestas auguran que Juan Manuel Moreno Bonilla, presidente de la Junta de Andalucía, arrasaría casi con mayoría absoluta si se celebraran unas nuevas elecciones. Esto ha dejado al partido en una situación complicada porque no solo no han conseguido estigmatizar la legislatura de Moreno Bonilla, sino que no parece que la pandemia haya erosionado la imagen del presidente autonómico.

La idea que circula por el PSOE de Andalucía es que si el líder popular ha resistido la pandemia e incluso mejoraría sus resultados por su gestión, qué no hará con la recuperación económica al caer y con las elecciones autonómicas a punto de celebrarse. Desde el PSOE saben bien que los andaluces son de pocos cambios. Más de 30 años de socialismo lo demuestran. La duda está en si Moreno Bonilla ha dado el pistoletazo de salida a otros 30 años de gobiernos populares. Desde luego, de momento, lo han hecho bien, por más que se empeñen desde el PSOE en lanzarles la polémica y la autoría de una medida que proviene de ellos.