sábado, 24 julio 2021 11:22

Arrimadas sopesa mandar a Villacís a la Comunidad de Madrid para rescatar ese 5% de votos

La vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís, es probablemente una de las políticas con más proyección del panorama en Ciudadanos. Desde la formación tienen claro que andan algo escasos de caras reconocidas y respetadas y saben que la única forma de remontar es que alguien coja la vara de mando y recupere feudos ya perdidos. Una de esas caras es la de Villacís. La presidenta del partido naranja, Inés Arrimadas, quiere mover con sentido esa ficha y utilizarla para que se convierta en el primer brote verde de la formación. La idea que sopesa Arrimadas es mandar en mayo de 2023 a Villacís a la Comunidad de Madrid con el único objetivo de que recupere ese 5% de los votos de los madrileños para conseguir ese mínimo de siete parlamentarios. Ella es la elegida y parece que la vicealcaldesa no tiene intención de irse al Partido Popular, a diferencia de lo que aseguran desde el PP.

Tal y como ha repetido Villacís por activa y por pasiva, la vicealcaldesa de la capital no tiene intención de irse al PP. Mientras que en el Partido Popular de Madrid ya hay más de uno que ha acomodado el asiento para la llegada de la reconocida política, lo cierto es que la vicealcaldesa se cansa de repetir que no abandonará el barco y que no se marcará un Toni Cantó. Lo cierto es que esta actitud de Villacís alivia a Arrimadas porque quiere confiarle a su única cara reconocida y respetada el inicio de la remontada. Y tienen claro que la Comunidad de Madrid es la clave. Si la victoria de Isabel Díaz Ayuso el pasado 4 de mayo supuso que el PP se ha disparado en las encuestas, ¿por qué no va a pasar lo mismo con una victoria de Villacís suficiente como para conseguir esos siete parlamentarios?

El PP está absolutamente convencido de que Villacís acabará en sus filas. Al menos en el Ayuntamiento de Madrid es la comidilla. Fuentes de Génova apuntan a que hay muchos dirigentes del Consistorio de José Luis Martínez Almeida que confían plenamente en que Villacís se irá con el PP y facilitará la mayoría absoluta del actual alcalde. Sin embargo, pese a que algunos apunten a que esta estrategia de varios dirigentes populares como Ángel Carromero está en marcha y encarrilada, lo cierto es que no parece que Villacís tenga intención de abandonar el barco naranja antes de las próximas elecciones autonómicas y municipales. Lo que sí hará es dar el salto del Ayuntamiento de Madrid a la Comunidad de la capital.

Este papel lo tiene hablado con Arrimadas y Villacís ve con buenos ojos dar el salto a la Comunidad de Madrid. Ella entiende que es un “ascenso” político y que tiene más posibilidades de recuperar votos en la Asamblea que quedándose en la capital. Hacerlo mejor que el expresidente de la Comunidad de Madrid Ignacio Aguado no parece muy difícil. Lo que sí está claro es que Villacís no tiene ninguna intención de volver al sector privado. La política le gusta y no tiene intención de dejarla.

“la quieren en la formación naranja para que recupere parte del pastel de la Asamblea”

En el congreso de Ciudadanos en el que se dirimirá la nueva estrategia que tiene que seguir la formación para recuperarse se aclarará el papel de Villacís para los próximos años. Las elecciones de la Comunidad de Madrid se celebrarán en 2023 y Ciudadanos no tiene a nadie que pueda hacer un trabajo decente para recuperar ese 5% necesario para tener representación parlamentaria. Villacís será la elegida siempre que no haya cambios y siempre que no estalle algún lío interno en el Ayuntamiento que la estigmatice. De momento, es la gran deseada por todos. La quiere el PP para que Almeida se coma definitivamente a Ciudadanos y la quieren en la formación naranja para que recupere parte del pastel de la Asamblea y ponga la primera piedra de la recuperación de Ciudadanos.

Hay voces dentro de la formación que quieren más para Villacís. Quien ahora tiene todos los ojos puestos sobre ella es la presidenta del partido, Inés Arrimadas, quien sabe que necesita una victoria pronto para poder quitarse las miradas que piden su dimisión por el fiasco de las mociones de censura en Murcia y otros territorios españoles. La idea que circula por el partido naranja es que Arrimadas intentará dar un papel predominante a Villacís para que ésta no se sienta tentada a unirse a aquellos que piden su cabeza (cada vez menos, pues la mayoría se han ido al PP en cuanto han tenido oportunidad).

Begoña ha sido fiel a sus principios y nunca ha deslizado que tenga intención de irse al PP. El problema es que Arrimadas sabe que los populares le tiran los tejos con una cal y otra de arena porque tienen intención de hacer lo que ha conseguido Ayuso en la Comunidad de Madrid: fagocitar a Ciudadanos. Decimos una de cal y otra de arena porque la forma que tiene el PP de convencer a Villacís de que se marche al partido es dejarle caer que si no es en la formación de Pablo Casado no tiene futuro en la política porque Ciudadanos es un barco a la deriva. Y decimos de arena porque le facilitan un asiento como concejal tan pronto como lo quiera. Y evidentemente tendrá competencias y un Área decente si Almeida consigue la alcaldía.